domingo, 7 de julio de 2013

La noche de Halloween (1978) de John Carpenter



Michael Myers ya de pequeñito tenía
claro que lo suyo era asesinar a la peña
Los setenta fue una década dorada para el género de terror, en la que aparecieron grandes joyas que se convirtieron en clásicos referenciales (véase "El exorcista", "Carrie", "La profecía",...). "La noche de Halloween" es sin duda otro de estos grandes clásicos icónicos destinado a convertirse en una pieza de culto. Hoy en día ya estamos empapados de cientos y cientos de películas sobre asesinos enmascarados que se cargan a jovencitos adolescentes salidorros, pero en 1978 este estilo de película eran bastante obsoletas, hasta que apareció un señor llamado John Carpenter e hizo esta magistral obra de terror. Con un presupuesto de 300.000 dólares, Carpenter se lanzó a la piscina y con unos medios muy escasos, escribió, dirigió, participó en el montaje e incluso compuso la BANDA SONORA (genial y aterradora) de este film que además lo convirtió en el maestro del género con renombre que es hoy en día. 

La virginal Laurie Strode (Jamie Lee Curtis)

Laurie, Lynda (P.J. Soles) y Annie
(Nancy Loomis) vuelven de la escuela
"La noche de Halloween" hizo algo inusual que acojonó al público en aquel entonces. En otros filmes, por ejemplo "Psicosis" o "La matanza de Texas" los desgraciados protagonistas se adentraban en los dominios de los malvados perturbados de turno que se encargan de escabechinarlos, sin embargo en "Halloween" se planteó el caso contrario, el Mal venía a por ti, a tu casa, a tu barrio, paseaba por las calles por las que tú paseabas y en cualquier esquina aparentemente tranquila te podía cortar el cuello. Así Michael Myers personificó a ese hombre del saco al que todos tememos (y por aquel entonces más todavía). 

Michael Myers: "ganas de matar aumentando"
El Dr. Loomis (Donald Pleasence) es el
personaje que más me sobra en la película
La historia es bien simple, un niño con seis años se carga sin ningún tipo de reparo a su hermana una noche de Halloween. Este niño, llamado Michael Myers, es encerrado en un psiquiátrico y quince años después, ya siendo un hombretón hecho y derecho, el chaval decide que ya no le mola el manicomio y se las pira, roba un coche y pone rumbo a su pueblo natal, Haddonfield, también durante la noche de Halloween. Una vez allí el misterioso psicópata se enfundará en una máscara blanca que le da un acojonante aspecto espectral y aunque aparentemente su función diurna no pasa de ser un mero voyeur, al caer la noche hará uso de su enorme cuchillo de cocina para derramar la sangre de alguna indefensa canguro o de todo aquél que le sirva para saciar su sed homicida. Definitivamente, "La noche de Halloween" sirvió como estandarte para crear puramente el denominado género slasher, tan popular en la historia del terror moderno (algo ya había aportado "La matanza de Texas"). 

Estos pobres no se han enterado que practicar el acto sexuaaarrr...
conlleva irremediablemente ser asesinado, ¡inconscientes!

Michael Myers al habla, ¿dígame?
Por primera vez tenemos a un grupo de jovencitos que sirven de carnaza a un asesino enmascarado, invencible y que tendrá que lidiar finalmente con una digna oponente que es más avispada a la hora de esquivar sus golpes de cuchillo. Cabe decir que este inicial proyecto que fue "Halloween" distó mucho de lo que habría de venir, ya que el film no destaca por ser una masacre sangrienta (como potenciaría posteriormente "Viernes 13" y sucedáneos) sino que se centra más en lograr una muy conseguida atmósfera apoyada en el suspense y la acumulación de tensión. A destacar a la debutante Jamie Lee Curtis, elegida por ser la hija de Janet Leigh como homenaje al gran clásico de Hitchcock "Psicosis" (Janet Leigh fue la protagonista de la famosa escena de la ducha). Jamie Lee Curtis se convirtió en toda una estrella del género en ese momento y sirvió para crear el perfil de la llamada "final girl" en este tipo de pelis, o sea la joven superviviente de la matanza del psicópata de turno, una joven responsable y virginal que contrastase con el resto de las víctimas, entregadas a los placeres de la carne, castigados impunemente por la saña malévola del asesino que les dará pasaporte.

¡Llevaba 15 años sin matar, ahora te vas a enterar!

El hombre del saco
En resumidas cuentas "La noche de Halloween" es una magna obra maestra del terror. John Carpenter demostró un talento portentoso tras la cámara y nos brindó secuencias verdaderamente espeluznantes, ayudado por la ya nombrada banda sonora que hace poner los pelos de punta al espectador. Su éxito fue monumental, ya que recaudó sólo en Estados Unidos, 47 millones de dólares. Esto fue la prueba de que algo nuevo había nacido en el género de terror, algo que serviría como plantilla para realizar muchos otros films de temática similar que arrasarían en taquilla durante los años ochenta, hasta que la constante explotación los hizo irremediablemente ir decayendo. "La noche de Halloween" es una grandiosa película, un clásico mítico y un film a rememorar incontables veces por los más devotos y encomiables fans del terror. 

Lynda está en apuros

*MI MOMENTO FAVORITO: es en mi opinión uno de los momentos más espeluznantes de la película, aquél en el que la indefensa Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) descubre el fatal desenlace de sus amigas y acojonada va retrocediendo hacia la figura amenazante de Michael Myers que aguarda entre las sombras el momento de darle una puñalada mortal. 

¡Laurie, mira detrás de ti!, ¡mira detrás de ti!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada