jueves, 11 de julio de 2013

Rojo oscuro (1975) de Dario Argento


 
"El niño, la casa, la música, la sangre..."
Estamos ante una película sublime, su director, un maestro en todos los aspectos estéticos, Dario Argento alcanzó su madurez profesionalmente hablando con esta película tan particular y tan espectacular. "Rojo Oscuro" es un film redondo y me atrevería a decir (aún bebiendo de influencias, muchas de películas anteriores del propio Argento) que es la obra magna del giallo italiano, en donde se confabulan a la perfección todos los elementos de este subgénero llevados a su máximo nivel con gran maestría. Yo apuntaría que "Rojo oscuro" es una de las principales madres del posterior thriller con psicópata made in USA (véase "Seven", "El coleccionista de amantes",...) que beben de las influencias que Dario Argento (amén de Mario Bava y otros directores de giallos) supo crear con sus obras tan destacables. Tenemos una historia muy buena, que despierta el interés del espectador y una trama excepcional llena de misterio. 
 
Estas son las consecuencias de leerle la mente a un asesino perturbado

Gianna (Daria Nicolodi) y Mark (David Hemmings)
El film arranca con una médium haciendo una demostración de sus poderes mentales, en una convención con varias personas de público. Durante esta sesión la mujer entra en contacto con la mente de un asesino que está en dicha sala. La mujer rebela algunos datos referidos a un crimen cometido por esta persona años atrás, relacionados con un niño, una casa misteriosa y una siniestra melodía. Esa noche este asesino se carga a la medium por temor a que pueda desvelar su identidad. Pero desafortunadamente, es testigo de este crimen Mark (David Hemmings), un pianista inglés vecino de la víctima. Como es habitual en el giallo, ahora el protagonista comenzará una investigación personal movido por su curiosidad y por su sentido de la supervivencia ya que el asesino irá también detrás de él y para salvar su vida deberá desenmascararlo. 

El pobre Mark pasaba por ahí y mira tú lo que se encontró

Los muñecos de la muerte
Sí que es verdad que el guión tiene ciertos momentos en los que las aclaraciones que se hacen son un poco cogidas por los pelos, pero esos aspectos mínimos no llegan a fastidiar una obra de tal calidad. La puesta en escena es soberbia, una fotografía colorista (típica de Argento, deudora del estilo de Mario Bava), una auténtica obra de arte visual, como toda buena vanguardia, rompedora y estéticamente envolvente; una BANDA SONORA, del grupo Goblin, que acompaña muy bien a la historia y un elenco de actores que cumplen correctamente (en especial el protagonista David Hemmings). 

Abrasada viva en agua hirviendo

Otro que no va a poder decir ni "mu" nunca más
Mencionar como curiosidad que en el reparto se encuentra Daria Nicolodi, la que tendría una relación sentimental con el director y sería la madre de su hija, Asia Argento. En este film ya presenciamos esos grotescos y sangrientos asesinatos, reflejados con una brutalidad más visceral y violenta que caracterizaría el estilo de su autor durante el resto de su filmografía, la sangre como elemento artístico fundamental y una creatividad y originalidad en la composición de los crímenes que perpreta el asesino del film. Todo encaja a la perfección hasta culminar en un final que deja boquiabiertos a los espectadores demostrando el nivel de impacto que su director es capaz de crear en sus magníficas películas. Todo lo dicho es poco, al igual que muchas otras películas de Argento, para explicar la magnificencia de un producto como "Rojo oscuro", no verla sí que es un crimen.

Aquí la inspiración del muñecarro de "Saw"


*MI MOMENTO FAVORITO: Dario Argento expone el riesgo que puede suponer llevar un collar al subirse a un ascensor. Una desgraciada víctima tiene un trágico y sangriento final al sufrir una dolorosa decapitación por culpa de que su collar se quedó incómodamente enganchado a un ascensor en marcha. 

Di "arggggg"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada