sábado, 14 de junio de 2014

Beethoven, uno más de la familia (1992) de Brian Levant



El pequeño Beethoven llega al hogar de los Newton
He leído numerosas críticas por ahí, tanto de usuarios anónimos como de críticos más especializados, que señalaban que esta película únicamente podía ser disfrutada por gente retrasada mental, sí sí, tal cual. Incluso había por ahí algún lumbreras (un gafapastas asqueroso seguramente), que señalaba como un sacrilegio el utilizar el nombre del compositor Ludwig Van Beethoven (ponía el nombre completo y todo, tal vez así se creía él más listo) en una película tan estúpida. Pues, ¿qué queréis que os diga?, si esta apreciación es cierta yo me considero el más estúpido y retrasado mental (y muchos también había por aquel momento porque el éxito del film fue enorme), porque "Beethoven", lo digo bien claro, ¡me encanta! Y no seamos falsos, muchos de estos mequetrefes que desprestigian este tipo de pelis por ir destinadas al consumo fácil y familiar, seguro que también se lo pasaron como los indios viendo las travesuras que el simpático, descomunal y baboso protagonista, les armaba a sus dueños. Yo invitaría a todo aquél que sostenga con suma apego, que "Beethoven" es un film para imbéciles, que explique en qué se basa. Yo voy a justificar el porqué me parece un film tan maravilloso, entrañable e incluso, generacional. 

El padre, George (Charles Grodin), es reacio a que Beethoven forme parte de
la familia, mientras que la madre, Alice (Bonnie Hunt), es más llevadera

Los hijos de los Newton, Ryce (Nicholle Tom), Ted (Christopher
Castile) y Emily (Sarah Rose Karr) encantados con Beethoven
Bueno, es una película muy famosa, así que supongo que todo el mundo conoce su argumento, no obstante, aquí un pequeño resumen, a grandes rasgos. Tenemos a un pequeño cachorro de San Bernardo (precioso, ¡para comérselo!) que consigue escapar de un laboratorio en el que un veterinario hijo de la gran puta (Dean Jones), hace crueles experimentos con animales. El pequeño desorientado acaba en la casa de una familia, los Newton, que deciden quedárselo, a pesar del descontento inicial del padre (Charles Grodin, en un personaje, para mí, súper entrañable). Al perrito le pondrán de nombre Beethoven y claro, pasado el tiempo, se acabará convirtiendo en un monstrenco inmenso que llenará de babas el impecable hogar de los Newton, a la par que de cariño y diversión. A lo largo de la peli iremos viendo como Beethoven se convertirá en un elemento fundamental en la vida de los Newton y ellos mismos no sólo acabarán queriendo a Beethoven, sino que lo acabarán considerando uno más de la familia. Supongo que este tipo de mensaje, que nos quiere transmitir la película (de amor recíproco humano-animal), será muchísimo mejor asimilado por parte de los que por ejemplo un servidor, hemos tenido contacto con animales (de algún modo u otro) y sobre todo si tenemos una mascota. 

La convivencia con Beethoven también tendrá sus inconvenientes

Por aquí aparece un joven David Duchovny antes de ser
Mulder en la popular serie "Expediente X"
Ésos (y siento mucho como pueda sonar) neanthertales, que sólo ven en los perros sacos de pulgas babeantes, y no seres que sienten y padecen y que tienen una capacidad de amar que ya quisieran un sin fin de seres humanos, seguramente no sentirán ningún tipo de emoción ante una película como ésta. Esos otros, como ya he dicho antes, que quieran ir de los típicos intelectuales cinéfilos, pues también dirán que este film es simplón, banal o muy poco acorde con sus exquisitos gustos. El resto, lo digo claramente, seguro que encontrará en "Beethoven" un tierno, divertido y entretenido film para pasar un buen rato, e incluso emocionarse en determinadas ocasiones (en el guión de hecho, participó John Hughes, experto en cine de entretenimiento por antonomasia). Bueno, no descubro nada nuevo, seguro que el 90% de la faz de la Tierra la ha visto, aunque sólo sea por la innumerable cantidad de veces que la han emitido por la tele, un buen porrón de Sábados a la hora de comer. 

Beethoven salva a la pequeña Emily de ahogarse en una piscina

Beethoven le dará algún que otro disgusto a George
A mí, ya lo he dicho, me parece una película estupenda. Por supuesto, la descubrí siendo un niño pequeño, en casa teníamos un precioso pastor alemán llamado Eddy (era la cosa más buena y más adorable que he visto en mi vida), y como sabía ya de aquélla lo que significaba querer a un miembro de la familia de cuatro patas y recibir un cariño acorde como tal, me sentí ampliamente identificado con el mensaje del film. Años después he ido viéndola sucesivamente, en edad ya más adulta, y las mismas sensaciones me siguen invadiendo. ¡Adoro "Beethoven"! No puedo evitar derramar alguna lágrima en esa escena en la que el padre se lleva al pobre perro al veterinario para que lo sacrifiquen, mientras sus hijos corren detrás del coche suplicando que no se lo lleve. Afortunadamente, es un film familiar, la cosa no acaba mal, eso es algo que se sabe desde un principio. En resumidas cuentas nos queda una preciosa película para todos los públicos, porque realmente no considero que no haya persona, con la edad que sea, que no pueda disfrutarla. 

Los villanos cabrones (Dean Jones, Stanley Tucci y Oliver Platt)

A ésos que la ponen a parir, les planteo esta cuestión. Observar la película y prestar atención a lo cojonudamente adiestrado que está el perruno protagonista, incluso otros animales que van surgiendo en la película ¿No tiene mérito ese curro tan asombroso?, ¿no hay labor artística detrás de este trabajo?, ¡en serio, qué subnormalidades dicen algunos! Luego el Lars Von Truño ese coge una cámara y rueda un plano de 30 minutos con una bolsa de plástico flotando el aire y estos mamonazos dicen que eso es Arte. Resumiendo que es gerundio, una peli inolvidable y que nunca pasará de moda, porque generación tras generación, su mensaje y su capacidad para distraer, permanecen intactos. 

El simpático amiguín de Beethoven

*MI MOMENTO FAVORITO: cuando le dan su merecido al villano principal, el cabronazo del veterinario (Dean Jones).

Te está muy bien empleado

No hay comentarios:

Publicar un comentario