miércoles, 24 de julio de 2013

Sabe que estás sola (1980) de Armand Mastroianni



El asesino de novias
Es imprescindible cumplir un requisito para llegar a verle ciertos méritos a "Sabe que estás sola", y es sin lugar a dudas ser muy, pero que muy, muy, muy fanático de los slashers ochenteros. La película nos cuenta las andanzas de un asesino (bastante ridículo) que tiene una particular obsesión por cargarse chicas que están a punto de casarse. Ahora, ha puesto los ojos en la joven Amy Jensen (Caitlyn O'Heaney), a la cual le quedan días contados para pasar por el altar. Pero no sólo descargará su ira contra ella, también contra sus amigas y el entorno de éstas. 


La protagonista Amy Jensen (Caitlyn O'Heaney) va a casarse

Amy y sus amigas Joyce y Nancy
La verdad es que la película es bastante cutre, y decir esto le hace honores. Es una auténtica pena, porque por el inicio del film (desarrollado en un cine) pensaba que me encontraba ante uno de los slashers de los buenos (con mayúsculas). No es así. Como ya he dicho el principio es excelente (homenajeado en la grandiosa "Scream 2"). Es tan bueno que todo lo que viene detrás no consigue hacerle ni sombra. Tenemos la historia clavadita de "La noche de Halloween", con momentos y escenas parecidísimas al excelente film de Carpenter. No señalo esto como un punto especialmente negativo, puesto que los slashers pasan por calcos e imitaciones unos de otros como los que más. El problema es que el director es un torpe, pero tooooorpe de cuidado. La película desde el punto de vista visual tiene una técnica horrorosa. 

Nancy (Elizabeth Kemp) enseñando el body

El asesino te vigila
La atmósfera está desaprovechada al extremo. En ningún momento consigue ebocar el más mínimo miedo (salvo el principio) o angustia y eso en un film de este estilo es imperdonable. Los clichés habituales están, y es de agradecer para conseguir que la película no aburra, pero están muy pero que muy mal utilizados. Para colmo tenemos otra de las peores pegas que se le puede atribuir a un slasher: los asesinatos no son nada gráficos, hay muy pocos, y la mayoría están fuera de plano. Y ¿qué decir del asesino? Lejos de ser carismático y aterrador queda bastante risible, además es un grave error que le veamos el rostro durante toda la película ¿Resultado? Decepción tras decepción. Finalmente llegamos al clímax, que se supone que debería aguardarte lo mejor y acudimos a un final de lo más simple, light y falto de tensión. 

En breve faltará uno de esos cuchillos

El asesino se acerca por la espalda
La protagonista Caitlyn O'Heaney lo hace bien, interpreta bien, pero es que es imposible transmitir la supuesta sensación de angustia que se pretende reflejar cuando la dirección es tan desastrosa. En fin, podría llegar a aprobar esta película por el cariño que me procesa, porque a pesar de tanto defecto la vi hace mucho tiempo, me entretuvo y no deja de ser uno de los slashers pioneros de la buena década, interesante verlo señalando la cantidad de cosas que podrían haberse cambiado para convertirlo en uno de los buenos. La recomendaría a fans acérrimos de los slashers, como yo y advirtiéndoles de que sean muy permisivos con sus abundantes cagadas.

¡Tajazo al canto!

¡Ah! Y sale Tom Hanks, 2 minutos y para nada dando muestras del gran actor que sería posteriormente, ganando incluso 2 Oscars.

El debut cinematográfico de Tom Hanks

*MI MOMENTO FAVORITO: la escena inicial desarrollada en un cine, en donde el asesino acabará con la vida de una víctima mientras ésta está en compañía de una amiga viendo una película de terror en donde un asesino también está matando a una chica. Es sin duda lo más interesante de la película (Momento homenajeado, como ya he comentado más arriba en 1997 por Wes Craven en "Scream 2").

Cine dentro de cine

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada