jueves, 10 de abril de 2014

Humongous (1982) de Paul Lynch



Devorado por los perros
''Humongous" es otra de esas rarezas de las que yo recuerdo, muy lejanamente, haber visto su carátula en los estantes de los videoclubs, en la sección de terror, siendo pequeño (además ésta misma que añado en este comentario), pero que nunca jamás llegué a alquilar, siendo posteriormente el amigo eMule, quien años después me posibilitase la oportunidad de disfrutarla. "Humongous" es ni más ni menos que otro entrañable slasher ochentero, que mamó directamente de la exitosa fórmula de "Viernes 13". Lo que más me llamó la atención del film es el nombre de su director, Paul Lynch (que nada tiene que ver con el famoso y reputado David Lynch), el porqué es muy sencillo, y es que en 1980 este señor había brindado al subgénero una de las piezas más representativas y magistrales del mismo, "Noche de graduación" (protagonizada por Jamie Lee Curtis), dicho aspecto hizo que el film me interesase especialmente, pues manos expertas en el terreno lo abordaban. No obstante, todo hay que decirlo, el señor Lynch no anduvo tan acertado en esta ocasión y por ende, el éxito que había tenido con su anterior "Noche de graduación", aquí no se repitió, y es que "Humongous" bien visto, es un film bastante flojete (entrañable sí, pero flojete). 

Escena postcoital con topless incluido (¡eran los 80!)

Los coleguitas en el barquito
Con todo lo que he dicho creo que hasta el menos avispado habrá podido adivinar que el film está compuesto por un grupito de jóvenes, que por puñetas del destino, acaba dejándose caer en un lugar inhóspito, habitado por un fiero asesino que los irá despachando. En líneas generales ése es el argumento del 99'9% de los slashers y "Humongous" no es la excepción. Ahora bien, el film posee algunos detalles interesantes que me parecen dignos de señalar, a la par que otros lamentablemente, muy perjudiciales. La película arranca con un excelente prólogo, algo que parece anunciar la llegada de un film muy potente, lo que desgraciadamente no es. La acción empieza a finales de los años cuarenta, en una gran casona situada en una apartada isla. En dicho lugar, por las pintas podemos intuir que es propiedad de gente bien posicionada socialmente, se está celebrando una fiesta y una de las asistentes, es violada por un borrachuzo, al cual acabarán devorando un puñado de perros enfurecidos. 

¿Acaso no lleva pintado en la cara que es un gilipollas?

''Las manitas quietas, guarro''
La chica queda embarazada, y debido a las circunstancias también se ve sobrevenida por un profundo trauma. Pasan treinta y pico años y la acción se sitúa en el presente (en aquel momento claro, o sea en los ochenta) y vemos al imprescindible grupillo de jovenzuelos que están de vacaciones a bordo de un yate. Pues bueno, no es ninguna sorpresa que la embarcación tendrá una avería y naufragará, obligando a los muchachos a cobijarse en una islita abandonada, que sí, que como bien todos intuimos resulta ser la isla donde acontecieron los horribles sucesos del prólogo. Una vez allí, pues lo típico, irán siendo masacrados por un horrible ser, gigantesco, deforme y con una fuerza descomunal. Esta especie de monstruo, resulta ser el retoño de la chica violada, quien lo crió en ese lugar, apartado de todo el mundo y sometiéndolo a malos tratos; así pues el bicharraco también es un demente que sólo entiende la violencia como modo de expresión y así se lo dejará claro a los muchachotes, que tendrán que sumarle a todo el entuerto de enfrentarse con dicho ser, la imposibilidad de escapar de la puñetera isla. 

El grupito desamparado después de naufragar

''¡Uy, casa abandonada!, ¡mal yu yu!''
Pues bien, "Humongous" como ya he dicho, tiene un inicio brillante; aunque no tarda en ir decayendo poco a poco para hacer que nosotros como espectadores, vayamos abordando una parte central del argumento muy insípida, muy floja y prácticamente carente de acción. Afortunadamente, todo sea dicho, la cosa mejorará y habrá una potente remontada en el tercio final, que es junto al prólogo la mejor parte de la película. Sigamos con las pegas, ¿os había dicho que esto es un slasher no?, pues bien, la película posee uno de los puntos más negativos que se le pueden atribuir a un slasher, y es una ausencia de violencia alarmante (salvo en contadísimas ocasiones). Olvidaros de sangre, olvidaros de gore, olvidaros de esos maquillajes tan espectaculares realizados por Tom Savini para otros slashers de categoría, "Humongous" es súper descafeinada y muy, muy pero que muy light (a excepción de algún momentillo que pasa ante nuestros ojos en cuestión de milisegundos). 

''¿Ves lo que pasa por entrar ahí?''

Los muchachos husmeando por la casa
Otro gran problemón, y de verdad es algo que lastra muchísimo también a la película, es su acabado técnico; la fotografía del film es lamentable. Cuando es de día tiene un cierto pase, pero en las escenas nocturnas (que son bastante abundantes) se distingue lo que ocurre en la pantalla a duras penas. Por momentos me dio la sensación de haber estado ante un coñazo dogma típico de Lars Von Trier, porque el acabado visual es bastante mierdero, véase escenas muy poco iluminadas (en muchas ocasiones se hace uso de la luz natural, de ahí que diga que me recordó al dogma) y sí, vale, por momentos esa oscuridad te puede llegar a inducir un cierto miedo psicológico, pero cuando llevas tanto tiempo viendo borrones oscuros y siluetas intuidas, llega un momento en el que te desesperas un poquito (por no decir un "muchito"). Amén de los personajes, que son para echarle de comer aparte. Los personajes del film son en su mayoría, unos idiotas rematados, vamos que es imposible conectar con ellos; es curioso porque están extraídos de los estereotipos generados por la propia "Viernes 13", pero no sé, me da la sensación que peor definidos y mucho más simplificados; vale que en general los chavales de las pelis slashers no dan mucho de sí, pero no hubiese estado mal no haberles expuesto un carácter de retraso tan exagerado. 

Ya empiezan a aparecer los cadáveres

La "final girl", Sandy (Janet Julian) pasándolo muy mal
Por supuesto, en este grupo excluyo a la de siempre, a la que le toca hacer de "final girl", en esta ocasión Janet Julian (la cual sería bastante habitual en series de televisión durante los ochenta como "Falcon Crest" o "Colombo"), quien en la línea de las buenas heroínas, encarna al único personaje con sentido común. Uno de los aciertos más agradables de "Humongous" es éste, su protagonista femenina, y gracias a ella el clímax final que he mencionado antes, en parte, es tan efectivo, porque la chica efectuará un excelente combate contra el asesino, que ofrecerá mucha de la tensión y adrenalina que le faltó al film durante su desarrollo. El monstruo, por así denominarlo, es otro punto a su favor. En sí, se trata de una especie de copia (más bestializada) del propio Jason Voorhees (eso sí, sin máscara), pasada por el filtro del hombre elefante.

Aquí, el asesino matando a uno (¿a que no se distingue nada entre tanta negrura?)

Lo más acertado es que, durante gran parte del metraje, no se nos muestra en su plenitud, se pueden ver sus manos, su figura, con lo que nos podemos hacer a la idea de lo gigantón e imponente que es. Es un acierto porque la verdad, se trata de una treta bastante efectiva a la hora de generar tensión, en la propia "Viernes 13", Jason generaba más terror, cuando menos notorio se hacía en la pantalla, fue cuando extendieron el número de sus apariciones cuando comenzó a desviarse al terreno de la parodia y el cachondeo. Por otro lado, en muchas ocasiones, la ambientación está también bastante conseguida; la isla, la casa abandonada; morada del asesino (aquí se nota la influencia de "Psicosis" y de "La matanza de Texas"), y un buen puñado de espacios naturales rurales, dan bastante juego a la hora de crear una atmósfera francamente buena. 

Aplastándole el cráneo a una (al estilo Jason)

De modo que analizando fríamente "Humongous" tenemos un film que como slasher es muy irregular, con personajes muy imbéciles, cero sangre, poquísima violencia, un desarrollo un tanto lento y poco interesante, una puta mierda de fotografía (súper oscura), una ambientación muy conseguida y efectiva para generar tensión, una heroína y un malvado de categoría y un prólogo y un clímax final realmente buenos, que sirven para equilibrar una parte central muy dispersa y regulera. En definitiva, una intentona más, algo fallida, de sacar a la palestra otro slasher en su época de apogeo, olvidada por el tiempo y arrinconada en polvorientos y obsoletos videoclubs, ya inexistentes (recuperada gracias a Internet, aunque bueno quien sabe igual algún día la editan en DVD). Para mí no deja de tener su cierto atractivo por su aire retro, pero bueno yo es es que soy un nostálgico empedernido, seguramente poca gente le daría su aprobación a este producto; pero bueno, slashermaniacos considero que es una pieza que deberíais intentar localizar y visualizar casi por mera obligación. 

Atrapada entre las llamas, y el asesino

*MI MOMENTO FAVORITO: esa especie de guiño a "Viernes 13, parte 2", en el que la prota, Sandy (Janet Julian), engaña al asesino, haciéndose pasar por su madre. 

''Mamá te está hablando''

No hay comentarios:

Publicar un comentario