miércoles, 23 de abril de 2014

El club de la lucha (1999) de David Fincher



Edward Norton y Brad Pitt, "los fundadores" de el club de la lucha
"El club de los subnormales" creo que es un título que le venía mejor. Desde luego una entrada polémica voy a hacer, porque no dejo de sorprenderme de la cantidad de alabanzas y críticas extremadamente positivas que esta película ha cosechado; un film que se presume está cargado de un mensaje ultra filosófico que te cagas, y que de manera unánime parece gustarle a todo el mundo (¡qué cosa más rara!). No soy intelectual. Está claro que para que te mole este bodrio has de ser un intelectual con muchas motivaciones personales y un exquisito gusto artístico. Pues yo digo a los que opinan esto: dime de qué presumes y te diré de qué careces. Decir que no me gustó nada, es poco. Decir que tal vez sea una de las mayores mierdas que he visto nunca, también es poco. Decir que esto es un film inteligente, satírico, de alto contenido filosófico y no sé cuántas mierdas del estilo he oído por ahí, me parece o una de dos: que los que lo defienden, o han visto esta película borrachos, fumados, drogados o las tres cosas, o es que lo dicen para aparentar ser intelectuales como se apunta que has de ser para pillarle el rollo a semejante gilipollez. Es como el cuento del traje del emperador. 

Los que asisten a este club, van a romperse la cara (¡qué guay!, ¿verdad?)

Brad Pitt y Helena Bonham Carter agotados tras un meneito
Al emperador le hacen un "traje" que supuestamente era el no va más y al que solo podían ver los inteligentes, aunque en realidad iba desnudo, nadie se atrevía a decir que no veía dicho traje porque claro, decir la verdad podía tacharte de ser idiota. Pero el tío seguía yendo desnudo. Pues aquí pasa lo mismo. Pues yo no me considero idiota y digo con toda seguridad que este filme es una brutal mierda. Y no digo más, porque todo lo malo que yo podría decir de ella sería poco para calificarla. No estoy, con estas palabras, queriendo meterme con la gente a la que de verdad este film le ha podido molar, por meras cuestiones del tipo que sean, sin más estoy haciendo una crítica a ese sector que presume de ser la pera de lo intelectual que alaban películas como éstas, por el hecho de oír campanas y no saber de donde proceden; porque es la única explicación que se me ocurre para justificar que un film así pueda cosechar tan apabullante número de halagos, y un infimísimo porcentaje de críticas negativas. Para mí es una película alarmantemente pretenciosa, un despropósito absolutamente bochornoso y un engendro injustamente vitoreado como una obra maestra (algo que me horroriza aún más que su propio e insufrible visionado). 

 Brad Pitt luciendo palmito

Brad Pitt luciendo palmito, otra vez
Por cierto, hablando del final, he leído por ahí que si es magnífico, glorioso y patatín y patatán, señoras y señores es un final bastante manido (incluso a estas alturas), el señor Fincher no descubrió América, y no quiero decir otros ejemplos a modo de claros referentes (a los que no se les reconoce esta suprema genialidad que sí se señala en este film), por no meter la pata y destripar el pastel, pero seguro que como muchos de sus más fervientes admiradores, son listísimos, no tendrán ningún problema en identificar las fuentes. Y a todo esto, hasta se comenta que fue un grandísimo éxito de taquilla, pero ¿para qué mentir también en algo que se puede probar fácilmente? El film costó 63 millonazos de dólares y en Estados Unidos, su recaudación fue la mísera cantidad de 37 millones, vamos que la rentabilidad brilló por su ausencia (ni el torso apolíneo de Brad Pitt sirvió para arrastrar chavalucas a la taquilla); en el extranjero rascó algo más, pero de ahí a ser un monumental éxito de taquilla, ¿de dónde se saca la peña esos datos falseados? Si al final va a ser que no tiene tantos seguidores como se le presumen. En fin, una sarnosa mierda, no hagáis como los tontos del traje del emperador y veáis lujo y maravillas, aunque os quieran hacer creer que lo hay, donde hay un gran nada. Y repito, no quiero decir que todo el mundo al que le mole esta peli, sea un idiota snob que va de van de curtidos y cultos intelectuales, pero mis experiencias indican que un cierto porcentaje de ellos, así lo son.

"Cualquiera diría que me estoy viendo en un espejo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario