viernes, 4 de abril de 2014

Jason X (2001) de James Isaac



Jason (Kane Hodder) como un cubito de hielo
¡Qué horror, madre mía! No tuvieron bastante en 1993 con hundir en la mierda el buen nombre de la saga de "Viernes 13" con esa abominación llamada "Viernes 13, el final. Jason va a al Infierno", sino que mantuvieron "encerrado en un cajón" al personaje de Jason Voorhees, para resucitarlo ocho años después con un despropósito como esto. "Jason X" (aclarar que la X hace referencia a que es la décima entrega de la saga, y no que se trate de una porno como he oído decir a muchos ineptos por ahí) se hizo una vergonzosa realidad, como nuevo vehículo para seguir explotando la imagen de uno de los más grandes reyes psycho-killers de la Historia del Cine. Recuerdo cuando vi sus trailers promocionales allá por el 2001, a mí como absoluto fan de la saga (ya de aquélla, a pesar de mi corta edad) se me presentaba un experimento rarísimo que no me cuadraba con el espíritu general de la gran mayoría de las secuelas clásicas (por así decirlo). No obstante mi afán por ver a Jason hizo que incluso hiciese la intentona de ir a verla al cine, aunque no llegó a darse la ocasión, la película en mi ciudad fue vista y no vista en las salas comerciales (si permaneció expuesta una semana fue de chiripa), así que (afortunadamente) no llegué a disfrutarla en pantalla grande y mi decepción no se manifestó hasta que la alquilé en el videoclub. 

No, esto no es "Star Wars", es que cambiamos Crystal Lake por el espacio

La "final girl", Rowan (Lexa Doig)
Debo decir que la idea argumental de este film, por lo rematadamente descabellada que resulta, llegó a hacérseme hasta llamativa. ¿Cómo es posible enviar a Jason al espacio? Pero bueno, ya lo habían mandado a Nueva York, lo habían mandado al mismo Infierno, así que estaba claro que los productores no tenían límites, Jason podía ser como Dios y hacerse notorio en cualquier lugar (la Luna, Júpiter o hasta si me apuras, el Titanic). Y de eso trata esta "Jason X", pasándose por el forro de los cojones la anterior secuela de la saga (porque no existe absolutamente ningún tipo de continuidad ya entre ellas), nos situamos en el año 2445 (¡toma ya!, ¡qué lejos quedó el 1980 de la primera peli!), ahora la Tierra es un lugar contaminado y la humanidad (o lo que queda de ella), vive en plataformas espaciales, lógicamente en el espacio. A todo esto nos topamos con un grupito de astronautas que se meten en una base militar donde se encuentran, nada más y nada menos, al famoso asesino de Crystal Lake congelado, a él y a una joven, Rowan (Lexa Doig), que logró sobrevivir a su machete. El grupete se lleva a ambos a su nave espacial y naturalmente, los descongelan. La muchacha les advierte de lo peligroso que es el tipo de la careta de hockey, pero ya es tarde, Jason ha vuelto y comienza a pasearse por la nave (al estilo "Alien") matando a todo quisqui, porque a él la manía de descuartizar a la peña no se la quita nadie por muchos siglos de transcurso. 

Jason vuelve a hacer de las suyas

A ésta le deja la cara hecha un Cristo
Pues bueno, la película es una soberana mierda, así de alto y claro lo digo. "Jason X" me parece un gran insulto a lo que "Viernes 13" (y hablo de las auténticas no de estos cagarros fílmicos) ha representado en el género de terror, porque no sólo no muestra un simple atisbo de todo lo bueno que aportó, sino que lo dilapida y se caga en ello. "Jason X" no sólo nos muestra una premisa absurda, sino que todos sus elementos son una apología a lo absurdo. La ambientación es lamentable; canta a la legua una cutrez extrema en el tema de la elaboración de los decorados; todo un homenaje a esas casposas producciones de serie B de los cincuenta en las que las naves espaciales cantaban a la legua ser de cartón piedra (pues algo parecido pasa aquí; aunque hecho con mayor presupuesto). 

Kay-Em 14 (Lida Ryder), la androide sin pezones

Lamentable escena, la androide le patea el culo a Jason
Los actores son la mayor panda de ineptos petardos que te puedas tirar a la cara (y ya no hablemos de los personajes que interpretan), no se salva ni la que encarna a la prota, que siempre suele ser un tanto más llamativa por el peso de su personaje, Lexa Doig, que como heroína se muestra nefasta. Ese extraño cruce entre slasher y ciencia ficción (rollo "Aliens" con los comandos intentando dar caza a Jason por la nave) se muestra lamentable, pésimamente plasmado. La trama es imposible tomarla en serio, desde el primer minuto nos dejan muy claro que "Jason X" es puro cachondeo, pura mofa, pura estafa. Jason es un vulgar payaso (si hasta le patea el culo una androide), no inspira la intimidación de antaño; en el film además no hay ni la más mínima preocupación por crear la más mínima tensión, el más mínimo intento de lograr una escena de suspense; no hay nada, existe un gran vacío en el que reina la más absoluta dejadez y el más lamentable ridículo. Decir también que para colmo, sus realizadores abandonan uno de las características más atribuibles al universo "Viernes 13", y es la elaboración de efectos especiales de manera artesanal (la primera "Viernes 13" había supuesto todo un avance en este terreno gracias a la magnífica labor de Tom Savini), en su lugar nos quedan un puñado de sonrojantes escenas realizadas mediante técnicas digitales que dan vergüenza ajena. 

Creo que ni Jason se ubica en el lugar

David Cronenberg se convierte en una de las víctimas de Jason
Como puntos curiosos, mencionar que Jason vuelve a ser interpretado (por cuarta y última vez) por Kane Hodder, especialista que se convirtió en la persona más recordada y admirada por los fans de la saga, al haberse instaurado como aquél que ha interpretado a Jason mayor número de veces; que además en el film tiene una aparición especial el director David Cronenberg, como una de las víctimas del famosísimo psycho-killer protagonista y, por último, ese llamativo (no menos) diseño robótico de Jason (que recuerda mucho a "Terminator"), que supone una versión futurista actualizada del propio asesino. El resto, no vale un cagarro. Con toda razón, "Jason X" se convirtió en una secuela fallida hasta a ojos de los más acérrimos admiradores de "Viernes 13" (como yo) y con toda justicia se convirtió en la película de la saga con peor recaudación (costó 11 millones de dólares y a nivel mundial hizo en taquilla simplemente 16), lo cual dejaba bien clarito que el esperpento que había resultado este infame experimento no había sido gusto de casi nadie. Para mí es un film verdaderamente lamentable, un insulto a la figura icónica de su asesino, un insulto a la saga a la que va unida y un insulto al cine de terror y por ende, también al de ciencia ficción. ¡Qué lástima!

Jason cambia de look y copia a Terminator

1 comentario:

  1. ODIO PROFUNDAMENTE ESTA PELICULA CON TODAS MIS FUERZAS!!!!!!!

    ResponderEliminar