martes, 29 de abril de 2014

Aquarius (1987) de Michele Soavi



La peña ensayando una obra de teatro
"Aquarius" supuso uno de los últimos coletazos de la fantástica colección de clásicos de terror que desde Italia estuvieron siendo exportados a lo largo de las décadas de lo sesenta, setenta y ochenta. Este film supuso el debut de Michele Soavi en la dirección, un jovencísimo realizador que hasta ahora había figurado como actor secundario en films como "Terror sin límite", "Phenomena" y "Demons", a la par de haber ejercido de asistente de cámara de alguno de ellos. Pues bien, con "Aquarius" el señor Soavi, demostró haberse empapado del buen saber hacer de maestros y mentores suyos, como el gran Dario Argento, y compuso un film de terror sumamente atractivo y a la vez, lamentablemente, una de las últimas películas del género italianas verdaderamente destacables. La premisa de "Aquarius" es bien simple en la confección de su guión (escrito por George Eastman, el caníbal de "Gomia, terror en el mar Egeo"), trasladando los clichés de sobra conocidos de los populares slashers americanos, a un teatro, donde se despacharán como carne de cañón, un grupo de actores que están ensayando una obra musical, sobre las andanzas de un brutal asesino. 

El reparto de la obra de teatro

Irving Wallace hace su acto de presencia armando camorra
En el interior del mismo se ha ocultado Irving Wallace, un perturbado psicópata real, recién fugado de un manicomio cercano, que siente especial pasión por componer una obra de arte personalísima y sangrienta, pues él mismo había sido actor teatral, antes de que se le fuese la olla y montase la conveniente escabechina por lo que lo internaron. La cuestión es que el equipo se encuentra de golpe y porrazo encerrado dentro del recinto con el asesino; la llave del lugar (y única posibilidad de escapar), se haya desaparecida y en sus intentonas por salir de allí, irán siendo machacados e incluso, literalmente hechos pedazos, por el audaz criminal (que porta una aterradora máscara de búho), que se deleita a gusto con su mala baba a la hora de ir mandando a la peña al otro mundo. Tengo entendido que con respecto a este film existen dos bandos diferenciados, el compuesto por los que la consideran genial y otros una mierda, por sendos motivos que no son para nada discutibles, ni en un caso ni en otro, ya que para gustos colores. Por lo tanto si me tengo que decantar por uno, me quedo con el primero.

Empieza el recuento de cadáveres

¿Quién sobrevivirá a esta horrible noche?
A mí me gustó mucho. Es un slasher puro y duro, con sus buenas dosis de suspense, geniales asesinatos y un clímax final, maestro, espectacular, tenso y magnífico. Quizás, sí que es verdad, me llevase un poco de desilusión porque había oído que este film era muy gore y bestia y lo cierto es que me pareció normalito en cuanto al contenido sangriento, tampoco light ni descafeinado, pero ni mucho menos excesivamente gráfico ni explícito (o tal vez es que he visto una versión censurada, que también puede ser, igual algún día nos deleitan con una versión uncut de "Aquarius" que es para cagarse de lo fuerte que es, ¡ojalá!). Aunque a mí me hace gracia una cosa y es los que critican a este film por, según he podido leer, tener una pésima realización. Sinceramente no lo entiendo, ya que la realización es precisamente su punto fuerte. Vamos, no creo que sea discutible que está muy bien rodada, con estilo, con una fotografía cuidada, ambiente opresivo y sendas referencias a los grandes maestros del giallo (principalmente, como ya he señalado, Dario Argento).

Irving Wallace, como todo buen asesino que se precie,
luce un aspecto que intimida y acojona lo suyo

Alice (Barbara Cupisti), la némesis del psycho-killer
Partiendo de que la idea no es original y que todo en conjunto parte de los estereotipos de los típicos slashers ya manidos hasta en aquel momento, no entiendo cómo hay gente que ha apuntado que "Aquarius" es (textualmente); "una buena idea, con una mala realización". No sé lo que entenderán por mala realización los que señalan semejante falacia, en mi opinión la dirección de la película es sobresaliente. Y ya sé que las comparaciones son odiosas, pero un ejemplo precisamente de esto (véase una buena idea, pero una realización particularmente horrorosa) vendría a ser, desde mi punto de vista, la sobrevaloradísima "Tesis" de Alejandro Amenabar, de la cual curiosamente no se señala, por norma general, su espantosa puesta en escena, y su dirección plana plagada de fallos. Sin embargo "Aquarius" es un potente ejercicio de estilo visual, y gloriosa composición de planos y secuencias cojonudamente filmadas. Creo que es algo impepinable, y cualquiera con dos dedos de frente podrá darse cuenta.

Así se las gasta el búho asesino

Poco más que añadir, "Aquarius" es un clásico de culto, especialmente meritorio por ser una de las últimas películas de calidad en el género de terror procedente de Italia, cuya producción cayó en una profunda decadencia a finales de los ochenta, y ya nunca ha logrado hacer una remontada decente. Además me parece la mejor, sin duda, película de su autor Michele Soavi que luego nos brindó bodrios como "El engendro del diablo", "La secta" o "Mi novia es un zombie". Muchas veces, con un buen saber hacer, una realización profesional y el predominio del talento sobre los medios disponibles, se puede crear algo muy notable con los esquemas típicos de siempre, y no irse por las ramas creando paranoias raras para intentar innovar quedándote a medio camino. Aquí el ejemplo. Una gran joya, de visionado absolutamente imprescindible. 

Una macabra y mortal composición artística

*MI MOMENTO FAVORITO: la muerte del personaje más asqueroso y cargante del cotarro, el director de la obra teatral, Peter (David Brandon). Resulta un grandísimo alivio ver como Irving Wallace lo despacha mediante métodos muy sangrientos. 

Definitivamente éste de ahí no sale con la cabeza sobre los hombros

No hay comentarios:

Publicar un comentario