domingo, 22 de junio de 2014

Kárate a muerte en Bangkok (1971) de Wei Lo



El prota, Cheng (el inigualable Bruce Lee)
R.I.P. (1940 - 1973)
Un film clave en la historia de las películas sobre artes marciales, y es que fue nada más y nada menos, la película que descubrió a un icono como el inigualable Bruce Lee. Podíamos decir que primero fue "Kárate a muerte en Bangkok" y luego vino todo lo demás, porque la película no sólo catapultó a la fama a nivel mundial a su protagonista, también fue la instauradora de los clichés inamovibles que seguirían los centenares de films sobre el mundillo de las artes marciales. En lo personal, no soy un gran fan de este tipo de cine, pero lo reconozco, me apunto a la amplia legión de admiradores de Bruce Lee, una figura única e inmortal (a pesar de su trágico y repentino destino). Veía fragmentos de sus pelis de pequeño y la verdad, flipaba, yo quedaba asombrado con esas complejas y elaboradísimas coreografías que se marcaba Lee durante sus magnas escenas de lucha, era como ver "Matrix" pero sin la utilización de chromas digitales y ningún tipo de parafernalia técnica, simplemente la adrenalina de Bruce Lee era suficiente para convertir ese tipo de escenas en un espectáculo apoteósico y maestro. A día de hoy me siguen pareciendo fascinantes. 

Cheng y sus compañeros de trabajo son increpados...

...por el cabrón mafioso de su jefe y sus matones
La película nos presenta una historia muy pero que muy simple (como la mayoría de films enmarcados en este subgénero). Tenemos al héroe campechano, amable y de apariencia inocentona y cándida, ése es Cheng (Bruce Lee, no podía ser otro), un humilde trabajador más de un fábrica de hielo en Bangkok. Cheng es experto en artes marciales, pero ha prometido a su madre, en el lecho de muerte de ésta, que no peleará ni buscará follones, y eso es lo que él pretende (de hecho Lee, no pegará su primera patada hasta muy cercano el desenlace, eso sí, una vez lo hace, ¡agárrense señores porque es la leche!). Resulta que dicha fábrica es en realidad una tapadera, el jefazo, el Sr. Mi, es un mafioso asqueroso que la utiliza para traficar con droga. Así mismo éste y sus matones ejercen un cruel maltrato contra los pobres trabajadores, y al que se le ocurre protestar, le espera un destino aún peor, acabar bajo una losa de piedra. Será cuando la excesiva opresión de estos criminales, contra la clase obrera, sea tan insoportable, cuando Cheng decidirá emplear sus conocimientos en artes marciales, para proteger a los suyos y plantarle cara a los villanos. 

Cheng intenta ser fiel a la promesa que le hizo a su madre, acerca de no pelear...

...pero le será imposible dadas las circunstancias
Bueno, básicamente "Kárate a muerte en Bangkok", como ya he dicho, cuenta lo que se ha establecido como inherente dentro del subgénero propiamente dicho, de ahí que sea la principal pionera. Su esquema, héroe noble y experto en lucha, criminales sin escrúpulos y un populacho indefenso ante su corrupto poder al que el prota de enfrentará y saldrá victorioso, se ha repetido hasta la saciedad, y bueno, sigue repitiéndose de hecho. El film fue un grandísimo éxito, no sólo en su país de procedencia, Hong Kong, sino a nivel mundial. En Estados Unidos recibió el título de "The Big Boss" y se convirtió en todo un estandarte, gracias a ello la estrella de Bruce Lee comenzó a brillar fuertemente (desgraciadamente no por mucho tiempo, pues falleció dos años después de su salto al estrellato, en 1973) y se produjo una especie de fiebre de films sobre artes marciales (un gran porcentaje procedentes de países asiáticos), que intentaron emular el éxito obtenido por "Kárate a muerte en Bangkok"

Los malos no se andan con chiquitas

Los 70 fueron picantes en todo el planeta
Desde mi punto de vista, por supuesto, no es una gran película, tampoco es mi peli favorita de Lee, pues en sí es en la que menos se luce, es la que menos cantidad de escenas de lucha tiene y éstas tampoco resultan tan apabullantes y espectaculares como por ejemplo las posteriores pelis de su protagonista, "Furia oriental" u "Operación dragón". Pero, pasando por alto su regulera y alpargatera realización muy underground, su cansina (por momentos) banda sonora y un plantel de actores bastante, bueno no vamos a decir lamentable (pero por ahí andan los tiros), sirve a la perfección para cumplir con su cometido, hacer disfrutar a los fans de este tipo de películas y sobre todo a los de una figura tan arrolladora como la de Bruce Lee. Y es que en serio, ver a Lee pegar patadas y producir ese característico sonido al pelear, es el equivalente a lo que sentiría un borracho en una cata de vinos (vale, la comparación es un poco patatera, pero se entiende, ¿no?)

Solo ante el peligro

*MI MOMENTO FAVORITO: cuando Cheng (Bruce Lee), saca su mala leche a relucir y cruje a hostias al cotarro de villanos, en el tramo final del film. 

Repartiendo galletas a diestro y siniestro

No hay comentarios:

Publicar un comentario