sábado, 24 de septiembre de 2016

Green Room (2015) de Jeremy Saulnier



La banda se prepara para tocar
Una vez más digo, poniendo a esta película como ejemplo, que no hay que fiarse de la crítica especializada, por mucho que sean supuestos instruidos en eso de comentar cine con criterio. Y vuelvo a decir esto porque una vez más apoyo la idea de que no hay mejor crítico que uno mismo. ''Green Room'' es una película sobre la que había leído todo tipo de elogios, que si era una excelente obra de cine independiente, que si muy perturbadora, que si angustiante in extremis; vamos que prácticamente todo comentario que pude visionar sobre la misma era poníéndola por las nubes. Sin hacerme muchas expectativas, porque ya paso bastante de comentarios de los demás antes de juzgar una película, me decidí a verla y en principio me pareció interesante. Su argumento es simple y rutinario, una banda de música punk acuden a un local regentado por neonazis, para tocar y presencian, para su desgracia un asesinato. Los autores del crimen, los retendrán en una habitación contra su voluntad, a la espera de qué decide hacer con ellos su líder y propietario del local donde éstos han acudido a tocar (Patrick Stewart, recordado por su participación en sagas como ''Star Trek'' y ''X-men''

Cabreando un poco a los neonazis con la actuación

Las cosas se ponen feas para la banda
Total, que a medida que pasa el tiempo la tensión va en aumento y los músicos se darán cuenta de que salir con vida de ese lugar, no va a ser una tarea fácil, puesto que los neonazis no están dispuestos a dejar ningún testigo de sus fechorías. A priori, la idea daba para hacer un survival interesante y claustrofóbico, pero la verdad a mí no me terminó de enganchar en ningún momento. No logré tener empatía con ningún personaje, por lo tanto sus destinos como que me daban un poco igual (¡gran error a la hora de configurar el guión!). La acción prácticamente se desarrolla en el interior de la habitación de marras (que además pone título al film), y lejos de ser amena, se hace monótona y bastante pesada. Las actuaciones no están mal pero llegados a un punto como dije, la peli se estanca y acaba aburriendo. El tramo final intenta recuperar la flojera de su parte central, con algo de acción, cuchilladas, tiros y ciertas pinceladas de gore nada desdeñable, pero tampoco nada del otro mundo, nada fantabuloso que como apuntaban ciertas críticas y sinceramente todo se vuelve tan predecible que la tensión afloja a ritmos agigantados.

Los malos malosos

¿Mi conclusión? No es una mierda rotunda, pero para nada es esa joya que nos han intentado vender no acabo de comprender porqué (como suele ser habitual) esos llamados críticos expertos. Hay un montón de películas de temática similar que le dan mil vueltas, son más tensas, amenas y están mejor planteadas. ''Green Room'' es de esas películas que una vez vistas, se olvidan con suprema facilidad porque poco aportan con su existencia, por supuesto como siempre digo, desde mi punto de vista totalmente debatible. 

Tocará pelear para sobrevivir

viernes, 23 de septiembre de 2016

House 3 (1989) de James Isaac



El asesino Max Jenke (Brion James) tostado en la silla eléctrica
Pseudo tercera entrega de esa joyita tan especial ochentera llamada ''House, una casa alucinante'', producida por Sean S. Cunningham (artífice de la magna ''Viernes 13''), y digo ''pseudo'' porque salvo por la coletilla de llevar en el título ''House 3'', realmente no es una secuela, puesto que no guarda relación alguna ni con la peli original ni con su absurda y extremadamente ridícula segunda parte ''House 2, aún más alucinante'' (realmente ambas dos tampoco tenían absolutamente nada que ver, ¡qué lío esto de las secuelas bastardas!). En fin, que ''House 3'' no conserva ni el mismo tono ni temática que la peli original, en la que primaba el humor negro y un buen desfile de monstruos, fantasmas e incluso zombies bastante irónicos. Lo que tenemos aquí es una especie de calco encubierto de ''Pesadilla en Elm Street'' pero pasándolo por la batidora de ''Shocker, 100.000 voltios de terror'', estrenada el mismo año. O sea que un psicópata perturbado (muy correcto Brion James), es ejecutado en la silla eléctrica, y antes de morir jura vengarse del poli que lo capturó (soberbio como siempre Lance Henriksen). 

¡Buen provecho!

El sufrido prota, el detective Lucas McCarthy (Lance Henriksen)
Total, que el tipo fuere físicamente pero se convierte en una especie de psicópata sobrenatural (a lo Freddy Krueger) y comienza a convertir la vida del poli y de su familia en un auténtico infierno, siendo capaz de meterse en sus cabezas y de provocarles dantescas alucinaciones. Como podéis ver, nada de relación guarda con el espíritu de la primera ''House'', omitamos la existencia de la segunda que era un chiste de mal gusto, inclinándose más hacia la vertiente de slasher sobrenatural y serio, poco humor hay por aquí. El film no está mal, para tratarse de una peli de bajo presupuesto, es más su nivel de efectos especiales es la mar de alto, con escenas grotescas y maquillajes la mar de currados, en muchas ocasiones se ven pinceladas gore la mar de potentes (véase la escena del parto), por lo tanto se ve que la peli iba enfocada más a un público adulto. Es meramente una peli funcional dentro de su estilo, tampoco es para tirar cohetes, se nota en muchas ocasiones su clara pertenencia a la serie B en su precariedad visual en determinados instantes. 

Un parto difícil

Debuta en la dirección el fallecido James Isaac, responsable posteriormente de la casposa ''Jason X'' (vamos que quedó bien agenciado a Sean S. Cunningham), y su trabajo es funcional. Lo mejor son el dueto de actores protagonistas, Henriksen como héroe sufrido y Brion James (habitual villano del cine de los ochenta) haciendo de cabrón malvado con personalidad. Sin más ni más, es una pequeña pieza de culto, sin llegar al nivel de nostalgia de la primera ''House'', ni a merecerse el atributo de clásico, pero para nostálgicos del cine fantástico de los ochenta es de visionado obligatorio.

Nunca le des un cuchillo a un lunático

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Infierno azul (2016) de Jaume Collet-Serra



La joven prota, Nancy (Blake Lively)
El español Jaume Collet-Serra está petándolo en Hollywood, y no con pocos méritos pues de sobra ha demostrado ser un director tan funcional como efectivo a la hora de brindar buenas dosis de entretenimiento. ''La casa de cera'' y ''La huérfana'' son dos films que me fascinan y con ''Infierno azul'', cierro un triplete magno dentro del terror (cada una desde una vertiente distinta dentro del género). Partiendo de una premisa muy simple, el director nos oferta una hora y media de auténtica tensión sin descanso de principio a fin. Una joven surfista (una correctísima Blake Lively), va a una retirada playa mexicana, pues a practicar surf, ¿a qué sino?, y sin comerlo ni beberlo vivirá una auténtica y agónica pesadilla. Se quedará atrapada y herida a unos metros de la costa (unos pocos metros que parecen miles de kilómetros) en un islote, a merced del acecho de un furioso tiburón que quiere zampársela. 

¡Cuidado amenaza a la vista!

¡Qué peligro cuando suba la marea!
La pobre joven intentará por todos los medios sobrevivir a una auténtica prueba de hierro, pues su fiero adversario no estará dispuesto a dejar escapar a su presa. Bueno, vamos a ver, seguro que los que quieran echarle mierda a un film como ''Infierno blanco'', lo tendrán muy fácil a la hora de achacarle inverosimilitud, y razón no les faltaría del todo, pues el tiburón de marras acaba pareciéndose más a un psycho-killer que actúa por desquite contra sus víctimas que un animal al uso. Así mismo la prota encarnaría a la asustadiza ''final girl'' que ha de desembarazarse de su agresivo atacante, llegando a producirse acontecimientos un tanto surrealistas en el enfrentamiento entre ambos, si llegásemos a tomarla desde el punto de vista cien por cien realista. Pero lo que siempre digo, una película es espectáculo, es entretenimiento y por lo tanto no tiene el porqué ser fiel a lo que vendría a ser la realidad. En su propio y particular homenaje al ''Tiburón'' de Spielberg, Serra nos presenta un ejercicio de adrenalina, poderosamente visual y cargado de suspense. 

¡Hay hambre!

Las escenas en las que el enemigo acuático no se ve, ponen los pelos de punta y la atmósfera ayuda lo suficiente como para que nos acojonemos lo suficiente poniéndonos en el pellejo de la sufrida protagonista. Obviando los detalles más ''sacados de la realidad'' (en especial el tramo final en el que se produce la encarnizada lucha entre la prota humana y el escualo cabrón), la película es genuina a la hora de provocar nerviosismo y por supuesto me parece de lo mejorcito dentro del cine de ''animales asesinos'' que ya hacía un tiempo que o bien escaseaba o asomaba tímidamente como mojón de serie Z de la peor categoría. ''Infierno azul'' me encantó, me inquietó y entretuvo a partes iguales, está cojonudamente realizada y Blake Lively hace un excelente papel, además cargando sobre ella todo el peso del metraje, lo cual es más complicado; por lo tanto es absolutamente recomendable, es un blockbuster de gran categoría. 

Pasándolas bien putas

lunes, 19 de septiembre de 2016

El desafío americano (1984) de Randal Kleiser



El joven Tim Pearson (C. Thomas Howell)
Una película de adolescentes ochentera, típica de la época, bastante desconocida a pesar de contar en la dirección con Randal Kleiser, quien nos regaló esas joyas inmortales que son ''Grease'' y ''El lago azul'', y contando en el reparto nada más y nada menos que con Jamie Lee Curtis de protagonista, con Patrick Swayze, Jennifer Jason Leigh (en aquel momento no tan populares, sobre todo al primero no tardaría en llegarle el boom con ''Dirty Dancing'' y posteriormente con ''Ghost'') y con la estrella juvenil del momento gracias a ''Rebeldes'' o ''E.T.'', C. Thomas Howell, actor que siempre me encantó y cuya carrera lamentablemente no prosperó más allá de los ochenta. Bueno, la peli no es nada del otro mundo, realmente es la típica historia contada en otros múltiples films por el estilo. Jamie Lee Curtis en una mujer muy echada para alante, como vendría a decirse con un par, la cual regenta un espectáculo de coches de choque, cuyo local en propiedad está al borde de la quiebra. 

El baile de graduación será algo accidentado

Dentro de un ''videoclip''
La ayudará un chavalín (Howell), con el cual tendrá un romance, aunque ella es más madurita que él. Aquí habrá un gran problema amoroso, pues un rudo conductor del espectáculo de coches de choque (Swayze) está coladito por ella y claro, esto ocasionará encontronazos desgradables, a la par él está casado con una señoritinga algo casquivana (Leigh) que le clavará una buena cornamenta, ¡vamos, todo un culebrón! Problemas ocasionados por la adolescencia, coches de choque, cuernos, romance; todo muy adornado con aquella ambientación ochentera tan especial, particular y nostálgica (me encanta esa escena en la que el joven Thomas Howell se ve así mismo como protagonista de un videoclip y a la Curtis muy provocativa moviendo las caderas). Comentar como curiosidad, que se ve que Jamie Lee Curtis quería romper con su imagen de chica casta y puritana que le había propiciado su época como virginal protagonista de películas de terror (véase ''Halloween'', ''La niebla'', ''El tren del terror'' o ''Noche de graduación''), pues aquí se la ve como una chica bastante desinhibida que incluso hasta enseña los pechotes sin ningún remilgo (aunque ya nos había regalado un topless bien vistoso en ''Entre pillos anda el juego''). 

A punto de competir en una carrera de coches de coque (pero no los de la feria)

Pues bien, la película como ya dije, no es gran cosa, es un film entretenido y para pasar el rato, sobre todo es recomendable para todo aquél que disfrute de este tipo de producciones juveniles ochenteras, para empedernidos nostálgicos de la década seguro que tendrá un valor añadido. 

¡Huy, Jamie se te ve un pechote!

sábado, 17 de septiembre de 2016

Expediente Warren 2, el caso Enfield (2016) de James Wan



Foto real del ''maleficio'' en Enfield de 1977
Bueno, pues era de esperar tras lo exitosa que fue ''Expediente Warren'', que iba a aparecer en breve una secuela (sin tener en cuenta ese mojón de spin off que fue ''Annabelle''). Pues bueno, aquí tenemos de nuevo a la pareja de médiums protagonistas, los Warren (Patrick Wilson y Vera Farmiga), ayudando a una nueva familia que, ¡cómo no!, tiene problemas con su casita encatada de marras. El film se basa en un caso real que resultó la mar de polémico acontecido en Gran Bretaña en 1977 (muy cercado al caso de Amityville, y que suscitó una cobertura medíática similar -por cierto, en este film se le dedica un interesante prólogo que toca de refilón el encantamiento en Amityville-), denominado como el caso Enfield. El suceso real estuvo rodeado de polémica como digo, por las sospechas de que la familia implicada, los Hodgson, estaban realmente cometiendo un fraude y fingieron por completo todo tipo de fenómeno supuestamente paranormal que asoló su vivienda londinense. La verdad es que como el caso me interesó bastante, porque lo conocí mucho antes de la realización de esta película, digamos que este film me llamó un poco la atención, a pesar de que su primera parte me pareció infinitamente sobrevalorada y para nada la maravilla del género que muchos proclamaron, a pesar de su, para mí, inmerecido éxito. 

La familia Hodgson, los damnificados por el encantamiento en Enfield

¡Anda que no hemos visto ya niñas poseídas en el cine!
Y bueno, hay que decir que visualmente James Wan se curra el film, es siniestro, oscuro e inquietante, en eso gana a su antecesora y presenta una presencia demoníaca, la monja diabólica, que gana puntos a la hora de acojonar. Pero veamos, como siempre digo, no se nos presenta nada nuevo bajo el sol, a todo aquél que esté acostumbrado a ver cine de este género, este film le parecerá más de lo mismo, cero sorpresas, sustitos esperados (efectistas algunos de ellos, pero más vistos que el tebeo) y por supuesto muy light, en comparación con clásicos antecesores similares mucho más potentes y resultones. James Wan nos vuelve a ofrecer lo mismo que la anterior película, o que en ''Insidiuos'', el mismo espectáculo repleto de publicidad facilina, ultrarepetitivo. Lógico, porque se ve que engancha al público y llena la taquilla, pero nulo como ejemplo de personalidad creativa y originalidad. A su favor puedo decir que me gustó más que la primera parte, pero no deja de ser un producto de reciclaje barato de una fórmula que si bien parece que no se desgasta, a mí particularmente me cansa, por ello prefiero ahorrarme el ver este tipo de pelis ya en el cine. 

Los Warren intentarán ayudar a la familia

Mucha parafernalia técnica, mucho ruido, pero pocas nueces. Por cierto, el final me parece lamentable, véase como acaba la señora Warren con el supuesto demonio tan ultrapeligroso, y es para echarse a reír o a llorar de vergüenza que da. En fin, a ver qué nuevo refrito se les ocurre para ''Expediente Warren 3''. A propósito, me parece excesiva que para lo que nos cuentan derrochen más de dos horas de metraje, ¡un poquito pesaditos, vamos!

La monjita da mal rollito de verdad

domingo, 4 de septiembre de 2016

Golpe en la pequeña China (1986) de John Carpenter



Jack Burton (Kurt Russell) no sabe en qué lío se va a meter
Nostálgico clásico ochentero mezcla de cine de acción, aventuras, fantasía y artes marciales, todo en un lujoso pack, dirigido por el maestro John Carpenter, personalidad magna que para los fans del terror no necesita presentación (en su filmografía cuenta con ''La noche de Halloween'', ''La niebla'', ''La cosa'' o ''Christine''). El film fue protagonizado por Kurt Russell (actor fetiche de Carpenter tras ''1997, rescate en Nueva York'' o ''La cosa'') el cual interpreta a un rudo camionero que se verá inmerso en una aventura de proporciones abismales, en el barrio Chino de San Francisco. Cuando va a recoger a la novia china de un amigo, ésta es secuestrada por unos gángters chinos. Será cuando nuestro prota, en compañía del amigo y de una periodista norteamericana (la guapa Kim Cattrall, recordada sobre todo por ser Samantha en la popular ''Sexo en Nueva York''), decida ir en su rescate, pero vamos, que lo que le espera no se lo imaginaba para nada. 

Estos chinos tienen muy malas pulgas

Por ahí pasa una criaturita muy peculiar
Descubrirá como un submundo de monstruos, magos y oscuros espíritus malignos se rige en el propio barrio Chino, y amenaza la paz mundial de una forma oscura y perversa. Así pues, nuestros protas deberán pelearse contra todo tipo de criatura diabólica, karatecas y el enemigo principal, un mago no corpóreo de 2000 años que desea una vasija de carne y hueso para volver a la circulación. El film me pareció siempre excepcional, es la mar de entretenido y la mezcla diversa de géneros que Carpenter desempeñó creo que fue sobresaliente. La peli tiene algo de ''Indiana Jones'' y de cine de artes marciales; y sin embargo no cuajó en taquilla y fue un fracaso. A pesar de ello con el paso del tiempo acabó instaurándose como una auténtica joya de culto muy emotiva. La peli está muy bien realizada, con unos sensacionales efectos especiales y diversión a raudales, sin lugar a dudas es algo imprescindible para todo amante del magno cine fantástico de los ochenta.

Magia china perversa, ¡mal yuyu!

domingo, 28 de agosto de 2016

Pesadilla en la playa (1988) de Umberto Lenzi



Fiestuqui playera
A finales de los ochenta el cine de terror italiano, anteriormente brillante, ya estaba muy de capa caída. Hasta maestros del género como Lucio Fulci, acabaron haciendo bodrios lamentables y ridículos, y aquí Umberto Lenzi (el cual nunca estuvo a la altura de un Argento, o un Fulci, pero que llegó a hacer algún clasiquillo nada desdeñable, amén de sus múltiples films sobre caníbales selváticos) no fue la excepción. Lenzi siempre estuvo más bien afincado al terreno de la serie B, pero ''Pesadilla en la playa'' ya va rozando digamos el terreno de la serie Z, estamos ante una película muy mala. Argumentalmente se quiere asemejar mucho a lo que vendría ser un típico slasher americano, tan populares en la década, es más toda la acción se desarrolla en una playa de Miami, con una ambientación muy americana (por momentos parece un capítulo de ''Los vigilantes de la playa''), y la participación de actores americanos (véase John Saxon o Michael Parks), vamos que la idea era pasar la peli por una producción made in USA, para que tuviese más tirón comercial si cabía. 

El motorista psicópata

Frita a base de voltios
Pero bueno, que la cutrez escénica no pasa desapercibida, el capital italiano no da para hacer algo muy potente y más con la desgana con la que parece que hicieron esta película, sin cuidar mucho los destalles escénicos (aunque hay que decirlo, no tiene mala fotografía, ¡curioso dato!, los italianos siempre han sido muy cuidadosos en esto). Total que la peli va de un asesino motorista que mata jovenzuelos playistas con muchas ganas de juerga, electrocutándolos en una silla eléctrica portátil que lleva enganchada a su moto. Todo parece tener relación con la ejecución (en la silla eléctrica) del líder de una banda de moteros tiempo atrás. ¿Quién es el asesino y qué tiene que ver con el tipo frito a consecuencia de los 100.000 voltios? La peli tiene poco misterio, pocas muertes (alguna tiene algo de gore, pero no gran cosa), personajes idiotas y muchas escenas de relleno. La verdad es que no me gustó absolutamente nada, me pareció una tremenda pérdida de tiempo, un mojón sin ningún tipo de gracia y de lo peorcito del pobre Lenzi que ya pedía la retirada anticipada. 

Desconcierto sobre la identidad del asesino