martes, 9 de julio de 2013

Jezabel (1938) de William Wyler



Julie Marsden (Bette Davis)
"Jezabel" es otro de esos inmortales melodramas de la que yo denomino época dorada de Hollywood, con grandes estrellas que vistas hoy en día parecen brillar con una luz especial, como es el caso de Bette Davis. Ésta supuso la primera colaboración de Davis con el gran director William Wyler, con quien realizaría tres de sus más memorables trabajos, ésta, "La carta" y la ya comentada por mí "La loba". En "Jezabel" Bette Davis nos ofrece otra espléndida interpretación de una mujer frívola, calculadora, egoista y ciertamente perversa (aunque sin llegar a los extremos de malicia de "La loba"). La historia se sitúa en Estados Unidos un período previo a la terrible Guerra de Secesión, en una población sureña, en donde una dama de la alta sociedad, Julie Marsden (Bette Davis) se convierte siempre en el centro de atención de los comentarios de la gente bonachona del lugar, debido a su provocativo comportamiento.
 
Las muchachitas vírgenes deben ir vestidas de blanco
pero Julie insiste en ir vestida de rojo, para provocar

Julie despierta la ira de su novio Preston (Henry Fonda)
Es precisamente su forma de comportarse desafiante lo que le hace romper con el que era su prometido, Preston Dillard (Henry Fonda). Él se marcha al norte y vuelve tres años después casado con otra mujer, Amy (Margaret Lindsay). Esta situación despertará la ira más profunda de Julie, y como muchachita consentida, orgullosa y cabreada será la responsable de alguna que otra pesquisa con el correspondiente final desagradable. A todo esto estalla la dichosa Guerra de Secesión que será el azote de todos los personajes.

La tía de Julie (Fay Bainter) será su único consuelo
 
Las cosas se arreglaban mediante duelos a muerte
A mí "Jezabel" siempre me pareció una especie de antecedente, a un nivel inferior en lo referido a la producción, a la magna "Lo que el viento se llevó", un melodrama protagonizado por una impetuosa mujer como motor de la trama, golpeado por el drama de la Guerra de Secesión y plagado de amor, celos y tragedias varias. La película fue premiada con 2 Oscars, uno a la mejor actriz para la excelente Bette Davis (aunque en lo personal también me gustan mucho más otras interpretaciones de esta gran actriz clásica) y a la mejor actriz secundaria, para Fay Bainter que interpreta a la tía ricachona del personaje de Davis (en mi opinión exagerado, ya que el personaje de ésta sale poquito y tampoco es que demuestre unas dotes de interpretación tan magistrales, aunque como ya he dicho, es mi opinión). William Wyler dirige, como es habitual, de forma magna y al igual que en "La loba" nos encontramos la perfecta parafernalia técnica que convierte al film en un clásico excelentemente realizado y con una trama potente que engancha. En lo personal, me gusta más "La loba", pero "Jezabel" no está nada mal y es (siempre lo más importante) entretenida y engancha fácilmente. Por lo tanto digo que es una muy buena película, un correctísimo melodrama muy disfrutable por todo aquél que sea amante del cine clásico y que como a mí, le fascine la elegancia y la fuerza que Bette Davis demuestra a la hora de encarnar cualquier personaje.

Preston vuelve con una nueva esposa, Amy (Margaret Lindsay)

*MI MOMENTO FAVORITO: al final Julie recapacita sobre todo lo que ha hecho y decide renunciar a todo por seguir a sus verdaderos sentimientos y acompañar a su amado hacia su fatal destino.

Julie renuncia a todo por su verdadero amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada