jueves, 12 de septiembre de 2013

Macabro (1980) de Lamberto Bava



Jane Baker (Bernice Stegers)
"Macabro" es sin lugar a dudas una película inclasificable, un film de tan evidente rareza que como mínimo resulta algo único, bastante original y sin lugar a dudas llamativo. No quiero decir con esto que sea una gran joya ni un film excepcional, pero creo que es una pieza muy curiosa precisamente por el hecho de presentar un argumento bastante inusual dentro del género de terror. Lo primero que hay que señalar de este film es que supuso el debut oficial tras la cámara del director Lamberto Bava, hijo del maestro Mario Bava, creador del giallo y uno de los nombres más grandes del cine de terror italiano. El hijo ha dejado muy claro que poco talento de su padre ha heredado porque, sinceramente la mayor cantidad de sus películas son bastante mediocres, siendo precisamente este "Macabro" su película más destacable dentro de su filmografía, por supuesto exceptuando esas dos maravillosas joyas que son las dos películas de "Demons", apadrinadas por otro maestro, Dario Argento (de las cuales ya hablaré en otra ocasión).

Jane pasando el rato con su amante

El ciego Robert (Stanko Molnar)
Pues bien, "Macabro" arranca situándonos en Nueva Orleans (de hecho el film por lo visto ha sido rodado íntegramente allí, a pesar de ser italiano). Un cartel a su inicio nos anticipa que vamos a ver una película basada en hechos reales, lo cual yo sinceramente no me lo trago, por lo menos no he sido capaz de encontrar ningún hecho que constate tal cosa. Una mujer, Jane Baker (Bernice Stegers), le pone los cuernos a su marido paulatinamente con un amante. Sus encuentros tienen lugar en un apartamento, cuyo vecino resulta ser un ciego, Robert (Stanko Molnar) que se derrite por ella, pero lógicamente la mujer no le hace ni puñetero caso. El caso es que un día aprovecha que su marido está ausente para ir a fornicar con su amante y deja a sus dos hijos pequeños solos en casa. De manera incomprensible, la hija mayor, Lucy (Veronica Zinny), resulta ser una cabrona sin escrúpulos y asesina a su hermanito ahogándolo en la bañera. Posteriormente llama a su madre, que se encuentra en plena faena con el amante y le comunica la muerte del niño. 
 
Un accidente fatal

Lucy (Veronica Zinny), la hija de Jane,es toda una cabrona asesina
Ella sale despavorida, con su acompañante en el coche de él, con tan mala suerte que sufren un accidente y el resultado es que el hombre acaba sin cabeza. Transcurre un año y comprobamos como ella vivió una crisis nerviosa, ¿quién no después de semejante percal? y ha permanecido internada en un centro. Al salir se va a vivir al apartamento en el que solía encontrarse con un difunto amante. El ciego se pone muy contento e intenta seducirla, invitándola a alguna que otra cenita y ella aunque a veces parece dar muestras de ponerlo caliente y seguirle el juego, en resumidas cuentas sigue sin hacerle ni caso. No obstante por las noches ella recibe la visita de alguien con el que tiene encuentros sexuales que serán escuchados con gran infelicidad por el pobre ciego. Lo que pasa es que a medida que pasa el film, se nos plante la duda de si este amante amantísimo pertenece al mundo de los vivos. 

Jane tiene un rollito muy raro con el ciego

Jane espera visita
No desvelaré más datos, aunque sinceramente los acontecimientos, a todo aquél que tenga el ojo acostumbrado a este tipo de producciones, le será fácil ir desentrañándolos. La película tiene poderosos aciertos, sí bien es cierto que en sí no ocurren demasiadas cosas, carece bastante de acción y posee muy pocos personajes, lo que a veces puede perjudicar a su ritmo. No obstante hay que destacar que Lamberto Bava hace un excelente uso del suspense, la trama se va haciendo bastante intrigante y creo que no es difícil que enganche. Hay que destacar elementos realmente enfermizos, muy típicos del cine explotación italiano de la época, que posee una correcta ambientación que ayuda a la perfección a la creación de una atmósfera enrarecida que inunda el film, está muy elegantemente bien rodado y como ya he dicho el uso del suspense es verdaderamente magistral. Las interpretaciones pues sinceramente, están muy por encima de la media de este tipo de películas italianas de aquel momento, tanto la protagonista (que lo hace genial), como la cabrona de la hija asesina de ésta, como el muchacho ciego están más que convincentes en sus respectivos roles. 

A Jane le gusta calentar al ciego
 
En sí la película es un thriller psicológico, con ciertas gotitas de erotismo (muy típico también de la época), incluso con unos tintes de terror sobrenatural por decirlo de alguna manera. Esto se entenderá mejor al presenciar la grata sorpresa que reserva el film para el final. No me parece una excelente película desde luego, pero es tan diferente de todo lo visto en el cine de terror en general que en muchos aspectos puede llegar a sorprender gratamente, por lo tanto a mí me parece un film altamente recomendable.

Jane martirizada por su sádica hijita

*MI MOMENTO FAVORITO: aquél en el que Jane (Bernice Stegers) se entera de que su hija Lucy (Veronica Zinny) es una pequeña cabrona sádica y que fue la responsable de la muerte de su hermano pequeño. Por lo tanto en un arrebato de ira, la asesinará de la misma forma que ésta había hecho con su otro hermano pequeño, ahogándola en la bañera. 

Lucy criando malvas, y le está bien empleado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada