viernes, 18 de abril de 2014

Noé (2014) de Darren Aronofsky



Noé (Russell Crowe)
El cine épico parece que ha tenido un cierto renacer durante la última década, un tipo de cine que pareció tener un agotamiento masivo en los años sesenta, ha vuelto a pegar fuerte durante la pasada década de los dos mil y la actual, con films como "Gladiator", "Troya" o "300", por supuesto con las pertinentes modificaciones a los tiempos actuales y novedosas técnicas de recreaciones digitales que han vuelto a poner a la palestra todo el tema de la Antigüedad clásica, historias bíblicas y demás menesteres del estilo, a la cabeza de la taquilla. "Noé" ha sido la última de estas grandes superproducciones épicas y no ha podido contar con mayores puntos de atracción a su favor, véase un reparto de lujo repleto de actores de moda la mar de competentes, un reputadísimo director, una resultona y atrayente campaña de marketing y un presupuestazo de 125 millones de dólares. La cosa pintaba que "Noé" iba a convertirse en un éxito, y bueno, así lo está siendo, porque me parece a nivel mundial ya ha superado con creces el presupuesto invertido, y todavía continúa siendo proyectada en las salas, así que con casi toda seguridad supondrá un film la mar de rentable. 

Noé con su mujer, Naameh (espléndida Jennifer Connelly)

Matusalén (Anthony Hopkins), el abuelo de Noé
Bueno, no es ningún secreto que la película nos cuenta la historia de Noé (interpretado como bien es sabido por Russell Crowe) y su misión, encomendada por el creador, de construir una inmensa arca en la que guardará una pareja de cada una de las especies pobladoras del planeta para evitar su extinción ante un inminente diluvio que arrasará la Tierra y cualquier señal de vida de ella. Así pues, Noé emprenderá la tarea con la ayuda de su familia (su mujer Naameh -magnífica Jennifer Connelly- e hijos, que por ende serán, junto con él, los únicos supervivientes humanos) y de los Vigilantes, unos seres de piedra, que en realidad son corazas que resguardan a ángeles del señor condenados a vivir en la Tierra por traición. Por supuesto, dicha labor se verá muy complicada, pues cuando el principal rival de Noé, Tubal-cain (Ray Winstone) se entere de que su final está próximo, armará la gorda y será el responsable de un violento motín, cuyo principal objetivo es sobrevivir a la extinción. Debo decir que desde mi punto de vista "Noé" da lo que promete, ser un film espectacular desde el punto de vista visual y a la vez ser un vehículo puro y duro de distracción. 

Ila (Emma Watson), tendrá una misión decisiva en todo el entuerto

El arca ya va cobrando forma
He leído múltiples críticas que señalan que se trata del peor film de su realizador, Darren Aronofsky, director de las alabadas (y desde mi punto de vista, sobrevaloradas) "Réquiem por un sueño" y "Cisne negro", obviamente no estoy de acuerdo, sin más me parece la típica treta intelectualoide de crítica facilona porque el director ha decidido explotar la vertiente más comercial y salirse un poco del llamémoslo cine de autor. Volvemos a lo mismo de siempre, ¿por qué un film palomitero ha de ser sinónimo de malo o de intelectualmente insultante? Que sea un blockbuster en toda regla, no le quita sus múltiples méritos, que los tiene; el principal, ya lo he dicho, entretiene y eso en casi dos horas y media que dura la película, tiene mérito. En lo referente a su fiabilidad y no fiabilidad al texto bíblico que relata la historia de Noé, se ha criticado que el guión difiere enormemente. Los más instructivos apuntan este dato como una blasfemia, yo digo que "tururú", en el terreno cinematográfico, desde mi punto de vista, siempre me parece muy permisivo el hecho de que un autor que desarrolle cualquier proyecto, inspirado o basado en un hecho concreto, una novela, un texto o lo que sea, se puede permitir el lujo de aportar cuantas modificaciones desee, si el resultado es propicio acorde a la causa de ofrecer espectacularidad y distracción. 

Noé cara a cara con su enemigo Tubal-cain (Ray Winstone)

La familia casi al completo a los pies del arca
Que Aronofsky y compañía han tirado mucho por la tremenda imitando el estilo "Peter Jackson" y sus trabajos tolkienianos, obviamente, pero ¿dónde está el mal? No olvidemos qué clase de trabajo vamos a visionar, y a la orden del día, efectos especiales abundantes, acción a raudales, vistosas batallas y pirotecnia audiovisual son imprescindibles, es algo que todo crítico debe tener en cuenta a la hora de abordar el comentario de una película de estas características y no apuntarlas como un lastre desde el principio. ¿Que es el trabajo menos personal de Aronofsky? Tampoco estoy de acuerdo, es más he visto bastante seña identificativa de este autor en "Noé", sobre todo en el tema del montaje, remitirse a "Réquiem por un sueño" o a la propia "Cisne negro" y observar la composición de muchos planos que se realizan aquí, o la psicología abrupta de los personajes me parecen que es algo que deja claro que la mano de un autor personalista anda por medio, independientemente de que el lado "comercial" (que insisto, no es sinónimo de malo) pese en cierta medida. Precisamente lo comercial hace hincapié el tema de la violencia y es que tratándose de un film de su director, yo eché en falta algo más de grafismo. No digo que "Noé" no tenga alguna escena ciertamente violenta y bastante dura; pero me da la sensación de que, en ese afán actual por suavizar las superproducciones con la tontería de hacerlas más actas a un público mayoritario, muchas de las escenas (por ejemplo de batallas, o luchas) habrían quedado más dramáticas, más tensas con cierta visceralidad, muy común en el cine de Aronofsky (no tenéis más que ver otras de sus obras y comprobar como "Noé" es un trabajo más levemente suavizado).

Aquí mi personaje favorito, Ham (Logan Lerman, me sorprendió
gratamente la interpretación de este chaval), hijo mediano de Noé

Shem (Douglas Booth), hijo mayor de Noé
En lo referido al tema de la producción, creo que es innegable que prácticamente todos los aspectos técnicos son sobresalientes. La labor de efectos especiales es loable (soy un enemigo acérrimo del abuso de lo digital, pero en este caso hay que reconocer que el trabajo ha sido muy certero), sobre todo en la elaboración de las criaturas de piedra (que me han fascinado, de verdad), la fotografía impecable (además ayuda mucho al tema de la ambientación), ídem de la dirección artística. En lo referido al vestuario, vale, reconozco que me ha parecido un poco demasiado "moderno" para la época que trata de representar (es algo que he comentado con más personas y he visto señalado en varios sitios, y parece que confluimos en una opinión unánime), parece que visten ropa más propia del siglo XX; pero bueno tampoco es un detalle que destroce otros encantos del film. En el tema actoral, debo decir que Russell Crowe no me simpatiza (nunca lo ha hecho, de hecho en pocos trabajos he visto a ese gran actor que se suele apuntar que es), pero aquí ha estado correcto; muy en su línea, pero correcto sin más. 

Los animales llegan al arca

El interior del arca
La que una vez me ha vuelto a maravillar es Jennifer Connelly, una actriz que creo que está un tanto infravalorada, que nos ofrecerá algún momento dramático que quita el hipo. Podemos ver también una breve participación, pero concisa e importante, de ese monstruo de la interpretación que es Anthony Hopkins, y a Ray Winstone que está magnífico como rival de turno (un personaje de antagonista que para mí, se come bastante al protagonista). En el elenco más juvenil tenemos a Emma Watson, la adorable Hermione de "Harry Potter", en un papel con el que nos quiere dejar claros que ya no es una niña, sino una mujer, la chica pues está estupenda (sobre todo en el tramo final), a Douglas Booth haciendo del hijo mayor de Noé, Shem, que para mí es el que peor para sale porque su personaje destaca muy poquito y además el actor me parece muy pero que muy soso; y sin lugar a dudas, la gran sorpresa, un jovencísimo chaval llamado Logan Lerman, haciendo el hijo mediano de Noé, Ham, que me encantó. Creo que Logan Lerman es un actor que promete mucho y es que tengo que decirlo, su personaje fue el que más me llamó la atención de la película, me envolvió y me cautivó. Ham demuestra ser puramente humano, con sus virtudes y sus debilidades y el muchacho lo retrata de una forma increíble, en serio lo digo este chico puede convertirse, con suerte, en un actor de categoría porque talento ha demostrado lo suyo. 

Empieza el diluvio

Sin más ni más, yo creo que ante todo hay que ver "Noé" como lo que es, un film de entretenimiento, no buscarle tres pies al gato. Si uno se pone a rizar el rizo con rollos filosóficos y a saltar con la subnormalidad de que si es fiel o no a la Biblia y que si es más o menos creíble (¡atención, por si no lo sabíais chavales, es un film fantástico en toda regla, lo de creíble creo que es algo bastante descartable desde el inicio!), seguramente no la disfrutará tanto como alguien que aborda su visionado desde la perspectiva de un espectador que ha pagado una entrada para distraerse, no comerse el coco, e incluso emocionarse, y "Noé" consigue con creces dichos propósitos. A mí me parece muy buena, de ésas que no me hacen arrepentirme lo más mínimo haber dejado dinero en la taquilla.

Y el agua lo arrasa todo

*MI MOMENTO FAVORITO: tengo uno muy muy claro, pero no podría decirlo sin desvelar un detalle de la trama que considero una putada fastidiar, así que me lo ahorraré. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario