miércoles, 17 de julio de 2013

Piraña (1978) de Joe Dante



Los dos protas Paul (Bradford Dillman) y Maggie (Heather Menzies)
"Piraña" basa su existencia en el gran éxito de "Tiburón" de Steven Spielberg. Lo que no quiere decir que sea una copia. Cierto es que sigue la misma variante, podríamos llamarla el "terror acuático" en el que la amenaza se presenta por un animal (en este caso cientos) que pone en peligro la paz de un grupo de bañistas. Pero ya está, por lo demás "Piraña" es bastante diferente al film de Spielberg. "Tiburón" es un gran clásico, pero "Piraña" (salvando las distancias) también lo es, no obstante por lo que he podido leer siempre ha sido bastante denostado por la crítica en detrimento del mítico film del escualo.

"¡Cuidado, ni se te ocurra volcar la canoa!"

Descendiendo río abajo
La trama se plantea en torno a dos tolais, Paul Grogan (Bradford Dillman) y Maggie (Heather Menzies), que están buscando a una joven parejita que ha desaparecido en las montañas. Su pista les lleva a una enorme piscifactoría que fue propiedad del ejército de los Estados Unidos. Allí los protas descubrirán que el destino de los jóvenes fue ser devorados por las fauces de unas voraces pirañas, producto de un experimento genético, que las hace resistentes a todo tipo de ecosistema. Claro que caerán en la cuenta de esto, después de haber vaciado accidentalmente el tanque que contenía estos bichos en el río. El mortífero banco de pirañas irá siguiendo el curso del río en dirección a una zona turística repleta de bañistas. 

Un campamento de pesadilla

Suzy Grogan (Shannon Collins) será toda una valiente
Para empezar destacar que es una película de bajo presupuesto que explota al máximo los pocos medios que tiene. Es un film hecho con ganas y cargado de altas dosis de suspense que te mantiene pegado a la silla de principio a fin. Cuenta con correctos actores que cumplen excelentemente sus diversos roles y se toman en serio su trabajo (por ahí anda la mítica estrella del género Barbara Steele). Tiene una dirección soberbia, Joe Dante es un excelente director (ver "Aullidos" o "Gremlins" para corroborarlo), buen creador de ideas y un nombre importantísimo en la historia del cine fantástico, cuyo saber hacer se nota. Es un film que además cuenta con una banda sonora estupenda, creadora de un característico sonido que hace el banco de piraña que hiela la sangre y que acelera el pulso del espectador creando una tensión sin iguales, Pino Donaggio (habitual colaborador de Brian De Palma) era un magnífico compositor injustamente nunca premiado. 
 
Este hijo de puta tendría que haber muerto

La Dra. Mengers (Barbara Steele)
La historia va al grano sin tapujos, durante prácticamente todo el metraje ocurre algo, primero pequeños ataques de los monstruosos bichitos acuáticos hasta desencadenar en un mortífero ataque final plagado de sangre y destrucción. Creo que está todo dicho, ¿cómo se puede tachar "Piraña" de una mala película y quedarse tan ancho? Pues no lo sé. Sin exagerar creo que este film es uno de los mejores films de animales asesinos que ha existido nunca, al lado de por supuesto el "Tiburón" de Spielberg, y una de las más angustiantes y geniales películas de terror de la década. Por supuesto mencionar que el remake que ha hecho Alexandre Aja en 2010 no le llega ni a los talones, que es un auténtico bodrio y que no ha sabido transmitir ni un ápice del suspense que Joe Dante fue capaz de crear hace más de treinta años.

"Ñam, ñam, ¡sabe a jamón!"

*MI MOMENTO FAVORITO: los quince minutos finales las pirañas demostrarán lo hambrientas que venían río abajo y se darán todo un demoledor festín a costa de los bañistas de la zona turística, convirtiéndose el lugar en una masiva carnicería.

Un baño de sangre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada