viernes, 10 de junio de 2016

Gutterballs (2008) de Ryan Nicholson



Estilo puramente ochentero
Al ver ''Gutterballs'' se me vino a la cabeza esa mierda llamada "Death Proof" con la que nos torturó el señor Tarantino. "Death Proof" se estrenó en sesión doble con "Planet Terror", ambas formaban parte de un pack conjunto al que titularon ''Grindhouse'', eludiendo a un tipo de cine barato y desagradable que se hacía en los 70 y en parte en los 80 y que ha sido la cuna del cine de Tarantino. Mientras que "Planet Terror" recuperaba de forma bastante acertada el espíritu de ese tipo de cine chungo, "Death Proof" era un mojón de campeonato, una tomadura de pelo como pocas y un film aburridísimo. ¿Qué tiene que ver esto con "Gutterballs"? Pues que sinceramente ''Gutterballs'' habría formado un dueto más que perfecto con "Planet Terror" para crear un Grindhouse en toda regla. y es que ''Gutterballs'' sí que es un puro film Grindhouse, que ya le gustaría a Tarantino haber tenido los huevos de haber hecho. Obviamente es un film bastante patatero y cutre.

Violación brutalísima

Pasando el rato en la bolera
Pero es que ahí es donde radica el espíritu de las películas chungas de los 70 que no sólo trata de emular, sino que consigue hacerlo a la perfección. La estética del film ya lo apunta, por momentos parece que estamos ante un film puramente ochentero, por la escenografía con luces de neón (se desarrolla en una bolera en la que toda la ambientación resulta muy retro), los atuendos de los personajes, la música de grupos de aquella época. Tenemos visualmente un film que consigue captar el espíritu de películas añejas de hace más de 30 años y eso es de agradecer. Por otro lado tenemos a un puñado de actores horrorosos, con unos personajes estúpidos a más no poder, el consuelo para nosotros es que todos van a ser cepillados uno por uno por un killer la mar de sádico. Otro punto a favor del film (según los ojos que lo miren, claro) son las agallas del director por mostrarnos un espectáculo soberanamente sangriento y visceral como pocos.

Ya se sabe que el sexo...

...conlleva la muerte
Veremos violaciones jartísimas, desmembramientos, acuchillamientos, cabezas aplastadas y hasta una castración (y con todo lujo de detalles) ¡Ojito! La peli se reserva una muerte de lo más original y explícita en el más amplio sentido de la palabra; una pareja está haciendo un 69 en un lavabo, de hecho se ve de forma (porno)gráfica como la chica le está haciendo una felación real al chico (por decirlo de forma fina) y él hace lo mismo en las partes correspondientes a la fémina. Total que llega el asesino y aprisiona la cabeza de ella contra el pito de él, y aprieta con una pierna el cuerpo de la fémina contra la cabeza del chico boca arriba, ¿resultado?, los pobres acaban ahogados con las partes nobles correspondientes de su amante, ¡no se puede negar que la muerte es de lo más original que se haya visto nunca en pantalla! ¿Es un film bueno "Gutterballs"? Pues la verdad es que no mucho si te pones a cogerlo con palillos, ya que el guión es más plano que una tabla y bastante poco sorprendente.

¡69 mortal!

No hay lugar para la delicadeza
En cambio logra evocar el espíritu de una época que parecía que había quedado muy atrás y ese es su principal punto a favor. Además es un film valiente, con agallas que no tiene tapujos a la hora de mostrar todo tipo de barbaries para los amantes del gore más agresivo, y eso (en mi opinión) es digno de alabar, no como Tarantino que va de tener pelotas y luego nos muestra un film como "Death Proof" simplón, flojo, vacío y carente de espíritu. Pero claro como es Tarantino pues hay mucha gente que dice que es una maravilla todo lo que hace. Desde luego este "Gutterballs" con su infinidad de defectos me parece un film mucho más destacable, al menos se ve que tiene un alma y una intencionalidad. Estómagos sensibles no la veáis, amantes del cine Grindhouse, del slasher ochentero y del gore visceral, pues no os la podéis perder.

¡Menuda sangría!

No hay comentarios:

Publicar un comentario