domingo, 22 de junio de 2014

¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984) de Pedro Almodóvar



Carmen Maura a punto de restregarse contra la
"culebrilla" del señor del pompis al descubierto
¿Qué hemos hecho nosotros para merecer esto? Veamos tenemos una película que ya comienza con una limpiadora restregándose contra la mini churra de un tío con pinta de putero. Continuamos conociendo que esta tía tiene un hijo de unos 14 años que es drogata y camello, encima apoyado por su abuela, una freaky de mucho cuidado, cuya mascota es un lagarto al que llama Dinero. Pero aún hay más, tiene otro hijo de unos 10 años que se deja sodomizar por hombres mayores. La madre, es toda una madraza y regala a su hijo a un dentista pedófilo, como la que regala un bolígrafo. Para colmo de rarezas, una vecina prostituta sadomasoquista que acaba de cerrar el círculo de obsesiones, manías y características del magnífico universo almodovariano, un gran señor, un gran creador. 

Dándole conversación a la vecina pilingui (Verónica Forqué) mientras curra

En fin. No me puedo creer que películas, a las que sí se les puede llamar películas, tengan peor consideración y este mojón tan educativo sea considerada una obra maestra, como apunta alguna crítica que me he leído por ahí. Yo le habría puesto un título más acorde a su temática como "Obsesiones de un pervertido". Como es habitual, otra cagarruta sobrevalorada por ser de tito Pedro, en fin, para quien disfrute de una sesión de celuloide sadomasoquista. En mi opinión (es muy drástica, lo sé) si este bodrio se extinguiese nos harían un favor a todos.

La frikaza de la abuela (Chus Lampreave) con Dinero

*Como curiosidad; el propio Almodóvar realizó por encargo (de TVE) un corto titulado "Trailer para amantes de lo prohibido", con la intención de promocionar este film suyo. Bueno, puede que signifique una rareza medianamente interesante para todos aquellos amantes de lo "kitsch". Ya lo digo, abstenerse gente excesivamente centrada, los daños cerebrales pueden ser irreparables. 

Bibiana Fernández en una escena del corto

No hay comentarios:

Publicar un comentario