jueves, 25 de julio de 2013

Asesinato (1930) de Alfred Hitchcock



La acusada Diana Baring (Norah Banning)
Una de las primerizas obras de Alfred Hitchcock, realmente su tercer film sonoro, tras "La muchacha de Londres" y "Juno y el pavo real", y a pesar de que vista hoy en día el argumento puede verse muy trillado hay que reconocer la magnífica propuesta que el maestro del suspense presentó hace 83 años. La trama de la película nos presenta a una joven actriz (Norah Baring), que es acusada del asesinato de una amiga suya. Lo cierto es que las pruebas van en su contra, ya que fue encontrada junto al cadáver de ésta y al arma homicida, un atizador ensangrentado. No obstante ella defiende su inocencia. Se celebra el juicio y es encontrada culpable y condenada a muerte. Sólo un hombre del jurado, Sir Joseph Menier (Herbert Marshall) se cuestiona la posible inocencia de la joven y comenzará a investigar por su cuenta para intentar salvar la vida de la chica y encontrar al verdadero asesino. 

La escena del crimen

Sir Joseph Menier (Herbert Marshall)
Por supuesto, al tratarse de un film de 1930 no se le puede pedir mucha espectacularidad técnica, ya que está rodado de una forma más sencillita y teatral. No obstante, Hitchcock ya daba muestras de su absoluta maestría exponiendo ciertos detalles que justamente lo hicieron destacar en el futuro como el grande del Séptimo Arte que fue. Un detalle interesante a destacar de "Asesinato" es que fue la primera película en la que se utilizó el recurso de voz en off, grabada en directo y en un disco junto al actor (la voz reflejaba sus reflexiones sobre el caso del asesinato), de forma muy primitiva, debido a la imposibilidad de la época para insertar la pieza sonora en el montaje. Maniobras como éstas siempre demostraron esa rebeldía por parte de Hitchcock de aportar nuevas técnicas, en apariencia imposibles. 

El jurado condenatorio

El arma del crimen a los pies de Norah
En cuanto al argumento, es un thriller de intriga muy interesante, que como la mayor parte de films de su autor se ve con interés, sabiendo pasar por alto las fallas técnicas apreciables debido, ya no sólo a la antigüedad de la película, también a la escasez de medios con los que contaban para lograr hacer un film porfesional de la talla de un estudio hollywoodiense. Resaltar también la inclusión de un personaje con una más que latente homosexualidad, resultando además dicho aspecto un motor esencial para una de las subtramas del film, y de nuevo repito, era 1930, a mí no deja de asombrarme la inclusión de estos temas tan comprometidos en películas que ya parecen a nuestros ojos prehistóricas y la valentía de los realizadores de la época, que como Hitchcock, fueron muy echaos pa alante y plasmarlos en pantalla sin ningún tipo de reparo (eso sí reflejándolos de una manera muy cándida y nada gráfica). "Asesinato" me parece otra excelente joya de un Hitchcock principiante, pero al fin y al cabo un Hitchcock que apuntaba maneras para convertirse en el inigualable maestro del suspense. 

El protagonista reflexionando (en voz en off)

*MI MOMENTO FAVORITO: el increíble final, que no desvelaré, en el que se nos presenta a un personaje Handel Fane (Esme Percy), haciendo un número de travestismo, que me pareció enormemente curioso para la época de la película y que tendrá un desenlace muy revelador e increíble.

"Yo soy la vedette"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada