sábado, 20 de julio de 2013

Un rostro de mujer (1941) de George Cukor


El rostro original de Anna Holm (Joan Crawford)
Un excelente thriller mezcla de melodrama, que en realidad es un remake americano de una película sueca de 1938 protagonizada por Ingrid Bergman (antes de convertirse en una estrella de Hollywood), perfectamente adaptado y realizado por otro de los grandes directores de la década, George Cukor y con un talentoso elenco de actores, entre los que destaca la sublime Joan Crawford como protagonista. La acción se desarrolla en Estocolmo, y tiene como protagonista a Anna Holm (Joan Crawford), líder de una banda de delincuentes, que es sometida a un juicio por asesinato. 

Anna con el Dr. Segert (Melvyn Douglas) y su mujer (Osa Massen)

Anna en el postoperatorio
A través de flashbacks se irá narrando la compleja vida de esta mujer, la cual presentaba medio rostro quemado, lo que le provocó a su vez grandes desajustes emocionales y una gran inestabilidad psicológica. No obstante cuando se somete a una operación quirúrgica en la que le dejan la cara "normal", ve la posibilidad de cambiar de vida y alejarse de la criminalidad. Pero su pasado es bastante turbulento y le será difícil desembarazarse, a pesar de contar con un nuevo rostro, de que la vida delictiva la vaya siguiendo allá donde va.


Anna cuidando al pequeño Lars-Erik Barring (Richard Nichols)

Anna con su nuevo rostro
Una excelente película de gran profundidad dramática, con una excelente Joan Crawford despuntando como una grande del star-system hollywoodiense de la época, arropada por muy buenos secundarios. Excelentes todos los aspectos técnicos del film, como era común en este tipo de producciones (digna de mencionar la magna fotografía en blanco y negro). Lo más importante es que es un film muy entretenido, que cuenta una buena historia en la que la intriga, el suspense y el dramatismo se dan la mano a la perfección. Un film muy disfrutable, a mí me ha gustado mucho y desde luego la considero una joyita clásica muy recomendable para los que adoren las películas de esta grandísima época. 

La monumental mansión de los Barring

*MI MOMENTO FAVORITO: la protagonista demostrará su bondad persiguiendo al malvado Torsten (Conrad Veidt), para salvar la vida del niño Erick (Richard Nichols), al que el tipejo ha secuestrado.

Persecución por la nieve

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada