jueves, 17 de abril de 2014

Jesús de Nazareth (1977) de Franco Zeffirelli



La virgen María (Olivia Hussey)
con el niño Jesús recién nacido
Francamente considero (y por lo que he podido leer, según críticas, resulta una opinión bastante distendida), que esta extensísima producción televisiva, es de lejos, la mejor y más completa (sobre todo completa) revisión de la vida de Jesucristo. El reputado director italiano Franco Zeffirelli se encargó de elaborar un relato, denso debido a su duración (¡ojito, que la película en su conjunto sobrepasa las cinco horas!), pero apasionante. El film resulta ser un testimonio al completo de la vida de Jesús, desde que es parido por la virgen María (estupenda y preciosa Olivia Hussey) en el portal de Belén, hasta que es crucificado y resucita de entre los muertos para abrir a sus seguidores las puertas del reino de su Padre. Su hay algo que resulta fascinante, y lo digo de veras, es la majestuosidad de su impresionante reparto, del que el director supo aprovechar lo mejorcito; y del cual es mejor dar testimonio. Véase a: 

Olivia Hussey como la virgen María
Peter Ustinov como Herodes
Donald Pleasence como Melchor
El español Fernando Rey como Gaspar
James Earl Jones como Baltasar
Laurence Olivier como Nicodemo
Anne Bancroft como María Magdalena
Christopher Plummer como Herodes Antipas
Valentina Cortese como Herodias
Anthony Quinn como Caifás
Rod Steiger como Poncio Pilato
Ernest Borgnine como un centurión romano
James Mason como José de Arimatea
James Farentino como el apóstol Pedro
La española Isabel Mestres como Salomé

Robert Powell, para mí el mejor
 Jesucristo de la Historia
Semejante plantel de absoluto lujo hace no menos, que lo expuesto en pantalla sea insuperable a nivel actoral, pues cada uno de estos monstruos de la interpretación elabora a la perfección el rol que le ha tocado desempeñar, con una profesionalidad que quita el hipo. Si nos centramos en el punto de vista visual, pues veremos que el film (a pesar de ser una producción televisiva, que se supone que no logra alcanzar la calidad de la puramente cinematográfica) goza de una puesta en escena magnífica; todo elemento decorativo está cuidado al máximo y la ambientación es una pasada. Así mismo el relato es conmovedor, en mi vida he presenciado un film sobre Cristo que haga un alarde tan sobresaliente del drama humano (ni Mel Gibson con sus toneladas de sangre en "La pasión de Cristo" por mucho que se alabe por muchos dicho trabajo). Decir que el actor que intepreta a Cristo, Robert Powell (un actor británico no demasiado popular o conocido), para mí es el que mejor ha interpretado dicho personaje en la Historia, no sólo su aspecto físico se asemeja mucho a la imagen que concebimos al propio Jesucristo, sino porque su interpretación es sublime, es un Cristo humano (no un trozo de madera sin expresión como el del truñazo de "El evangelio según San Mateo" o el no mucho más carismático Max von Sydow en "La historia más grande jamás contada"), y cuando se refleja el tramo de la Pasión, el nivel de dolor que logra transmitir hace erizar la piel. Vale, "Jesús de Nazareth", no vamos a engañarnos, no es una película recomendable para echar una tarde (más que nada, porque se te iría todo el día viéndola de un tirón, pero sí es muy interesante (y más para todo aquél católico apostólico) marcarle unas oportunas divisiones de tiempo, y completarla en dos (o tres incluso) visionados, así yo creo que el disfrute de admirar una producción tan cojonuda es mucho más satisfactorio. Pues eso, ni más ni menos, el mejor retrato de la vida del hijo de Dios, y francamente creo que será insuperable, y esto lo digo desde el punto de vista más bien objetivo, que no es una temática que, en sí, vaya acorde con mis gustos cinéfilos (pero es justo reconocerle sus méritos). 

''Padre, ¿por qué me has abandonado?''

No hay comentarios:

Publicar un comentario