lunes, 31 de agosto de 2015

Shocker, 100.000 voltios de terror (1989) de Wes Craven



El asesino Horance Pinker (Mitch Pileggi)
ha punto de ser frito en la silla eléctrica
Para los amantes del terror hoy es sin duda un día de luto. Hoy ha fallecido el grande, el único, el inigualable Wes Craven, un señor que durante toda su filmografía ha recibido palos y ha sido denostado por la crítica, a pesar de que ha creado clásicos tan inmortales y referenciales como ''La última casa a la izquierda'', ''Las colinas tienen ojos'', ''Pesadilla en Elm Street'' o ''Scream'', un currículum envidiable con el que desde luego el señor Craven puede descansar tranquilo y haberse ido al otro mundo bien orgullosísimo, como gran maestro que era, seguro que a partir de ahora muchos de sus trabajos se revalorizan. Pues bueno, realmente ésta que nos ocupa no es que sea de sus mejores películas, ni de las más recordadas, pero como a éstas ya les había dedicado sus correspondientes comentarios (véase las anteriormente mencionadas), he escogido ''Shocker, 100.000 voltios de terror'' para rendirle homenaje a este gran señor, al fin y al cabo no deja de resultar un entrañable y divertidísimo film. 

El prota, Jonathan (Peter Berg) frente a una de las sangrentadas de Pinker

Un mordisquito de nada
Con ''Shocker'' Wes Craven intentó repetir en cierto sentido, nada más y nada menos, que el gran éxito que había cosechado con su magna creación, Freddy Krueger, con un personaje que (salvando las distancias) presentaba unas características un tanto similares. La historia que aquí se nos cuenta es la de un sádico asesino, Horance Pinker (gran performance de Mitch Pileggi, al cual se le ha podido ver posteriormente en la serie ''Expediente X'', que sin lugar a dudas es el alma del film), el cual tras haber sido el responsable de las muertes sangrientas de varias familias, es condenado a morir ejecutado en la silla eléctrica. Su némesis es el joven Jonathan (Peter Berg, quien a día de hoy hace sus notables pinitos como director, véase ''Hancock'' o ''Battleship''), a cuya familia exterminó este psicópata y quien tendrá que enfrentarse con él, un a vez el villano haya sido frito como una hamburguesa. 

Particular homenaje a ''Carrie''

Pinker posee cualquier cuerpo
Sí, sí, tal cual, el propio Horance se convertirá en una pesadilla aún mayor después de que 100.000 voltios recorran su cuerpo, y es que si el espíritu de Freddy Krueger podía introducirse en los sueños para seguir matando, el de Pinker utiliza como medio la electricidad. Así que se verá convertido en todo un killer sobrenatural capaz de poseer todo cuerpo que desee y, además, no parará hasta acabar con la vida del pobre chaval protagonista. Eso sí, Jonathan no se va a quedar de brazos cruzados y hará todo lo posible por acabar con el asesino ''eléctrico'', resumiéndose todo en un divertidísimo y alocado combate a través de los distintos canales de la televisión (mejor ver la escena, es tronchante, de verdad). Bueno, mis impresiones sobre ''Shocker'' son las siguientes, no es en sí un film aterrador, de hecho el humor negro y socarrón del villano le atribuyen un toque cómico de gran peso, aunque eso sí, tampoco desde mi punto de vista se roza el ridículo. 

Pinker es un auténtico sádico

¡Cuidado, ese sillón puede ser peligroso!
La película tiene una gran factura técnica y unos cojonudos efectos especiales, no le falta además violencia y sangre y tiene ese toque ''teen'' tan característico del cine de Craven, amén de su nostálgica ambientación ochentera para deleite de los nostálgicos (valga la redundancia) de la época. En lo personal, me gustó muchísimo, me lo pasé pipa viéndola y rememorándola con el paso de los años y aunque no logró en su momento el exitazo con el asesino del guante de cuchillas, a día de hoy se ha instaurado como un clasiquillo de culto (y seguro que ahora más, tras la muerte de su creador). En fin, a mí me parece una peli muy curiosa, fresca y burlesca, para el disfrute de aquéllos que no vayan de ese plan de adoptar gustos cinéfilos tan exquisitos por mero postureo.  

Se puede decir que esto es literalmente estar en la televisión

domingo, 30 de agosto de 2015

Trance (1982) de Eckhart Schmidt



La joven prota, Simone (Désirée Nosbusch)
Curiosa bizarrada alemana que expone los extremismos de los que pueden ser capaces las grupies de turno con tal de tener la atención de sus respectivos ídolos. Tenemos como protagonista a una jovenzuela llamada Simone, la típica adolescente en la edad del pavo rebelde que sólo encuentra su razón de existir en este mundo por el hecho de recibir una contestación del cantante pop de moda, denominado 'R', por el que pierde literalmente la cabeza. La chica le escribe cartas que no obtienen respuesta por parte de éste, no iba a ser menos, el tipo es por quien mojan las bragas cientos y cientos de criajas similares a ella, así que la muchacha ni corta ni perezosa, decide dejar de asistir a clase y se emprende un viaje larguísimo hasta Munich, en donde se encuentra el estudio del cantante de marras. Simone consigue llegar y no sólo conocer al tal 'R', también acapara la atención de éste y para colmo, el tipo la invita a su apartamente e incluso se la trinca, ¡hala!, ¡cuántas grupies del copón no habrán deseado esto y pernoctar en los brazos de su Justin Bieber particular (salvando las semejanzas)!

El ídolo de masas 'R' (Bodo Steiger)

'R' en medio de una performance
La cuestión que hasta este punto la peli resulta un poco coñazo, no lo vamos a negar. La chavalina acaba resultando insufrible (el doblaje de mierda en castellano no ayuda, os lo digo de antemano) y el cantantito de las narices es de lo más simple y soso que te puedas tirar a la cara (si hasta las escenas de sexo son un tanto rancias, no anduvieron muy finos eligiendo al casting por su desprendente sex appeal). Pero amigos, la cosa cambia cuando el cretino de 'R' saca a relucir su auténtica cara, para él la chica sólo era un chochete más de usar y tirar, cual kleenex repleto de mocos viscosos, y claro, cuando se lo hace saber a la pobre, ella que lo ha dado todo por él, despierta en ella una vena homicida que asustaría a cualquiera. El resultado de ello pasa por una espiral de necrofilia, canibalismo y bizarrismo vario, en un insólito desenlace que como mínimo acaba siendo chocante teniendo en cuenta el tono con el que se inició el film.

'R' se trinca a Simone

Sin ser una peli especialmente gráfica (porque el gore que presenta no es especialmente explícito ni hace alardes de violencia extrema), no cabe duda que ''Trance'' es bastante sórdida. Desde mi punto de vista es interesante, sobre todo para aquéllos a los que les guste disfrutar de extrañezas un tanto desconocidas como ésta, lo que le perjudica es un inicio bastante lento y que lo más interesante del film en sí, tarde tanto en llegar. A destacar por supuesto su atmósfera ochentera, repleta de looks retro para el deleite de los amantes de la década. En líneas generales me parece una peliculilla interesante y recomendable, pasando un poco por alto su primer tercio tedioso, puede que a alguien le sorprenda en su justa medida. 

El desenlace será tremendo

sábado, 29 de agosto de 2015

Yo, Cristina F (1981) de Uli Edel



La joven Christiane Felscherinow (Natja Brunckhorst)
Aquí una película verdaderamente dura que retrata con grafismo y severidad el infierno de las drogas. Si creíais que ''Trainspotting'' era una película opresiva y ''aterradora'' (que lo es, ninguna duda cabe), con ''Yo, Cristina F'' el mal rato constante está asegurado. Realmente lo pasé muy mal visionándola, y no es para menos, ése es el objetivo del film y lo cumple a raja tabla, su retrato del mundo de la drogadicción es sofocante y opresivo. Comentar que el film retrata un caso real, el de la joven alemana Christiane Felscherinow, de cuyo caso se hicieron eco dos periodistas Kai Hermann y Horst Hieck que publicaron un libro, ''Nosotros, los niños de la estación del zoo'' contando las fechorías de la chavaluca en 1978, que fue un best-seller y que a su vez sirvió como adaptación para este film que nos ocupa.

A Christiane le fascina David Bowie

A drogarse se ha dicho
Como se diría en México, ¿qué ondaba con esta niña?, pues bueno, la joven tuvo una infancia y período preadolescente bien jodido y es que desde que tenía 13 años se convirtió en una adicta a la heroína, al igual que otros amiguetes suyos, y para pagarse su vicio ejerció la prostitución por las calles del Berlín occidental a finales de los años setenta. El film retrata de manera bastante lúgubre el recorrido de esta jovencita, magistralmente interpretada por la también adolescente Natja Brunckhorst, a lo largo de los amargos años de su vida en los que las drogas hicieron de ella un auténtico deshecho social. El film fue un rotundó éxito y no tardó en alcanzar su merecido estatus de culto. Es meritoria mencionar la participación estelar del cantante David Bowie (podemos verlo en determinado momento en que la protagonista acude a un concierto para verlo, ya que ella era una fan acérrima de él) quien además se encargó de componer las canciones que configuran la banda sonora de la película (inolvidable resulta su memorable tema ''Heroes'', muy acorde además con el tema del propio film).

Una colocada Christiane F haciendo la calle

La película posee escenas, como dije, implacablemente duras (recuerdo una en la que la chica es encerrada junto a un colega en una habitación con un mono terrible, para impedir que éstos se droguen; el momento resulta angustiante in extremis, y la interpretación de los actores soberbia). Genuino resulta también desde mi punto de vista, ese particular look que dotaron a la cinta, no sólo con una estética retro fascinante (visto desde los ojos de un espectador actual) sino también con ese halo de film documental que da más realismo a las escenas y que dota a la película de un dramatismo implacable. Sin lugar a dudas, para mí ''Yo, Cristina F'' es una joya digna de ser rememorada, y una de las películas sobre la temática de la drogadicción más tensas, deprimentes e incómodas que puedan existir.
 
En el concierto de David Bowie

jueves, 27 de agosto de 2015

Diferente a los demás (1919) de Richard Oswald



El prota, Paul Korner (Conrad Veidt)
y su amante el joven Kurt (Fritz Schulz)
Acontece aquí una película de gran interés histórico, más que otra cosa y es que nos encontramos ante el primer film existente en tratar el tema de la homosexualidad no sólo sin ningún tapujo ni remilgo, sino en plantearlo desde un punto de vista positivo. Resulta curioso como en la Alemania de 1919 ya se hicieron notorias múltiples cuestiones acerca de la homosexualidad que resultan a nuestros ojos de hoy en día, increíblemente modernas y transgresoras teniendo en cuenta la época de la que datan. De la realización del film se encargó Richard Oswald, con la intención de protestar contra un decreto legal que existía en Alemania que declaraba un crimen el ser homosexual, y así mismo representar que esta premisa era un disparate. Le ayudó en la realización del guión un sexólogo, el Dr. Magnus Hirschfeld (el cual tiene un pequeño papel también), quien hizo varios estudios sobre la homosexualidad y estaba por la labor de generar una visión favorable ante la opinión pública de la misma. El argumento cuenta como un violinista (interpretado por Conrad Veidt, quien al año siguiente se haría famoso gracias a su participación el ''El gabinete del Dr. Caligari''), el cual tiene una relación sentimental con un alumno más joven que él. Como es natural, llevan el asunto en secreto porque podría ser motivo de prisión si se llegase a descubrir, lo que potencia que aparezca un chantajista que le pedirá dinero al violinista a cambio de no revelar su relación prohibida.

Toda una mascarada gay

El protagonista con el sexólogo Magnus Hirschfeld
 La película fue todo un escándalo en su estreno lo cual potenció que en 1920 se endureciese la censura en Alemania y por lo tanto ésta fuese prohibida. Después llegó el premio gordo, los nazis llegaron al poder y este film fue uno de otros tantos que por orden del régimen, figuró en una lista de obras artísticas que debían ser destruidas. Hasta la década de los setenta, ''Diferente a los demás'' se consideró perdida, hasta que se halló una copia en Ucrania, a saber cómo, logró conservarse (no en su totalidad, muchos fragmentos no habían logrado sobrevivir, de hecho en la copias que se mantienen a día de hoy, muchos de estos fragmentos perdidos han sido sustituidos por imágenes fijas, para intentar dar sentido al relato). A día de hoy no se puede negar que la peli tiene, como señalé al principio, un gran interés y se mantiene como una absoluta curiosidad, de mensaje infinitamente transgresor (una pena que casi un siglo después siga existiendo tanto cavernícola opuesto al progreso y la evolución), pero bueno la verdad es que tampoco se puede negar que es densa de ver. A pesar de sus escasos 50 minutos de duración, se hace pesada, es lenta y aburrida y claro, para el que no esté acostumbrado a visualizar cine mudo, pues la experiencia puede resultar insufrible (para mí, lo ha supuesto), aunque por temática sea meritoria hacerle una ovación.  

Plantándole cara al chantajista

martes, 25 de agosto de 2015

Cadena perpetua (1994) de Frank Darabont



El sufrido protagonista, Andy Dufresne (Tim Robbins)
No seré yo quien diga que ''Cadena perpetua'' es una mala película, principalmente porque no me lo parece, ahora bien en base a los comentarios tan excesivamente positivos que leído hacia ella sí que tengo que reconocer que me parecen un tanto desmedidos y por ende, la película sobrevalorada de sobremanera. Conocí este film desde bien pequeñito, era la típica película que emitían los Domingos por la noche en TVE-1, la sesión de cada semana a las 22h, y de la cual simplemente vi fragmentos durante muchos años sin llegar a verla íntegra. No era una película que desde el principio me llamase la atención al uso y de hecho tardé unos cuantos años en darle una verdadera oportunidad y sentarme a verla, el dato que más me llamaba la atención era el hecho de que estuviese basada en una novela de Stephen King. ¿Stephen King había escrito un relato ajeno al terror?, ¿el mismo autor de ''Carrie'', ''El resplandor'', ''Cujo'', ''It'' y demás había abordado un dramón carcelario? Lo cierto es que fue algo que me llamó mucho la atención y si me arranqué más al hecho de visionarla, fue por la peculiaridad de comprobar cómo desenvolvían en un género que no fuese el terror, una historia salida de la cabeza de King (posteriormente vi esa maravilla de ''Cuenta conmigo'' y corroboré que el propio rey de lo perverso podía ser capaz de construir historias la mar de emotivas y entrañables).

Andy hará gran amistad en la cárcel con Red (Morgan Freeman)
  
Clancy Brown es el cabronazo del capitán Hadley
Pues bien, debo decir que ''Cadena perpetua'' me gustó a grandes rasgos, me encantó Tim Robbins haciendo del atormentado personaje protagonista, injustamente encarcelado acusado de asesinato y sufriendo la gota gorda todo tipo de abusos y humillaciones dentro de la prisión. Me encantó Morgan Freeman, un auténtico secundario de lujo, en sí componiendo un personaje muy al estilo del propio actor. Me encantó Clancy Brown, experto en hacer de cabrón hijo de puta (véase ''Los inmortales'' o ''Cementerio viviente 2'') como el celador matón que impone su voluntad entre los presos, y en líneas generales la labor actoral me pareció la mar de sobresaliente. De ''Cadena perpetua'' también me gustó su ambientación, puesta en escena y el libreto se presenta ameno y efectivo a la hora de recrear cierta sensiblería. Ahora bien, como ya señalé al principio, he escuchado tantísimas veces y leído otras tantas, la coletilla de que es una gran obra maestra, una de las mejores películas jamás rodadas, una de las más efectivos y excelentes adaptaciones del universo de King a la gran pantalla (¡qué casualidad, se dice esto cuando el film no es de terror!, ¡nótese siempre el menosprecio al género!), incluso de ha señalado a su director Frank Darabont, como algo cercano a ser un semidios del Séptimo Arte (comentario de lo más desmedido, véase su escueta carrera como director en sí).

La vida entre rejas

Dándole un buen uso al póster de Rita Hayworth
Por lo tanto en base a esto, debo decir que sí es cierto que el film me produjo cierta sensación de decepción, sí es bueno, de acuerdo, pero no la considero una obra maestra ni mucho menos ni un proyecto tan digno de alabar. Como adaptación de novelas de King, para mí existen a patadas otras que son por lo menos igual de buenas y de potentes (podría enumerar como mínimo una decena) y como film dramático de entorno carcelero también creo que existen otros trabajos menos encumbrados que como mínimo también podrían estar a la altura de éste que nos ocupa. En lo referido al propio Darabont, se ha ganado un gran encumbramiento gracias a su realización de esta película, y bueno la verdad es que al tipo le tocó la lotería con Stephen King. Su filmografía como director básicamente la componen tres pelis destacables, ésta y las posteriores ''La milla verde'' y ''La niebla'' (no confundir con ''La niebla'', magna obra de John Carpenter), todas adaptaciones de novelas de King (la primera incluso támbién desarrollada en entorno carcelero), y todas también en mi opinión encumbradas en exceso (sobre todo la última, que desde mi punto de vista se acerca más a mojoncete que a algo notable), sin contar que además ya había tenido contacto en sus inicios con la literatura del rey del terror adaptando un relato de él en un corto primigenio titulado ''The woman in the room''. Destacar que Darabont ha tenido una participación muy activa como guionista dentro del género fantástico colaborando por ejemplo en las excelentes ''Pesadilla en Elm Street 3, guerreros de los sueños'' o ''El terror no tiene forma'', faceta que no se suele destacar mucho (¡vaya por Dios!, ¿nuevamente menospreciando el terror?).  

A esto se le podría llamar un buen ''zas'' en toda la boca

Para mí, sinceramente no me parece ese genuino realizador que tanto se destaca que es, no es tampoco malo, ni mucho menos, pero creo que le hace falta más currículum para poder llegar a una cumbre más estimable, pero como siempre digo, es una apreciación personal. ''Cadena perpetua'' gozó de gran éxito, fue nominada a unos cuantos Oscars (incluyendo mejor película), aunque se comió los mocos frente a la vencedora del año ''Forrest Gump'', que la batió en todos los aspectos. Para mí es un buen drama carcelario, una emotiva historia de amistad y sobre todo una prueba de una excelente labor actoral, pero de ahí a ser la prodigiosa joya del Séptimo Arte que con tanta aseduidad se señala que es, hay un tramo bastante largo.  

¡Libertad, divino tesoro cuando se tiene!

domingo, 23 de agosto de 2015

American Pie: Band Camp (2005) de Steve Rash



El hermano pequeño de Stifler
(Tad Hilgenbrink) toma protagonismo
Intentando explotar el filón de la exitosa saga de ''American Pie'', los típicos productoruchos majaderos optaron por comenzar a sacar directas al mercado doméstico, secuelas bastardas, para rascar todo tipo de beneficio que dicho nombre pudiese aportarles. Aquí pues, tenemos la primera de esas secuelas falsas, en la cual podemos ver omitida toda presencia del reparto original (bueno a excepción de Eugene Levy, que se veía que se aburría mucho el hombre y se mantuvo interpretando al papi enrollado de Jim -en la saga original, Jason Biggs-, único personaje que mantiene cierto vínculo con la saga inicial). Como medio para justificar cierta unión también con las auténticas ''American Pie'' se optó por darle protagonismo al hermano pequeño de uno de los personajes más entrañables de la saga, el alocado y zafio Stifler (interpretado por Seann William Scott), pues bien, la estrategia del guión fue convertir a dicho hermanito en una especie de clon del Stifler original, para así darle picardía al asunto. 

Aquí haciendo un poquito el canelo en un campamento

Mozucas a las que verles las tetucas
El chaval en cuestión (Tal Hildenbrink) se ve que hizo bien los deberes y por momentos consigue asemejarse bastante bien al personaje que trata de emular, es guarrete, viciosete y está más salido que el pico de una plancha, pero seamos sinceros el encanto de las pelis originales (y perdón por repetir tanto esto de las auténticas, las pelis originales y tal) no está por ningún sitio. Al ser además un film directo a DVD, es más comedido y el nivel de picantonismo se ve un tanto rebajado. La película en sí es bastante lamentable, más de lo mismo, un tanto en la línea de la trilogía inicial de ''American Pie'', pero peor hecho. Las escenas cómicas pierden gancho, los chistes son de pena, todo en general resulta bastante lamentable. En fin, una de esas otras muestras de lo que los cuatro parásitos dentro del mundillo del cine son capaces de hacer para intentar rascar una fórmula de éxito y sacar unas perrillas. En definitiva, no recomiendo este bodrio, al igual que otras cuantas secuelas bastardas con el nombre de ''American Pie'' que desfilaron años después, por los estantes de los videoclubes.

Pillado in fraganti

Sé lo que hicisteis el último verano 3 (2006) de Sylvain White



El atroz nuevo reparto de jóvenes
¡Santo Cristo bendito! Lo que degeneró el pobre hombre del garfio y su venganza post-atropello. ''Sé lo que hicisteis el último verano'' ese gratísimo slasher creado por el gran Kevin Williamson (que también había ideado ''Scream''), había sido todo un exitazo a finales de los noventa, cuando se produjo el resurgir pleno del género, que llevaba muerto un tiempecito. Ya había contado con una secuela un tanto decepcionante, con la misma protagonista, la joven Jennifer Love Hewitt, esquivando los golpes del ensangrentado garfio del psicópata Ben Willis, pero que mantenía un ''algo'' del espíritu de la original, pero esto ya no tiene nombre. El afán por seguir rascando rentabilidad de donde sea, ha sido el responsable de la aparición de esta cochambrosa y bastarda nueva secuela, que fue directa al mercado doméstico. Poca relación guarda ésta con las anteriores, no se conservan ya ni personajes afines, ni siquiera el mismo tono, pues ahora el hombre del garfio no es humano. 

Resulta que el killer Ben Willis ahora es un zombie fantasmal

Dándole buen uso al garfio
Ben Willis ya no es ese señor con malas pulgas que le sacó buena práctica a su labor de pescador a la hora de acojonar jovencitos, no, ahora resulta que es una especie de zombie mugriento fantasmal, que sigue matando sí, pero ya sin la gracia y la esencia del film original. La película además carece de todo atisbo de suspense y también de una realización mínimamente decente, dando como resultado una patata de tomo y lomo, cutre y excesivamente mundana. Es un claro ejemplo de explotación mierdera de una fórmula de éxito y de la apropiación de un nombre que por sí solo, ya tiene asegurado cierto tirón comercial. Seguro que más de algún panoli se vio engañado por el envoltorio de esta soberana casposidad asquerosa. No merece la pena echarle un vistazo ni como mera curiosidad, y más si es un fan de la primera peli, que es un clasicazo ya en toda regla, porque la decepción va a ser tremenda haciendo las pertinentes e inevitables comparaciones.

Lo que dio de sí un maldito atropello

sábado, 22 de agosto de 2015

Smallville (2001 - 2011)



El guaperas de Tom Welling como el joven Clark Kent
Bueno, todos hemos tenido en nuestra infancia/adolescencia una serie predilecta o favorita, si de veras tuviese que quedarme con una, en mi caso, no tendría dudas señalaría ''Smallville''. No estoy con ello diciendo que fuese una serie genuina o de gran profundidad argumental, pero como siempre digo que los sentimientos mandan, para mí ''Smallville'' siempre será especial, muy muy especial. Me pilló en una época compleja, en lo referido a mi propia persona, una época de cambios y por lo tanto una época en la que mi mente no andaba muy acorde con la realidad que me rodeaba, por eso ''Smallville'' suponía un excelente viaje hacia otra dimensión, hacia otro mundo, no sólo de entretenimiento, sino de fascinación. Sí, es cierto, hoy en día más de diez años después, lógicamente mi visión de la misma ha cambiado, he revisionado sendos episodios y objetivamente hablando no podría decir que la serie fuese algo sobresaliente, pero desde mi lado nostálgico y emotivo, mi corazoncito siempre le guardará un recuerdo la mar de entrañable y emotivo. 

Clark en el insti con Pete (Sam Jones III) y la
espléndida y genuina Chloe (Allison Mack)

¡Chloe era un gran amor!
Bueno, como ya sabréis a grandes rasgos, los fans del universo de Superman, ''Smallville'' desarrolló el planteamiento de cómo fue la vida del futuro superhéroe de la capa roja, en sus años adolescentes, o sea que se centra en un jovencito Clark Kent (el guaperas de Tom Welling), cuando vivía en el pueblo que da título a la serie, con sus padres adoptivos (John Schneider y Annette O'Toole -la cual había interpretado de más jovencita el papel de Lana Lang en la peli ''Superman 3''-). La serie en sus inicios, nos hacía ser testigos de las vivencias del propio Clark en el instituto, cómo descubría sus poderes y como además, los ocultaba, por miedo a que el resto le rechazara. Por lo demás era un chico ''normal'' dentro de lo que cabía, omitiendo el que tuviese una fuerza descomunal, que corriese a velocidad del rayo y que tuviese visión de rayos X, pero al criarse con humanos (ya sabemos de su procedencia kryptoniana) desarrolló sentimientos como los propios seres humanos (valga la redundancia). 

Clark y Lex (Michael Rosenbaum) empiezan siendo súper coleguis

Los padres adoptivos de Clark, los señores Kent
(John Schneider y Annette O'Toole)
Aquí es donde la serie también tenía su toque ''Dawson crece'' y no exponía los sentimientos de Clark hacia la asquerosa, petarda, torpe, repugnante y odiosa Lana Lang (Kristin Kreuk). Sí, se notará que siempre odié a este personaje, porque me parecía un mojón de nena, un estorbo y un auténtico florero, a la par de ser gilipollas rematada. Desde el primer momento está claro que a ella también le late el chocho cada vez que ve a Clark, pero como es la nenita popular siempre se resistía la muy imbécil para tener siempre algún maromo rondándola. La cuestión es que una de las subtramas de la serie era esta relación ''amorosa'' tirante entre ambos, aunque no era lo más interesante desde mi punto de vista. Por otro lado nos encontramos que en cada episodio, el pueblo era atacado por una amenaza determinada, en general personajes afectados por la lluvia de meteoritos en la que Clark llegó a la Tierra, y que se ven afectados por un determinado poder que utilizarán para hacer el mal, y a los que Clark tendrá que enfrentarse. 

La tonta y la lista, ¿adivináis quién es quién?

A Lois Lane (Erica Durance) le encantaba lucirse
Eso sí, Clark no estará solo en esta lucha, siempre contará con la ayuda de la otra heroína de la serie, aunque ésta es humana, y además todo lo opuesto a Lana. Me estoy refiriendo a la genuina, valiente, inteligente y maravillosa Chloe Sullivan (Allison Mack), un personaje al que desde siempre le cogí un cariño especial, desde un principio fue planteada como una especie de versión de la futura Lois Lane, era periodista, avispada y siempre arriesgaba todo por estar al pie del cañón, de hecho posteriormente se descubre que la propia Lois (que hace su aparición a partir de la cuarta temporada, interpretada por Erica Durance), es prima suya (un guiño que me pareció muy acertado). Chloe no sólo es la confidente de Clark y en sí, su mejor amiga, también sufre de amor por él, amor que no es correspondido porque el muy tontaina sólo tiene ojitos para la inútil de Lana. Me acuerdo viéndola, cuanto me frustraba el hecho de que Chloe sufriese tanto por este motivo, y que Clark fuese tan injusto con ella, pues ella siempre estaba ahí para ayudarle y cuando ella descubre sus poderes, se convirtió en su grandísimo e incondicional apoyo. 

En un episodio a los guionistas se les fue un poco la olla, las féminas
protagonistas se convertía en tres poderosas brujas de la Edad Media

Aunque se llevasen un poquito a matar siempre
pensé que existía algo de química entre Lex y Chloe
No puedo pasar sin mencionar otro de los personajes vitales de la serie, Lex Luthor (Michael Rosenbaum), la futura némesis de Superman, aquí las versiones jóvenes de ambos personajes resultan tener amistad, amistad que ya sabemos como va a acabar, lo cual también la serie planteaba un interesantísimo interrogante de qué acontecimientos iban a proceder a potenciar su futura rivalidad. De ''Smallville'' se llegaron a hacer 10 temporadas, así que por lo tanto me vería incapacitado para hacer un comentario que abarcase tantos sucesos que acontecieron en ella, apariciones de tantísimos personajes y tanta evolución (en muchos casos inequívoca desde mi punto de vista, ya se sabe que tanto estirar las cosas a veces da resultados reguleros) que fue teniendo lugar a lo largo de una década que estuvo en activo. Desde mi punto de vista, siempre me gustaron especialmente las primeras temporadas (señalaría hasta la quinta), que abordan los sucesos de los protas en su etapa estudiantil y futuro paso a la universidad, después ya cuando quisieron meterse ya más en el mundillo propiamente dicho de ''Superman'' (con Clark en Metrópolis y demás) pues ya para mí perdió bastante interés, pero como ya he dicho ''Smallville'' siempre será un nombre que me produzca magníficas y entrañables sensaciones, porque fue una serie que me marcó muy positivamente y realmente fue la única que seguí con rotunda fidelidad y devoción. 

Clark no echa de menos a la rancia de Lana

No puedo ser objetivo a la hora de valorarla, sé que habrá tenido sus errores y demás aspectos negativos, pero desde mi punto de vista supuso un increíble vehículo de vibrante entretenimiento, y en gran parte, ya lo digo a la magnífica aportación de esa increíble rubita que es Allison Mack, haciendo un personajazo como Chloe Sullivan. En muchas discusiones en foros participé hace ya la tira de años, defendiendo sus intervenciones en la serie, que siempre (y sin excepciones) me parecieron brillantes, y es que no puedo negar que ella fue mi gran amor platónico, hasta conservo una fotografía de ella plastificada y todo en el espejo de mi habitación (fue auténtica fascinación obsesiva lo que me dio con este personaje), gestos un tanto idiotas de la adolescencia que se ven simpáticos con el paso del tiempo, pero que siempre dejan una huella entrañable en uno mismo, en fin. Para recuerdo esta canción DON'T DREAM IT'S OVER, que siempre la asimilé a la serie.

¡Pegarles un tiro, por favor!