martes, 23 de julio de 2013

Senderos de gloria (1957) de Stanley Kubrick



El sádico general Mireau (Gorge MacReady)
La verdad es que es una grandísima película, en mi opinión de las mejores de Stanley Kubrick, superior a otras obras suyas más famosas. De "Senderos de gloria" sí que puedo decir que se merece toda esa alabanza que le ha proporcionado la crítica, lo que no me parece que se merezcan otras película de Kubrick (por lo menos no en la medida desproporcionada en la que se glorifica todo lo que ha hecho este señor). Pero hablando de "Senderos de gloria", estamos ante un alegato antibelicista directo y magistral (Kubrick haría lo propio también en la posterior "La chaqueta metálica") mostrándonos un relato de crueldad, injusticia y también cierto sadismo (no hay más que ver el regodeo del personaje del capitán Mireau ante la muerte de los pobres soldados). 

En las trincheras

Dax (Kirk Douglas) con los tres condenados
La película se sitúa en 1916, en plena 1ª Guerra Mundial, en Francia. Se le encarga al General Mireau (excelente George MacReady) la conquista de la llamada colina de las hormigas, de territorio alemán. El encargo es prácticamente una misión suicida, pero las vidas de los soldados poco les importa a los del alto rango, sin más lo que desean es que el ejército francés quede de valiente ante los ojos de la opinión pública, ofreciendo una batalla épica. No obstante, los hombres del batallón, viendo el infierno de la situación se retiran. Mireau furioso por la derrota expone ante el alto rango militar la necesidad de aplicar un castigo para dar una lección a los hombres del ejército francés, por su cobardía. Así pues se optará por juzgar a tres desafortunados soldados (elegidos al azar) por insubordinación y cobardía en el frente. El coronel Dax (supremo Kirk Douglas) hará lo posible por defender ante el tribunal a estos tres hombres, cuya condena supondrá la muerte. 

Mireau vs. Dax

Cameo de la esposa de Stanley Kubrick,
única presencia femenina en el film
"Senderos de gloria" es una película inpresionante, lo cierto es que no podría ponerle ninguna pega porque me parece muy efectiva en todos los aspectos. No sólo nos presenta una épica escena bélica increíble y memorable, excelentemente realizada, sino que el argumento nos va presentando una serie de situaciones que nos van demostrando la moral de los personajes de una forma increíble exponiendo una crítica demoledora del sistema militar, el alto mando es presentado como un organismo opresor y fascista que no tiene ningún tipo de consideración con sus subordinados, soldados sí, pero personas con sentimientos, con miedos, con indecisiones. Parece que no está permitido el hecho de que un soldado llore, porque demostraría una debilidad, pero no se puede olvidar que llorar o sentir temor, son características humanas y eso es irremediable en toda persona, por muy soldado que sea, lo que no implica que dicha persona sea un cobarde y eso es lo que Kubrick refleja de forma brillante. En definitiva, es una excelente película en la que Kubrick demostró que podía hacer buen cine y a la vez entretener y enganchar al pública, cosa que debió de olvidar posteriormente cuando se lió a hacer pesados ladrillos inaguantable.

Camino del patíbulo

*MI MOMENTO FAVORITO: en sí no es que sea mi favorito, pero sí que fue el que me pareció más duro y cruel de la película, por lo tanto el más emotivo; el momento de la ejecución de los pobres soldados. 

Los "cobardes" son los más valientes

No hay comentarios:

Publicar un comentario