miércoles, 31 de julio de 2013

La cosa (1982) de John Carpenter



El prota, MacReady (Kurt Russell)
Llegó 1982 y John Carpenter decidió echarle mano a un clásico de la ciencia ficción de los cincuenta, "El enigma de otro mundo", para realizar este famosísimo remake (que sería claramente superior). Aunque siendo francos a mí me pasa una cosa con esta "Cosa". Tenía tantas expectativas tan positivas de este emblemático film, por lo que había oído, después de ver el trailer e incluso tras ver un reportaje sobre su rodaje, que lo cierto es que me esperaba algo mejor. Coincido con algunas pocas personas, de las cuales he leído algún comentario por aquí y por allá, que han dicho por ahí que promete más de lo que es. Ciertamente a mí "La cosa" me decepcionó en cierto sentido. Y eso que la vi de pequeño que debería de haberme impactado mucho más, pero no fue así. Con este film me pasó algo parecido que con la primera parte de "Alien", me resultó bastante soso y aburridillo, solo que a "Alien" le cogí más cariño debido a su magnífica segunda parte. 

Un ovni oculto bajo la nieve

La Cosa se ha dado el piro
En sí la historia es la misma que la de la película de 1951, un grupo de investigadores en una base en el Ártico se topan con un ovni enterrado bajo la nieve. Husmean un poco por aquí y por allá y desentierran un bicharraco consistente y desconocido que llevaba la tira de años ahí sepultado. Al llevarlo a la base, vivirán todo un torrente de terror y agonía, puesto que este ser (y aquí divaga con respecto a la original, muy acertadamente) es capaz de mutar e incluso de suplantar los cuerpos de los propios investigadores. Llegará un momento en el que ninguno sabrá quién es realmente humano o quién ha sido contaminado por ese ser extraterrestre, por lo que el desconcierto y el pánico cundirá por toda la base.  

¿Seguro que eso antes era un perro?

La desconfianza reina entre los miembros de la base
A mí francamente no me parece lo mejor de este magnífico director que fue John Carpenter (y digo fue porque sus últimos trabajos están dejando bastante que desear como muchos otros maestros del terror). Sinceramente me parece que sin ir más lejos su obra maestra que es "Halloween" le da cien patadas a "La cosa". También me parecen mejores otros trabajos suyos como "La niebla", "Christine" o "1997: rescate en Nueva York", que considero más amenas y entretenidas. El problema de "La cosa" en mi opinión, es que debido a la ubicación de la acción no da para mucho argumentalmente hablando y está llena de tiempos muertos y escenas de bastante tedio en las que los personajes divagan y se hacen algo eternas. 

Mutando ...

Los nervios van a acabar con este grupito
No obstante es imposible degradar un film como éste porque también tiene aspectos muy pero que muy positivos. Obviamente ahora voy a hablar de las tres o cuatro escenas para el recuerdo. Sin lugar a dudas un aspecto de lo más destacable son los impresionantes efectos especiales. Son realmente geniales. Sí que se me quedaron grabadas esas escenas por ejemplo la del perro cuando se transforma en monstruo, o aquella en la que el médico está reanimando a uno de los "enfermos" y el pecho de éste se convierte en una enorme mandíbula que le arranca los brazos, o a esa cabeza a la que le surgen patas de araña, son un buen puñado de escenas acojonantes, no se puede negar, y sobre todo cojonudamente realizadas. La lástima es que el final tampoco fue de mi agrado. La verdad, esperaba una pelea milenaria entre el protagonista y el bicho y nada de eso, el final es de lo más sosete que puede haber. También me veo en la obligación de destacar como punto negativo, la total ausencia de una mujer en el reparto (porque la voz de la computadora cedida por Adrienne Barbeau, mujer de Carpenter, no la voy a contar). 

Los efectos especiales son lo mejor del film
 
Por lo tanto tenemos una película aburridilla, con poca acción, contenidos poco interesantes, unos buenos intérpretes, muy buenos efectos especiales (a los que no les falta buen gore de un diseño espectacular y asombrosos) y un final soso. A mí es que sinceramente no me termina de cuajar pero hay que reconocerle sus méritos porque no deja de ser una película bastante importante dentro de la ciencia ficción y sobre todo es digno de agradecer la labor de Carpenter de readaptar a su estilo el simplón clásico original de 1951 y superarlo con creces (de hecho grato favor le ha hecho al original que de no existir esta versión, nadie recordaría). En resumidas cuentas es recomendable sin dudas, pero no me parece la mejor película de su director y desde luego opino que está bastante sobrevalorada.

¿A quién no le da un infarto si se encuentra un bicho así?

*MI MOMENTO FAVORITO: sin lugar a dudas el que ya mencioné anteriormente en el que el médico está intentando reanimar a una desgraciada víctima y se llevará un grandilocuente bocado por parte de unas pedazo de mandíbulas que te cagas que surgen del pecho del tipo acostado en la camilla. Esa escena se me quedó grabada en la cabeza cuando la vi siendo un niño.

¡Toma bocao!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada