domingo, 22 de septiembre de 2013

Gomia, terror en el mar Egeo (1980) de Joe D'Amato



Este grupito no sabe al destino tan terrible al que se dirigen
Todo un peliculón del cine más bizarro. La verdad es que no me esperaba que fuese a captar tanto mi atención esta casposilla producción italiana dirigida por el inefable director Joe D'Amato, autor de films tan irreverentes como "Emmanuelle y los últimos caníbales", "Demencia", amén de un buen puñado de películas pornográficas. Evidentemente no es una película que sea plato de buen gusto para todos los públicos, algunas de sus escenas altamente escabrosas y esa ambientación visualmente sucia la han dotado de un claro signo de identificación y la han convertido en un clásico grindhouse de la década. La historia nos cuenta la desafortunada llegada de un grupo de turistas a una remota isla en el mar Egeo, en Grecia. Resulta que el lugar parece a simple vista deshabitado. Cae la noche y se aproxima una tormenta, el grupo busca refugio en una de las casas abandonadas de la isla y será a partir de entonces cuando se percaten de que una amenazadora presencia los observa. No tardarán en descubrir que, para lograr sobrevivir, se tendrán que enfrentar a un ser aterrador, un tipo de dos metros deformado que tiene una voraz ansia de devorar carne humana.

La muerte se apodera de la isla

Julie (Tisa Farrow)
Bueno, lo que tenemos aquí es un maravilloso film de terror y maravilloso lo digo, no porque la película sea un prodigio de calidad técnica, sino porque consigue dar mal rollo de verdad. Es una película que no tiene tapujos y aunque durante gran parte de metraje no se presencia mucho gore, bien entrada la parte final es cuando nos muestra con total libertad escenas de lo más grotescas y repugnantes, incluso vistas hoy en día, por lo tanto en su momento debieron de resultar totalmente demenciales y absolutamente enfermizas. Por otro lado tenemos una atmósfera malsana que transmite una constante sensación de intranquilidad, se respira la angustia y el terror en cada plano, esa fotografía sucia es un gran punto a su favor para inspirar un gran terror y esto de verdad es un aspecto muy positivo de la película.

Susto de muerte
 
Un malvado aterrador (George Eastman)
Los actores no demuestran un deleite de interpretación asombrosa pero yo diría que están decentillos todos, destacando a Tisa Farrow (hermana de la mítica y excelente actriz Mia Farrow) y a George Eastman como un villano que pone los pelos de punta. La música también ayuda a crear una tensión que es muy difícil de conseguir y como ya he comentado, los momentos gore, aunque no son muchos, son enormemente impactantes, escabrosos y con casi toda seguridad a más de uno pueden dejarle una incómoda sensación en el estómago. Por lo tanto estamos ante un film que desde luego no deja a nadie indiferente, tiene una atmósfera de puta madre y además resulta entretenido. Es de esas peliculillas con ese toque característico de mala leche de su época, sin lugar a dudas es algo que hoy en día es imposible que te encuentres en el panorama cinematográfico, salvo quizás en muy pocas y contadas ocasiones. Para mí es una joya, pero claro no es recomendable para todos los gustos.

Una de las escenas más brutales, el asesino le provoca un cruel aborto
a una de sus víctimas y posteriormente devora al feto

*MI MOMENTO FAVORITO: otro de los más escabrosos del film, aquél en el que al asesino le abren la barriga con un pico y él ni corto ni perezoso se saca las tripas y procede a devorárselas. 

¡Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada