miércoles, 3 de julio de 2013

La matanza de Texas (1974) de Tobe Hooper



¡Vaya cara, amigo!
Aquí otro peliculón de los grandes del género de terror. La única mención de su título ya me producía escalofríos cuando era un infante y una sensación de mal rollo me inundaba el cuerpo solamente viendo la aterradora carátula del VHS en el videoclub de mi barrio. Pero en un arrebato de curiosidad irrefrenable, con aproximadamente 7 añitos, me armé de valor una tarde y la alquilé. Recuerdo la sensación de agobio y malestar que me iba produciendo y el sobresalto que me causó la primera aparición de ese ser con esa careta tan escalofriante, llamado Cara de Cuero o Leatherface (depende de los que prefieran su denominación en inglés o en español).

El asesino Ed Gein (1909 - 1984)
Y es que la película da bastante yu yu, y no ha perdido esa esencia para nada, a pesar de tener ya casi 40 añazos. Y es que "La matanza de Texas" me sigue pareciendo a día de hoy una de las películas de terror más conseguidas y angustiantes que jamás se han hecho. Con muy poquito dinero, pero con mucho talento, Tobe Hooper y cuatro colegas se propusieron contar una historia que sería una auténtica revolución en el panorama cinematográfico de terror. Y lo consiguieron. Tomaron como inspiración el atroz hecho real del asesino Ed Gein y crearon una película tan enfermiza que en aquella época el público puso el grito en el cielo cuando la visualizó.

Estos chicos van camino de un final poco prometedor

Sally (Marilyn Burns)
La película cuenta el desafortunado viaje de cinco jóvenes, que llegan por accidente a los dominios de una familia de sádicos caníbales, que se cargan a toda persona que tiene la mala suerte de poner  los pies en terrenos cercanos a su infernal domicilio. "La matanza de Texas" fue una peli muy perturbadora y una gran muestra del morbo y la "enfermiza" curiosidad del público, su éxito lo demuestra. Con un presupuesto que rondó los 80.000 dólares en Estados Unidos recaudó en cines más de 30 millones de dólares (¡eso es rentabilidad!). No sólo eso, sino que se convirtió en todo un pilar referencial del género a partir de ese momento. Y es que sin proponérselo Tobe Hooper aportó algunos de los ingredientes más populares que se tomarían para la construcción de las futuras películas slasher (véase un grupo de jóvenes siendo asesinado por un psicópata, que además llevaba máscara). 

Leatherface (Gunnar Hansen) y su inseparable motosierra

Esta pobre ya no tiene escapatoria
Lo que hace a esta película aterradora, no es que ofrezca un espectáculo gore, a pesar de lo que su título pueda inducir, es más carece bastante de sangre y de escenas violentas muy gráficas, sino que sus realizadores la dotaron de una atmósfera acojonante, el interior de la casa de los lunáticos parece el auténtico infierno. Ayuda la también desasosegante banda sonora y las interpretaciones de los actores (que a pesar de no ser profesionales, se nota que se dejaron la piel en ello), en especial de la joven protagonista, Marilyn Burns (digna de un Oscar, y no lo digo en coña, en mi opinión se lo merece muchísimo más que la sosa Penélope Cruz, por poner un ejemplo), ya que la chica es capaz de lograr transmitirnos a los espectadores la total sensación de locura que está presenciando. 

Sally huyendo de Leatherface
En resumidas cuentas, "La matanza de Texas" es una de las mejores películas de terror jamás realizadas y por supuesto una de las más perturbadoras, pertenece a una época de crecimiento del género que aportó algunas de las más grandes obras del mismo. Por supuesto, sobra decir que su visionado es imprescindible y obligatorio. 

Una reunión familiar verdaderamente grotesca

*MI MOMENTO FAVORITO: aquél en que la joven Pam (Teri McMinn) entra en la casa de la familia de lunáticos y encuentra un trágico y mortal final a manos de Leatherface (Gunnar Hansen).

Pam (Teri McMinn) está colgá en sentido literal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada