sábado, 20 de julio de 2013

El bosque petrificado (1936) de Archie L. Mayo


Leslie Howard y Bette Davis hablando memeces todo el rato
Cuando se va a hablar de una película clásica, siempre se tiene mucho reparo a la hora de criticar para mal una de estas obras milenarias. ¿Y es que puede ser malo un film de la época dorada de Hollywood, que cuente además con actores de la talla de Bette Davis o Humphrey Bogart? Pues sí, "El bosque petrificado" en mi opinión, lo tengo que decir así, es una mierda. Hasta a mí se me hace estraño el hecho de decir algo así de una película de los años treinta y de esta supuesta categoría, pero la verdad es que eso fue lo que me pareció tras visionarla. La película nos cuenta el "angustiante" secuestro de un grupo de rehenes en una cafetería por parte de unos gánsters malosos y sin escrúpulos. 


Un secuestro de traca

Humphrey Bogart en uno de sus peores papeles
Lo que nos encontramos es una película aburridísima y cuya trama no tiene un mínimo de interés. El secuestro se convierte en una pantomima tan ridícula que por momentos parece que estemos ante una parodia, en vez de un supuesto film serio que presente la carga dramática que el argumento debería de exigir. Está repleta de un sin fin de diálogos estúpidos, por parte de los personajes, sin nigún tipo de interés y que nada aportan. La puesta en escena teatral tampoco ayuda, no está rodada de una forma arrolladora (como muchos otros clásicos de la década), los personajes resultan de lo más acartonados y cursis y en resumidas cuentas todo lo ocurrido acaba importándote un pimiento (aunque lo cierto es que prácticamente nada ocurre, la acción brilla por su ausencia). Hasta los actores no me cuajan para nada, Bette Davis no muestra ni un ápice de esa fuerza interpretativa que ha demostrado en otras muchas de sus películas, Leslie Howard está verdaderamente horrible y es insoportable y el peor parado es sin lugar a dudas un jovencito Humphrey Bogart, muy sobreactuado y sin conseguir ni por un momento que te creas el papel que encarna. Lo peor de todo es que encima la película es tan aburrida que a pesar de no durar ni una hora y media, se hace eterna. Sinceramente opino que es una de las peores películas clásicas que he visto en mi vida, sin una sola muestra de la grandeza de la mayoría de producciones milenarias de aquella gloriosa época para el Séptimo Arte. 

Leslie Howard haciendo un ridículo pacto con su secuestrador

*MI MOMENTO FAVORITO: cuando aparece esa glorificante palabra: "THE END".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada