domingo, 6 de abril de 2014

Noche de miedo (2011) de Craig Gillespie



El prota, Charlie Brewster (Anton Yelchin)
''¡Bienvenidos a la noche de mierda..., la auténtica!" A estas alturas ya deberíamos estar inmunizados contra esta oleada de apestosos y estúpidos remakes de grandes clásicos de los ochenta que no hacen otra cosa que vomitar y cagarse en el original. Pero es imposible. No sé cómo se las apañan para que en cada remake se superen a nivel de trabajo más desastroso e insultante con respecto a la peli original, que en el remake anterior y parece que la cosa no para y va para largo. Era obvio que un remake de una película tan fantástica como "Noche de miedo" de 1985, no iba ni mucho menos a poder compararse con la original, pero si es que encima te estampan en toda la cara un truño hecho con la mayor dejadez del mundo (y si no es así, el director definitivamente que se retire porque el cine no es lo suyo), pues el resultado todavía es peor. 

Impresentable Colin Farrell haciendo de vampiro malote;
mirad qué porte de chulo putas haciéndose el interesante

En la original, un chaval descubría que su vecino de enfrente, es un peligroso vampiro y por lo tanto, el chico, ante la incredulidad de todo el mundo (porque ¿quién iba a creer semejante historia?), intentará hacer todo lo que esté en su mano para librar a la humanidad de semejante monstruo. Básicamente, en esta nueva versión nos cuentan la misma historia, con los mismos personajes y situaciones similares, pero sin el alma de la original, y sobre todo sin ese toque que aportaba solidez al guión de la peli de 1985, sin ese humor negro tan maravilloso y sin esa puesta en escena tan genial y nostálgica. Vamos que han hecho lo mismo, pero infinitamente peor, para hacer un resumen.

Aún más vergonzoso es el ridículo David Tennant como el
mata-vampiros Peter Vincent (de verdad, ¡lamentable!)

Charlie y su madre (Toni Collette) atacados por el vampiro
Voy a decir un único punto a favor de la película y es que el personaje protagonista, el joven Charlie, está bastante bien interpretado por ese chico ruso llamado Anton Yelchin. Me parece una elección como mínimo, acertada, como también lo es la de su madre, Toni Collette, una actriz bastante correcta también, vista en films como "El sexto sentido" o "Pequeña Miss Sunshine". En cambio el resto del elenco es verdaderamente nefasto, aunque más bien creo que es culpa del pésimo guión que de los actores en sí. El guionista (si se le puede llamar así) se encargó de que estuviésemos echando de menos a los magníficos personajes de la peli original; no hay más que ver cómo un personaje tan importante, entrañable y divertido en la original como fue el mata-vampiros Peter Vincent (genial Roddy McDowall en la versión de 1985) aquí es sustituido por un personaje gañán irritante, estúpido a más no poder, vacío e insustancial interpretado por David Tennant, el cual no posee ni un mínimo atisbo de carisma. 

El vampirito hincando el diente

Ed (Christopher Mintz-Plasse), el ridículo amigo vampirizado del prota
El hecho de haber reducido a este personaje a un cero a la izquierda da muestras del fracaso mundano que resulta este infumable remake. Véase, otro ejemplo de peso, el del vampiro; en la original Chris Sarandon estaba magnífico. Aquí te ponen al feote "voy de macho man" de Colin Farrell, que no sé por qué me da que se creía muy sexy él haciendo de vampiro malote (no tenéis más que mirar su gesto en el póster, que parece que pretende ser un seductor más que el villano atemorizante que se supone que es), que está francamente horrible; sus muecas, su performance en general es lamentable. Por no hablar del pintamonas que hace de Ed, el colega-vampirizado del prota, del que no me pienso ni molestar en hablar (porque para lo que tenía pensado decir igual hasta comienzo a blasfemar y todo). 

¡Qué boquita de cielo!

Total, que es obviamente (y como era de esperar), otro de estos apestosos remakes, desgraciadamente abundantes en estos días. Menos mal que su incompetencia se vio reflejada en sus números de taquilla, de su presupuesto de ¡Ojo!, 30 millones de dólares (se ve que el 3D es carete), no llegó a recaudar ni 20 en Estados Unidos, pasando además, sin pena ni gloria por el resto del mundo. Vamos que se ve que a la gente pasó de ella como de la más infame mierda. Que tomen por saco los responsables de esta cosa repugnante, les salió rana el tratar de aprovecharse de un film irrepetible y único como "Noche de miedo". En serio, a los que os mole la original ni os molestéis en ver como esta basura destroza su entrañable recuerdo. Es algo infumable.

Breve aparición de Chris Sarandon (el vampiro en la peli original)

No hay comentarios:

Publicar un comentario