viernes, 12 de julio de 2013

Tarántula (1955) de Jack Arnold


El profesor Deemer (Leo G. Carroll)
Tras las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, el panorama del cine de terror dejó de lado las historias de vampiros, hombres lobo o momias que parecieron tener menor impacto en el público, tras los horrores reales vistos en la guerra. Ahora otra vertiente iba a dominar el terreno del terror, mezclado con toques de ciencia ficción, durante los años cincuenta se puso de moda el llamado "terror atómico", lo que apuntaba que el peligro que amenazaba a los protagonistas de las películas englobadas dentro de esta clasificación de films, venía dada como consecuencia de la radiactividad o una mutación provocada por algún tipo de experimento científico, o de otros mundos incluso. Uno de los temas más recurrentes fue el ofrecer al público films cuyos villanos eran animales (por lo general poco simpáticos para el público como por ejemplo insectos) que veían triplicado su tamaño y se convertían en un peligro mortal para los seres humanos.  

Esa tarántula está ya bien crecidita

Matt (John Agar) y Stephanie (Mara Gorday)
intentan ayudar al profesor Deemer
"La humanidad en peligro" en 1954 fue digamos la película que instauró la moda (ya la comentaré), pero sin duda una de mis favoritas de esta clase de films fue "Tarántula". Recuerdo que descubrí ambas hace un montón de años en el canal del satélite digital llamado Calle 13, cuando echaban un montón de pelis guays de terror de todas las épocas, durante un ciclo que emitieron dedicado precisamente a esta modalidad de películas de "terror atómico". "Tarántula" cuenta como un científico, el profesor Deemer (Leo G. Carroll) experimenta una extraña droga que provoca la muerte de dos ayudantes suyos, al desarrollar en ellos una enfermedad llamada acromegalia, que conlleva a que todos los órganos del cuerpo aumentasen de tamaño hasta un límite que éste ya no lograse aguantar. El mayor problema, es que este científico también le inyectó dicha droga a una tarántula que tenía en su laboratorio. El arácnido por lo tanto ha aumentado unas cuantas veces su tamaño y a medida que avanza el tiempo, va creciendo más y más. El bicho, durante un accidente logra escapar y campa libremente por el desierto de Arizona devorando a todo aquél que se encuentra. Pero aquí no queda la cosa, en cuestión de pocos días la población de un pueblo cercano deberá enfrentarse a una monstruosa tarántula del tamaño de un rascacielos, a ver quien es el guapo que le echa un par de huevos para parar a esa criatura. 

¡La tarántula ataca!

Los restos que va dejando este enorme bicho
"Tarántula" es una película muy estimable, posee unos muy correctos efectos especiales (tratándose de mediados de los cincuenta) repletos de trucajes fotográficos muy vistosos. Como siempre digo, es inevitable comprobar que el paso del tiempo le ha pasado factura, pero parece que hay que recordar en muchas ocasiones a más de uno que antes no podían echar mano de un ordenador para crear parafenarlia digital. Aparte es una película cortita, de 70 breves minutejos, por lo tanto no es para nada aburrida. Posee el encanto característico de estas producciones de la década. En mi opinión está por encima de otras muchas pelis similares, incluso por encima de "La humanidad en peligro" (al menos me parece que posee mejores efectos, más acción y es desde luego más entretenida). Es un mero film hecho para el disfrute y la distracción y yo creo que sale bastante bien parado, porque es francamente llevadero y efectivo y que intentaba dar una advertencia (muy drástica eso sí) de los peligros de los avances científicos de no existir la responsabilidad debida en su uso.

"¡Que viene, que viene!"

*MI MOMENTO FAVORITO: la tarántula gigantesca es imparable y llega a la ciudad más cercana para hacer estragos. Los ciudadanos tienen pocas posibilidades para parar semejante monstruo. 

¡La tarántula ya es una ciudadana más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada