domingo, 14 de julio de 2013

House on Haunted Hill (1959) de William Castle



Habrá 10.000$ para quien sobreviva una noche en la casa
La verdad es una película con un gran encanto. Su mayor mérito es su enorme discrección y el cómo está construida sobre una historia tan simple, con elementos tan básicos y cómo a pesar de todo te logra entretener y sorprender incluso. Se ha visto ensombrecida por la fama del posterior remake que se hizo en 1999, en mi opinión inferior, a pesar de las evidentes diferencias tanto en realización como en la trama, aunque ambas partan de una historia similar. Un excéntrico millonario (Vincent Price), invita a un grupo de desconocidos a pasar una noche en una misteriosa casa sobre una colina, que supuestamente está encantada. Les asegura que cada uno de ellos recibirá un premio de 10.000 dólares, con la condición de que se queden toda esa noche en la casa y que al llegar el amanecer, aún continúen con vida.

Frederick Loren (Vincent Price)

El matrimonio Loren se tiene mucho asquito mútuo
Me gustaría comentar ante todo que a pesar de las apariencias, no es una película de terror y los que la habéis visto lo entenderéis. Parece ser un típico film de fantasmas a la antigua ausanza con un grupo de personas atrapados en una mansión dispuestos a ser atemorizados por los diferentes espectros que habitan en dicho lugar. Pero no. William Castle destacó en aquella época por la forma en la que sabía vender sus películas con campañas de publicidad tan atrapantes como originales, más que por sus propias películas en sí. Castle siempre intentó jugar a ser Hitchcock, y a pesar de que eso son palabras mayores, hay que decir que sí que logró crear films muy entrañables y que se han convertido en clásicos.

A la luz de las velas

El Sr. Pritchard (Elisha Cook) está perdiendo los nervios
Pues bien "House on Haunted Hill" es en resumidas cuentas una película de intriga disfrazada de una de terror, más concretamente de temática sobrenatural. Destapado el pastel nos damos cuenta de que es un timo (Castle era especialista en esto de ofrecer algo que resultaba enagañoso). En resumidas cuentas podría ser la trama similar a la de "Crimen perfecto", un hombre que se las ingenia para asesinar a su esposa, Vincent Price como de costumbre está soberbio y se las ingenia para cubrirse las espaldas tras el paripé de la historia de la casa encantada. Tenemos que a su vez la esposa era una cabrona que también se lo quería cargar, así que el film nos muestra una batalla entre ambos a ver quién es el que consigue quitarse de en medio primero a quien. El resto de los personajes son puro relleno que Vincent Price expone como meras marionetas a este macabro evento. Por lo tanto la película es más original de lo que parece a simple vista y con los años además ha ganado el calificativo de clásico de forma muy merecida.

La casa de la colina encantada

"¿Esto tiene balas o no?"
No obstante sí intenta meterle algún elemento sobrenatural pues hay un personaje concreto que advierte de que la casa realmente está encantada a pesar del paripé que monta Vincent Price. Si eso era verdad o no, no lo sabremos, el film culmina demostrándonos que todos los "supuestos fantasmas" eran producto de una serie de tretas y engaños que acojonaban a las personas que estaban en la casa. Ahí radica el gran encanto de este film, de crearse sobre un engaño para encima justificar sus carencias de presupuesto. En mi caso me dejó un muy grato sabor de boca, me parece una película muy buena que por supuesto recomiendo más que el decepcionante remake (totalmente distinto) de 1999. Como curiosidad: el film original es en blanco y negro, pero existe una copia en color (de la que he sacado las capturas aquí expuestas).

¡Un susto de muerte!

*MI MOMENTO FAVORITO: la asustadísima Sra. Loren (Carol Ohmart) se enfrenta con el enfurecido esqueleto de su marido. Si se logran pasar por alto ciertos errores de realización, se puede convertir en una escena francamente curiosa y divertida.

"¡No me toques, saco de huesos!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada