lunes, 8 de julio de 2013

Viernes 13 (1980) de Sean S. Cunningham



¡Bienvenidos al campamento de Crystal Lake!
Hablar de "Viernes 13" es también hablar de palabras mayores refiriéndonos al cine de terror. Repasando, en 1978 John Carpenter hizo un clásico inmortal, una obra maestra llamada "La noche de Halloween" que sirvió de fuente de inspiración de un montón de películas posteriores y asentó los clichés de los films slashers (o de asesinos psicópatas mata-jovencitos). Su inspiración más clara y más directa fue ésta, "Viernes 13", aunque no fue una película del montón más que simplemente se aprovechó del éxito de "Halloween". A pesar de que ha cosechado muy malas críticas, que se han echado pestes contra ella y que un sin fin de críticos la tachan como una pura basura, no se puede negar que "Viernes 13" es, y por méritos propios, una de las películas más sobresalientes, importantes y destacables de la historia del cine de terror. Y es que pesar de ser inicialmente una explotación de "Halloween" (efectivamente es evidente), posee un sin fin de virtudes que sirvieron para que se convirtiese en una película icónica y con gran personalidad que a su vez creó un patrón a seguir por muchas otras que vinieron después. Obviando el hecho de que posteriormente se convirtió en una larguísima saga (con secuelas mejores, otras peores y otras horrorosas), creo que es justo destacar que la primera película es un gran clásico que perfectamente podría haber sido un film independiente sin ninguna continuación.

La virginal "final girl" Alice (Adrienne King)

"El campamento de Crystal Lake está maldito"
La historia creo que ya es de sobra conocida, arranca en el campamento de Crystal Lake en 1958 donde dos monitores (chico y chica que se encontraban haciendo guarrin-dongadas) son brutalmente asesinados. Nunca se supo quien lo hizo y el lugar permaneció cerrado durante veinte años. Ahora, olvidado ya el terrible pasado del sitio, llegan siete jóvenes monitores con la intención de adecentar el campamento para reabrirlo al público en breve. Sin embargo, este lugar aislado en medio del bosque se convertirá para ellos en una trampa mortal, ya que un misterioso personaje relacionado con el macabro pasado del lugar ha vuelto para continuar su sangrienta labor, e irá machacando con extrema violencia a los pobres chicos a lo largo de una noche infernal.

La pobre Annie (Robbi Morgan) no tuvo ocasión de llegar al campamento

Los terneros para el matadero
Es digno destacar que esta primera "Viernes 13" dista en cierta forma del tono que fue tomando el resto de secuelas de la saga y que en cierto sentido, como ya he dicho, puede funcionar como una película independiente a todo el legado que le continuó. En primer lugar la película apuesta mucho por el suspense, se desconoce quien es el asesino (y para los conocedores de la saga, me imagino que ya sabréis que no es Jason) y qué motivaciones tiene para eliminar a los personajes con la saña que lo hace. La atmósfera está muy bien conseguida, la dirección de Sean S. Cunningham es muy notable y posee geniales momentos de tensión que ayudan al espectador a meterse de lleno en la acción, la banda sonora ayuda a enteros a crear esta tensión latente. He leído por ahí muchas críticas acerca de que tiene un guión malísimo, en fin, a mí no me lo parece, simple tal vez, pero ¿malo? ¿a cuento de qué?, la película ofrece lo que ofrece, no creo que engañe a nadie y sinceramente creo que dispone de los elementos precisos para catalogarla como un excelente film de terror, que puede gustar más o menos, pero que sin lugar a dudas es más que funcional y mantiene el tipo de forma sobresaliente. 

Otros que no se enteran que "acaramelarse" supone provocar a la muerte

A Kevin Bacon lo despachan prontito
Aunque si algo aportó "Viernes 13" como cierta novedad frente a "Halloween", fue que los niveles de violencia eran mucho más elevados. Hay que destacar la labor de un experto y excepcional maquillador, Tom Savini, diseñador de las grotescas y escabrosas muertes de la película, un trabajo simplemente magnífico y digno de alabar, realizado mediante técnicas artesanales (lo cual tiene mucho más mérito). Y por supuesto no podemos obviar que fue el inicio de una de las sagas más largas del cine de terror (en la actualidad cuenta con 12 películas, nada más y nada menos). La razón fue su grandísimo éxito, con un bajísimo presupuesto de 550.000 $ la peli recaudó nada más y nada menos que 120 millones de dólares, a nivel mundial. Dicho pelotazo fue explotado enseguida por la productora que comenzó a sacar secuelas casi anualmente, como churros, que cumplían a la perfección en taquilla. Hablando de la saga, comentar que aunque el icono instaurado de "Viernes 13" acabó siendo el asesino de la máscara de hockey Jason Voorhees, en este film (me imagino que no descubro nada nuevo) éste no es el asesino, aunque aquí descubriremos de quién heredó Jason esa labia y ese gustirrinín a la hora de escabechinar adolescentes. 

Ya se te avisó que no te bajaras las bragas tan fácilmente... ¡como no hiciste caso!

¡Y decían que Crystal Lake era un sitio tranquilo!
Sin más ni más digo que "Viernes 13" es una de mis películas favoritas, me parece de lo mejorcito que existe dentro del género, que a pesar de los palos que le han pegado para defenestrarla ha demostrado seguir manteniendo el tipo con el paso de los años y se tiene bien merecido el hecho de haber ganado ese estatus de culto con el que cuenta. A mí me parece un peliculón imprescindible que ningún fanático del género se puede perder por nada del mundo, no sólo por ser un film enormemente referencial (que también) sino porque si le echas un vistazo te das cuenta de lo mucho que el espíritu de films como éste son necesarios en bodriacos de terror que hacen hoy en día y que dejan muy a la altura del betún la grandeza que antaño poseyeron unos cuantos realizadores avispados para realzar merecidamente este género. 

"¡Mátala mamá, mátala!"

*MI MOMENTO FAVORITO: la primera aparición en la saga del que sería el popular asesino de ésta a partir de la segunda parte. En este momento la protagonista, Alice (Adrienne King) recibe un supuesto susto de ultratumba por parte de Jason Voorhes, quien aparentemente descansaba plácidamente en el fondo del lago. ¿O acaso fue un sueño?

Me apuesto lo que sea a que a todo Dios cuando vio esta
película, esta escena le provocó un involuntario sobresalto

2 comentarios:

  1. Yo también la recuerdo con cariño, porque es de esas pelis que te marcan de joven. Pero que el asesino sea esa puta señora que parece Maria Teresa Campos hasta el culo de pastillas no me cuadra, joder!!
    La escena final es lo mejor, obviamente. Pero para eso me quedo con CARRIE, que también tiene "susto" final pero con mejor argumento y desarrollo argumental.

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias por dejar tu opinión, un saludo...

    ResponderEliminar