miércoles, 31 de julio de 2013

El péndulo de la muerte (1961) de Roger Corman



Los hermanos Medina (Vincent Price y Luana Anders)
Tras el buen resultado que le dio "La caída de la casa Usher", Roger Corman se entregó a la realización de unas cuantas películas, yo diría más bien inspiradas que adaptadas, de relatos de Edgar Allan Poe. "El péndulo de la muerte" fue la segunda de dicho pack Corman-Poe y he de decir con toda justicia que fue sin lugar a dudas, una de las mejores. En la línea de la anterior, el film es una historia de terror gótico en la que veremos divagar una serie de personajes en el interior de un tenebroso castillo repleto de aterradores pasadizos y telerañas por doquier. 


Francis Barnard (John Keer) quiere saber qué ha pasado con su hermana Elizabeth

Elizabeth 'Barnard' Medina (Barbara Steele)
La historia (por completo inventada por el guionista Richard Matheson, ya que ninguno de los acontecimientos que se pueden apreciar en ella fueron ideados por Poe en el relato "El pozo y el péndulo", fuente de inspiración para la película) nos cuenta como un joven británico, Francis Barnard (John Kerr) acude a un enorme castillo en España (sí en España), para visitar a su cuñado, Nicholas Medina (de nuevo Vincent Price), hijo de un sádico y perverso inquisidor. La razón de la visita es conocer las circunstancias de la muerte de su hermana Elizabeth (Barbara Steele), mujer de Nicholas. Una vez allí, se dará cuenta de que las cosas dentro de los muros del castillo no marchan bien. Nicholas está obsesionado con la idea de que el fantasma de Elizabeth sigue por ahí de parranda, la hermana de éste Catherine (Luana Anders) y su médico (Anthony Carbone) piensan que está como una chota y el propio Francis Barnard comienza a sospechar que hay algo turbio que rodea la muerte de Elizabeth. El hecho de que las mazmorras del castillo estén repletas de un porrón de elementos de tortura espeluznantes no van a colaborar a la hora de calmar los nervios desquiciados que los habitantes de dicho castillo irán viviendo dadas los extraños hechos acontecidos. 

Nicholas Medina pintando a su esposa Elizabeth

El aterrador castillo de los Medina
En mi opinión es superior a "La caída de la casa Usher" porque mantiene todo lo bueno que ésta ya tenía; véase la impresionante decoración del castillo, todos los elementos de época fielmente retratados, la atmósfera inquietante, la preciosa fotografía colorista, una buena banda sonora (de nuevo observaremos que la ambientación es muy próxima tanto a las maravillas de terror góticas hechas por la Hammer, como otras muchas desarrolladas en Italia por la misma época); y además le incorpora otros elementos que cuentan más a su favor como una historia más interesante y entretenida. Si en "La caída de la casa Usher" encontrábamos una trama más pausada en la que pocas cosas sucedían, en "El péndulo de la muerte" todo lo contrario, no paran de suceder acontecimientos que la hacen muy interesante en lo referido al argumento, mostrándonos una trama de intriga y misterio que se devora con una mayor facilidad. 

Enterrada viva
 
Todos piensan que Nicholas está loco ...
Aparte tenemos de nuevo al magnífico Vincent Price, quien se convertiría en el rostro habitual de estas adaptaciones de Poe Cormanianas, haciendo un papel excepcional y digno de recordar. Pero es que encima tenemos otro valor añadido y es otra mítica presencia, la de esa bella pero siniestra actriz de culto dentro del género, Barbara Steele (protagonista de "La máscara del demonio" de Mario Bava y de unos cuantos films más de terror italianos de la época). Para coronar el film nos encontramos con una maravillosa escena final en la que sí se incorpora el único elemento extraído directamente del texto de Poe, que es el famoso y mortal péndulo que da título a la película. En fin, personalmente la considero una auténtica joya de la época, una magnífica película de terror gótico y por supuesto una de las más destacadas y sobresalientes adaptaciones de Edgar Allan Poe orquestadas por Corman, que acierta de pleno a la hora de jugar con la ambigüedad de un guión que aporta más de una agradable sorpresa.

... y no andan muy desencaminados

*MI MOMENTO FAVORITO: el desenlace con esa mítica escena que nos presenta a un enloquecido Nicholas Medina (Vincent Price) gozándolo como un loco (nunca mejor dicho) mientras somete a su cuñado (John Kerr) a la angustiante tortura del péndulo mortal (elemento que sí es cien por cien Poe). 

¡Qué corte!, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada