martes, 23 de julio de 2013

La casa de los horrores (1981) de Tobe Hooper



Los cuatro protagonistas visitando la feria
Pues la verdad la cosa apuntaba mejor de lo que es. Es cierto también que le puse unas expectativas tan altas a esta "Casa de los horrores", que me resultó bastante decepcionante, aunque bien visto era lógico esperarse un grato resultado estando tras la cámara todo un maestro como Tobe Hooper, responsable de nada más y nada menos que de "La matanza de Texas" y de ¿"Poltergeist"?, hay quien opina que en realidad la hizo Steven Spielberg, yo tengo algunas dudas, es posible que Spielberg participase (casi seguro) pero también se ve algo de toque Hooper en esa maravilla, pero bueno ése es otro tema. 

En el interior de la casa de los horrores

La pitonisa Zena (Sylvia Miles)
La película nos presenta a cuatro retras..., digo a cuatro chavales que se van a una feria ambulante, de éstas con atracciones que molan pila. Resulta que esta feria tiene mala reputación, ya que parece tener cierta relación con la desaparición de algunas personas años atrás. Una vez allí, a los chicos no se les ocurre otra cosa mejor que quedarse a pasar la noche en el interior de una de las atracciones, la llamada "la casa de los horrores" (una especie de tren de la bruja de toda la vida). Pues bien, ya dentro de lo que viene siendo el recinto, se manosean, se morrean y son testigos de un asesinato, ¡toma ya! Por lo tanto la noche que se esperaban pasar de juerga y diversión ahora se convertirá en una pelea por sobrevivir a una angustiante e infernal pesadilla.

Un feriante caracterizado como Drácula (William Finley)

Estrangulando a la pitonisa Zena
"La casa de los horrores" está muy bien rodada, el aspecto visual de la película es verdaderamente bueno. También cojonudamente ambientada, el escenario de la feria es realmente atemorizante y le viene excepcionalmente al film para crear una tensión latente durante su desarrollo. La banda sonora me parece acertada, la dirección es soberbia, el maquillaje del malvado sencillamente espectacular y la película goza de alguna que otra escena verdaderamente potente y muy sobresaliente tratándose de la clase de película de la que se trata. ¿Qué falla en el film? Lamentablemente algo imprescindible para que su interés por él hubiese resultado mayor; su ritmo. 

El rostro del asesino

¿Arrepentida de no haberte quedado en casa?
Y es que la película, claramente dicho, por momentos es bastante coñazo. Toda su primera hora es bastante tediosa por momentos, alargada en exceso y ciertamente innecesaria. Prácticamente todo lo que presenciamos durante esta primera hora son a los cuatro jóvenes protagonistas, cuatro palurdos bastante cargantes, con mierda por cerebro y un comportamiento de retrasados mentales haciendo el canelo por distintas casetas de esta misteriosa y atemorizante feria. Existe una subtrama complemente innecesario y metida en la historia no se bien por qué y es la del hermano pequeño de una de las chicas que se escapa de casa y se va la feria, le dan cuatro sustitos y ya, no sé a cuento de qué. Pues bien pasa la hora y ya el film por fin se pone emocionante y pasan las tres o cuatro cosillas que hacen que no le haya colocado el calificativo de "mierda". 

Los chavales acojonados

Otro feriante con malas pulgas
El último tramo pasa a adquirir un componente slasher y Hooper nos brinda su toque, incluso dejándonos algún que otro homenajillo a su gran "matanza de Texas", pero de forma muy sutil. Como slasher también me parece flojo, los asesinatos casi ni se ven y hay muy pocos, de gore y sangre nada de nada, por lo que es una película muy light y que desmerece por completo si se compara con otros slashers de la década verdaderamente geniales como "Viernes 13", "La quema", "El asesino de Rosemary", etc. En resumidas cuentas este film sí que tiene algo especial, tal vez ese toque Hooper del que he hablado y desde luego su ambientación y su aspecto enrarecido ciertamente surrealista que hace que adquiera cierta consideración dentro del género, aunque como ya he dicho, no es para tirar cohetes ni mucho menos y desgraciadamente en según qué fragmentos se hace bastante pesada y aburrida, aunque al final la cosa mejora. 

La protagonista, Amy (Elizabeth Berridge) es insufriblemente gilipollas

*MI MOMENTO FAVORITO: el inicio de la película muestra un genial homenaje conjunto a "Psicosis" de Alfred Hitchcock y a "La noche de Halloween" de John Carpenter, que es todo un puntazo. 

"¡Qué manía con no echar el pestillo al cuarto de baño!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada