jueves, 11 de julio de 2013

Sospecha (1941) de Alfred Hitchcock

 

Johnnie (Cary Grant) se camela a Lina (Joan Fontaine)
En mi opinión es una obra menor de ese genio que fue Alfred Hitchcock. Menor porque sinceramente, aunque tiene escenas y momentos para el recuerdo, es imposible no sentir cierta desilusión llegado el final de la película (final que no desvelaré), que lejos de sorprender en mi opinión deshincha como un globo lo que podría haber sido otra gran obra magna del maestro del suspense. Lina McLaidlaw (Joan Fontaine, la soberbia protagonista de "Rebeca") es una joven rica que se enamora perdidamente de un vividor atractivo, Johnnie (Cary Grant), que no tiene donde caerse muerto y colecciona una cantidad de deudas y pufos allá donde va. Sin embargo, el tío tiene unas grandes dotes de seducción y camela a Lina. Su romance es tan fructífero que acaban casándose. Pero el matrimonio para ella se convertirá en una angustiosa y mortificante experiencia, ya que comienza a tener motivos de sobra de que su marido planea asesinarla, no es para menos si ella la palma él heredará la cantidad de dinero suficiente como para hundir un transantlántico.

El matrimonio con Johnnie no es el lecho de rosas que ella se creía

Hablando de asesinatos durante la cena
Obviando su parte final tenemos una historia muy entretenida y que engancha desde el principio. Por supuesto lo que más destaca es la estupenda y magistral interpretación de Joan Fontaine (premiada ese año con el Oscar a la mejor actriz), que nos sumerge en un mundo de paranoias y miedos con el que llegamos a sentirnos totalmente identificados. Los demás actores están simplemente correctos y ayudan a generar la tensión que inunda a la pobre protagonista durante todo el film. Pero como ya he dicho el final, en mi opinión, fastidia bastante la obra y pasa en una milésima de segundo de haber sido una obra maestra a ser una película clásica más y a una de las obras menores entre la suprema colección de obras espectaculares de su autor. Aunque no faltan esos toques de genialidad que Hitchcock sabía aplicar tan magestualmente a sus películas.

Como curiosidad: el film original es en blanco y negro, aunque exite una versión coloreada, que es de donde he extraído las capturas expuestas.

La pobre Lina no puede pegar ojo

*MI MOMENTO FAVORITO: una famosísima escena en la que presenciamos de manera angustiosa a Johnnie (Cary Grant) como sube por la escalera hacia el dormitorio de su esposa, con un vaso de leche, planteándonos la duda de si el contenido lleva veneno o no. 

A ver quien es el guapo que se atreve a echar un traguito de ese vaso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada