jueves, 30 de junio de 2016

Creep (2004) de Christopher Smith



La prota, Kate (Franka Potente)
''Creep'' es de esas películas que al terminar de verlas te dices a ti mismo: ¡qué lastima! Y si digo esto es porque realmente apuntaba maneras para ser una cojonuda película de terror, el director es solvente, los actores en general están bastante bien, la atmósfera es cojonuda, tiene momentos de tensión conseguidos y efectos de maquillaje ejemplarmente elaborados, sí, pero el argumento y la incoherencia en muchos determinados puntos del guión, a la par de un descenso bastante incómodo del ritmo hacen que sea bastante irregular y a ratos insuficiente. La peli arranca muy pero que muy bien, una joven (la alemana Franka Potente) vuelve a casa, en Londres, de noche y por error se queda encerrada en el metro. Gran punto a su favor, ¿a quién no le acojonaría quedarse encerrado en el metro?, es un lugar solitario, frío y oscuro y encima toda una noche, a merced de los horrores que éste pueda ocultar, ya sólo con pensarlo la idea pone los pelos de punta. Muy bien, la joven se queda allí sola y la película ya te pone en tensión lo quieras o no. 

Encerrada en el metro

Algo peligroso ronda, bien cerquita...
La cosa mejora aún cuando comprobamos que hay algo con ella, algo que encima tiene mala leche y que no tiene remilgos en asesinar por ejemplo a uno de los vigilantes del metro, ante los aterrados ojos de la prota. La tensión aumenta, la chica debe intentar salir del lugar como sea porque algo puede matarla violentamente. Después, se unen a la acción más personajes y será cuando la acción empiece a decaer y más todavía cuando se descubra cuál es el peligro que se oculta en los túneles del metro. Puntualmente a lo largo del desarrollo habrá algún que otro momento memorable, en concreto una muerte que es brutalísima y que demuestra la mala baba empleada por el villano del film. La cosa no mejora llegado el tramo final en el que los interrogantes planteados ni se resuelven ni obtienen la luz esperada. Todo queda un poco en agua de borrajas como se suele decir, los enigmas que plantea el film quedarán a merced de que el espectador deduzca qué y por qué han tenido lugar los acontecimientos. 

...y asesina sin piedad

En definitiva ''Creep'' posee cosas buenas, pero está bastante desaprovechada, en especial el hecho de que esté ambientada en el metro, lugar que me parece de lo mejorcito para hacer una peli de terror para cagarse encima y sin embargo, no han sabido sacarle suficiente partido (por ejemplo Guillermo del Toro lo hizo mejor con ''Mimic''). Pero bueno, la peli es entretenida (a su favor cuenta con ser muy cortita) y no está del todo mal, para pasar un ratejo vale como mera distracción.

¿Qué se oculta en el sub-suelo?

Alerta máxima (1992) de Andrew Davis



El héroe, Casey Ryback (Steven Seagal)
Ya comenté en otras ocasiones que de todos los actores denominados ''de acción'' de Hollywood, véase Stallone, Schwarzenegger, Van Damme, etc., Steven Seagal siempre fue el que menos me gustó de todos, no sé, quizás porque siempre me resultó el menos carismático de todos y el más fantasmón; al fin y al cabo a todos los nombrados (a todos) les dan también hostias aparte de las que ellos reciben, pero Seagal no; él es un súper hombre, reparto mamporros a diestro y siniestro y nunca, sin excepción, se hace ni tan sólo un arañazo. En fin, ésa no es la cuestión, la cuestión es que siempre me resultó muy frío, con esa cara de pócker congelada que jamás me transmitió la cercanía en la pantalla que por ejemplo sí los otros. No obstante, debo reconocer que ''Alerta máxima'' me gustó mucho, creo poder decir que de las que hizo Seagal, ésta es su mejor película (ídem de la secuela que también me moló bastante). 

Strannix (Tommy Lee Jones), el villano principal

Otro de los villanos, Krill (Gary Busey)
Está clara una cosa, estamos ante un calco exacto de ''La jungla de cristal'', sólo que cambiando el escenario de un enorme rascacielos, por el de un enorme barcazo de la marina de los Estados Unidos. El resto, es lo mismo. El barco en cuestión es atacado por unos terroristas (Tommy Lee Jones a la cabeza -al año siguiente su colaboración con el mismo director, Andrew Davis, le valdría un Oscar con ''El fugitivo''), éstos exigen un chantaje al gobierno norteamericano que se cobrará con las vidas de la tripulación si no se cede a él y claro, el bueno de Seagal, tendrá que hacer de héroe e irá despachando a los malos, de la manera que mejor sabe hacer, a guantazo limpio. Bueno, el argumento en resumidas cuentas es lo de menos porque todo el mundo se puede hacer una idea de lo que va a ver, lo que cuenta es que la peli posee una impecable factura técnica, adrenalina suficiente como para resultar la mar de amena y entretenida y escenas de acción geniales y muy bien preparadas y elaboradas. 

La sexy Jordan (la ex ''vigilante de la playa'', Erika Eleniak)

Tampoco uno puede verse una peli como ''Alerta máxima'' y pensar que va a presenciar algo muy profundo y de gran aportación filosófica, ¡no!, va a ver una peli de tiros, peleas, explosiones y demás características afines al género, y seamos justos, la peli ofrece todo esto en su medida precisa y con la calidad exigible. Conclusión; me gustó mucho ''Alerta máxima'', se merece su lugar en el pódium de las mejores pelis de acción de todos los tiempos, y como ya dije, es lo mejorcito con Seagal a la cabeza de reparto, a quien la critique para mal simplemente por su contenido o porque le jorobe la presencia de dicho actor, pues le diría que ¿qué se esperaba ver?

¡Durísimo de pelar el Segal!

miércoles, 29 de junio de 2016

Violencia en la cárcel de mujeres (1982) de Bruno Mattei



Emanuelle (Laura Gemser) entra en prisión
Film perteneciente a la saga italiana de la denominada ''Emanuelle negra'' (a la que pertenecen otras como ''Emanuelle en América'' o ''Emanuelle y los últimos caníbales''), interpretada por la sensual actriz de color Laura Gemser, que así mismo supuso una explotación de la famosísima peli erótica ''Emmanuelle'' (mito donde los haya dentro de dicho género). Pues bien, aquí tenemos a nuestra protagonista, la propia Emanuelle, periodista e investigadora que no tiene miedo de entrometerse en terrenos muy peligrosos por hacer su personal denuncia social, que se infiltra dentro de una cárcel de mujeres, como muy bien señala el título. Y también, como muy bien señala el título, ¿qué encontrará dentro?, violencia, pero violencia a raudales. Las presas son sometidas a abusos sexuales, torturas crueles in extremis y todo tipo de tormento que supone una agonía su estancia dentro de los muros de la prisión. Desde dentro, Emanuelle intentará por todos los medios hacer lo posible por detener tanto exceso y pararle los pies a las malvadas gobernantas que hacen su voluntad con las presas de manera inhumana, sufriendo por consiguiente, las terribles consecuencias también en sus carnes (desnudas a poder ser). 

En esta cárcel los ataques violentos están a la orden del día...

...y las humillaciones y vejaciones
Emanuelle hasta tendrá tiempo para escarceos amorosos (a ver, con ella algo de sexo tenía que haber -pero del bonito, del romántico-) con uno de los médicos de la prisión, el cual le echará un cable. Bueno, el film pertenece también (o sigue el patrón establecido) a esa especie de subgénero explotativo que también fue bastante popular en los ochenta que es el desarrollado en cárceles de mujeres (y existen un buen porrón de pelis de temática similar, véase por ejemplo ''Rejas ardientes''), los cuales todos siguen unas catacterísticas idénticas y un desarrollo marcado al dedillo. Uno ya sabe pues, lo que se puede encontrar, múltiples desnudos, escenas subiditas de tono, violaciones, torturas, etc. Una escena para el recuerdo es aquélla en la que Emanuelle se ve encerrada en una celda a merced de un puñado de ratas hambrientas que se cebarán con ella, la verdad es que dicho momento me impresionó mucho (la Gemser además se las tuvo que ver con ratas reales). No estamos ante una obra maestra, ni supone un alarde en calidad visual, pero me pareció muy entretenida, tópica como marca el subgénero y desmadrada, para amantes del grindhouse en estado puro, sin edulcoramientos. 

Mejor escapar de este infierno, cuanto antes

Holocausto zombie (1980) de Marino Girolami



Los protas (Ian McCulloch y Alexandra Delli Colli)
¡Desde luego a los italianos se les ocurre cada cosa a la hora de explotar cualquier fórmula de éxito! Da igual el churro que sea y la falta de toda lógica que pueda representar el proyecto en sí, a los italianos no se les resistía nada, cuatro cuartos, cinco o seis tiritas de látex, litros de sangre artificial , una actriz buenorra que se pusiese en tetas y listo; ya tienen material para una película. Tras el exitazo de las pelis ''Nueva York bajo el terror de los zombies'' de Lucio Fulci y ''Holocausto caníbal'' de Ruggero Deodato, al grupete creador de esta roñita no se les ocurrió otra idea que fusionar ambas en una y así surgió, ''Holocausto zombie'', ¿ingenioso, verdad? Y bueno, la mezcla dio como resultado una casposidad de tomo y lomo. La cosa no puede ser más demencial, la historia (por llamarla de alguna manera) va sobre un científico loco que realiza experimentos de reanimación de cadáveres en una isla perdida por Indonesia. 

El mad doctor va a actuar

Desnudita para la tribu
Hasta dicha isla llega un equipo de investigación (un par de periodistas, una antropóloga, etc.) -todos muy pardillos- que intentan destapar las locuras del mad doctor y para colmo, no sólo tendrán que enfrentarse con los zombies reanimados por éste, sino que también a una tribu de caníbales que pululan por el entorno selvático. En fin, un mojoncete como ''Holocausto zombie'' tampoco da mucho para hablar, es malo de cojones, su realización es patatera, los actores son nefastos (por cierto el prota es Ian McCulloch, que también lo había sido en la propia ''Nueva York bajo el...'' de Fulci) y el guión es una apología de la demencia extrema y el sinsentido. Lo único destacable mínimamente son los efectos de maquillaje, en los que abunda bastante gore, ideal para los adeptos a la casquería cutre ochentera. Salvo este detalle, pues ¿qué queréis que os diga?, el film no vale para mucho, quizás para echarle un vistazo y descojonarse un rato de las risas involuntarias que causa y quizás también por lo curioso del tema de mezclar zombies y caníbales. 

¡Casquería cosa fina!

martes, 28 de junio de 2016

Jeepers Creepers 2 (2003) de Victor Salva



El grupito de chavales protagonista
''Jeepers Creepers'' se convirtió en un gran éxito en 2001, y con el tiempo incluso ha adquirido cierto estatus de culto dentro del género de terror. Obviamente había muchos enigmas que rodeaban al tenebroso personaje del Creep, o sea ese ser monstruoso que hace aparición cada 23 años y que durante 23 días devora a todo aquél al que él considera necesario para su sustento. Pues bien, aquí llegó la secuela, rodada dos años después y por el mismo director, Victor Salva, una continuación ágil y fresca, pero lamentablemente que continuó sin ofrecer ninguna luz a los enigmas planteados por su antecesora. El film nos cuenta el aterrador ejercicio de supervivencia que tendrán que realizar un grupo de adolescentes, encerrados dentro de su autobús escolar, después de que éste haya sufrido una inoportuna ''avería'', y se hayan quedado aislados en medio de un paisaje rural desolador y aislado de todo el mundo, a merced del Creep que los atacará en todo momento. 

El Creep ha vuelto

Cameo de Justin Long, prota de la primera parte
Los chavales deberán ingeniárselas para intentar esquivar al monstruo, que al igual que en la primera, se muestra invencible. Aunque entrará en escena un granjero (Ray Wise, recordado por ser el padre de Laura Palmer en la mítica ''Twin Peaks''), al cual la criatura mató a su hijo en su anterior visita, dos décadas atrás, y que no descansará hasta acabar con ella. En fin, ''Jeepers Creepers 2'' es una secuela digna, es ágil y su ritmo muy ameno. Evidentemente falta el factor sorpresa, el cual le atribuía mayores puntos a la primera parte, por lo tanto tiene menos suspense y es menos intensa a la hora de crear inquietud, pero no está nada mal, a su favor se potencia la acción (detalle necesario para que una secuela no acabe flojeando). 
 
Cuando el Creep te ha escogido...

Lo peor; como ya señalé, desde mi punto de vista es que me esperaba que se diese más luz sobre la figura del Creep, pero los interrogantes persisten una vez finalizada la película, ¿de dónde procede esta criatura?, ¿por qué esos ataque sistemáticos?, en fin son enigmas que me haría ilusión que en algún momento nos contestaran. Se encuentra en preparación desde hace algunos años una tercera parte, de la cual también se haría cargo Victor Salva, parece ser que el proyecto está definitivamente apoyado y verá la luz en 2017, veremos a ver si se dignan en esta ocasión a explicarnos quién o qué es exactamente este monstruo ya memorable del género fantástico y de terror.

...ya no tienes escapatoria

Todos los colores de la oscuridad (1972) de Sergio Martino



La desvalida protagonista, Jane Harrison (Edwige Fenech)
Dentro del subgénero giallo, ''Todos los colores de la oscuridad'' aparece reseñada habitualmente como uno de los más ilustres y sobresalientes trabajos, he observado que muchas críticas de usuarios adeptos a dicho subgénero, la amparan muy favorablemente; no obstante discrepo de esta premisa. El film no me parece para nada lo más interesante dentro del giallo, salvo por unos determinados detalles que se resumen a una sucesión de imágenes oníricas perturbadoras, que resultan lo más interesante desde su punto de vista escénico. La película trata sobre una mujer (el mito erótico de los setenta y habitual en el giallo, Edwige Fenech) mentalmente inestable, que se ve asolada por unas terribles pesadillas. 

Perturbadora escena onírica

Concretamente la escena que abre el film (una de las pesadillas de la protagonista) es lo más destacable de la película; filmada con elegancia y un estilo impecable, vemos como la chica sueña con una mujer embarazada, un tipo travestido de niña pequeña que hace movimientos robóticos con las manos, un hombre con unos penetrante ojos azules, y un asesinato con cuchillo en mano; todo esto envuelto por una desasosegante música que pone los pelos de punta. 

Cualquiera querría despertar de una pesadilla así

¿Esto es real o imaginario?
Pues bien, la mujer intenta aferrarse al cariño de su marido (George Hilton, también habitual en el giallo), el cual suele estar ausente por negocios, pero ve como se va hundiendo en su depresión sin que éste la ayude como es debido. Un día ve al hombre de los ojos azules de sus pesadillas y le entra un acojone del copón, será cuando su hermana (la española Nieves Navarro, acreditada como Susan Scott, otra cara muy giallesca) le recomiende ir a un psiquiatra. Pero las cosas empeorarán cuando la mujer acabe inducida por una secta que acostumbra a hacer sádicos ritos y que por lo visto, poseen un amplio poder dentro de la sociedad. El film se acaba distanciando bastante de lo que vendría a ser un giallo en el amplio sentido, tomando ramalazos de pelis del estilo ''La semilla del diablo'', tomando como protagonismo el tema de una secta satánica que asola a la inocente protagonista. El problema es que el argumento aporta detalles muy interesantes, pero el guión se torna muy confuso, parece que comienza a mezclarse la realidad con la fantasía de la mente de la prota y el desconcierto por momentos acaba reinando. 

Presa de la secta

La secta no se abandona fácilmente,...
Al final se le intenta dar sentido al entuerto con giros argumentales un tanto rebuscadetes, pero en resumidas cuentas un tanto previsibles, acabando todo de manera brusca y poco coherente. En resumidas cuentas, promete más de lo que da, ''Todos los colores de la oscuridad'' demuestra que su director Sergio Martino (realizador de joyas giallescas como ''La perversa señora Ward'' -en la que los protas también son Edwige Fenech y George Hilton-, ''La cola del escorpión'' o ''Torso, violencia carnal'') maneja el terreno visual a la perfección, presentando escenas poderosamente visuales (como de costumbre en estas producciones, la fotografía es magna y poderosamente llamativa), pero en lo personal la considero argumentalmente pobre y torpemente aclaratoria; es un film que empieza de manera prometedora y jugosa y se va desinflando poco a poco. No obstante, es imprescindible para todo amante del giallo italiano.

...así acaba quien lo intenta

lunes, 27 de junio de 2016

Delicias turcas (1973) de Paul Verhoeven



El prota, un joven y hortera Rutger Hauer
¡Amantes de la escatología, ésta es vuestra película! Una cerdada al estilo ''Pink Flamingos'' (puede que sin pasarse tanto, pero por ahí van los tiros), eso es lo que es ''Delicias turcas'', uno de los primigenios trabajos del holandés Paul Verhoeven, quien posteriormente triunfaría en Hollywood con peliculones como ''Robocop'', ''Desafío total'' o ''Instinto básico''. El cine de Verhoeven siempre ha estado caracterizado por la provocación y por ciertos ramalazos de erotismo (en algunos de sus trabajos más gráficos que en otros) de tono muy europeo digamos (o sea, menos pudoroso que el made in Hollywood), y ''Delicias turcas'' va por esa línea, porque realmente podría ir enmarcada dentro de la vertiente de cine erótico tan popular en la Europa de los setenta (ya había tocado en cierto sentido el género en su anterior película, ''Delicias holandesas''). Este film, está inundado de cierto anarquismo, detalles alocados e irreverentes que sin lugar a dudas caracterizaban el espíritu liberal de muchos realizadores de los setenta. 

¡Cuidado con la cremallera!

Preparándose para la cópula
Bien, vale, eso está muy bien cuando se trata de palabrería, que un autor sea rompedor y provocador es perfecto, pero como siempre digo, apoyándose en algo, en una estructura narrativa, en una historia interesante que nos cuente alguna serie de sucesos que atrapen la atención del espectador y eso no ocurre con este mojoncete, tan anárquico como repulsivo. La peli no trata el erotismo de forma digamos, elegante y fina, sino que es zafia a más no poder; la colección de escenas guarras (en el más amplio sentido de la palabra) y desagradables que se pueden ver en pantalla son innumerables y eso pues bueno, es posible que sea del agrado de ciertos estómagos hechos a aguantar todo tipo de particularidad escatológica (o que se exciten con ella, que de todo hay), pero en lo personal lo encontré repugnante. La peli sigue un poco la estela de lo que vendría a ser una ''Love story'', pero en versión chabacana, nos cuenta la relación de una pareja muy liberal (él es Rutger Hauer, famoso sobre todo gracias a su posterior participación en ''Blade Runner''), que vivirá un montón de encuentros y desencuentros, ¿podríamos llamarlos ''amorosos''? 

¡Sin comentarios!

Comprobando la textura de unas heces (¡arcada contenida!)
Él es un antihigiénico cantamañanas de mucho cuidado, bohemio y con bastantes pájaros en la cabeza, ella es una desinhibida con no mucha más inteligencia que él, total, que entre cúpula y cúpula nos damos cuenta de que son tal para cual, el pack complementario de la más rematada estupidez. El film es pesado, ridículo, y una absoluta apología de la guarrería más vulgar (no faltan hasta planos detalle de excrementos bien recientes), ¡cosa fina! La mierda ésta fue nominada al Oscar a la mejor película extranjera; supongo que en su momento fue muy llamativa, al fin y al cabo chocante tuvo que resultar, lo cual no significa que sea una obra de calidad. Menos mal que Verhoeven cambió de chip rotundamente al pasarse a hacer cine más comercial, donde demostró su auténtico talento como director de culto.

Fornicando frente a la suegra

viernes, 24 de junio de 2016

El monstruo vengador (1956) de John Sherwood


¡Qué manía con no dejar al pobre monstruo, en su laguna, tranquilo!
La icónica figura del monstruo de la laguna negra había dado para hacer dos míticas películas, aputándose la Universal dos clásicos tardíos (de sus antiguos años de gloria en el género) para rememorar, ''La mujer y el monstruo'' y ''El regreso del monstruo'', ambas dirigidas por un experto en la materia, Jack Arnold (autor también de las genuinas ''Tarántula'' y ''El increíble hombre menguante''). Pues bien, aquí decidieron resucitar al pobre monstruo de marras para configurar una tercera parte que ya dista mucho del encanto de sus antecesoras. ''Creature walks among us'' (que vendría a ser algo así como ''El monstruo camina entre nosotros'', aunque le colocaron el título hispano de ''El monstruo vengador'', así son las cosas de la traducción) es una secuela la mar de extraña y desde mi punto de vista, totalmente innecesaria. El monstruo es capturado nuevamente por unos científicos (ya podían dejarlo en paz al pobre) y éstos comienzan a hacerle todo tipo de operaciones (que ni a Cher) para convertirlo en humano. O sea que ahora, le posibilitan respirar fuera del agua, y caminar por la tierra sin problemas. 

El monstruo siendo sometido a cirugía

El monstruo ya parece más humano
Pero el pobre monstruo quiere recuperar su hábitat natural, claro, y eso hace que sintamos una enorme penita por él, sobre todo en la escena final, en la que el monstruo como tal se delata como una víctima absoluta de los auténticos monstruos que son los científicos que han destrozado su tranquila paz. De nuevo se destaca la presencia de una fémina, en esta ocasión Leigh Snowden (escultural rubia, como ya había marcado el patrón las secuelas anteriores) que será la que muestra cierta compasión por la criatura, estableciéndose esa relación de ''bella y bestia'', también presente en las pelis predecesoras. En fin, la película es un clasiquillo menor, guarda cierto aire nostálgico característico de la época y su corta duración ayuda a que sea amena y llevadera, pero dista ya de estar a la altura como secuela digna. No está mal para ver como curiosidad por lo ojos de un auténtico completista del fantástico. Me resulta curioso lo engañoso que es el poster del film, mostrando un imponente monstruo amenazador, cuando en realidad lo que se muestra es todo lo contrario, como ya señalé, la criatura aquí es la víctima desvalida y creo que todo espectador puede identificarse con su desgraciado drama.

Esta escena da mucha penita

San Francisco (1936) de W.S. Van Dyke



Imagen de las consecuencias del terremoto de San Francisco de 1906
Haciendo memoria histórica, en 1906 un terremoto de proporciones abismales sacudió la ciudad de San Francisco causando daños terribles y devastadores. Bien, este film se desarrolla en las fechas próximas a dicha catástrofe centrando el 80% de la trama (previa al terremoto final) en las acciones del trío protagonista, una cantante (Jeanette MacDonald), un empresario adinerado (Clark Gable, haciendo su típico papel de guaperas sobrado) -entre los cuales surgirá el inevitable romance- y un cura (Spencer Tracy), amigo muy apegado al segundo, el cual desaprueba su relación con la mujer (¿acaso no es porque él también siente algún sentimiento romanticón? Ahí queda la duda, porque nunca se especifica, pero ya se sabe, siendo una figura religiosa, cualquiera se atrevía con el Código Hays pegando fuerte en aquel momento en Hollywood). Bueno, ''San Francisco'' por lo tanto fue una gran pionera en representar el esquema típico que caracterizaría a las pelis de catástrofes, presentando a lo largo de la historia hechos cotidianos de los personajes que la configuran, reservándose el tercio final el protagonismo a la correspondiente tragedia que todos esperamos. 

Los enamorados Blackie Norton (Clark Gable) y Mary Blake (Jeanette MacDonald)

El padre Mullin (Spencer Tracy) no ve
con buenos ojos la relación de los protas
La película, considerando el año en que se realizó me pareció bastante espectacular, sobre todo refiriéndome al tramo del terremoto en sí, con efectos especiales muy conseguidos para la época. La recreación con maquetas de la ciudad, que serían destrozadas para emular los estragos del terremoto, se muestran muy creíbles, y la tensión generada en el montaje en dicho momento cumbre es bastante efectiva (aunque sabemos que el héroe de marras saldrá airoso de los escombros). El resparto cumple, aunque bueno, a mí Clark Gable nunca me gustó, considero que Spencer Tracy era un actor que le daba cien mil patadas interpretando y aquí lo demuestra, pero claro, como era el galán, tenía que dárselas como tal. La historia central, aunque ocupa la mayor parte del film, pues bueno, es bastante de relleno, como ya dije metraje para estirar la trama que antecede a lo verdaderamente importante de la peli. La historia de amor; pues muy típica de la época, nada que se diferencia de cualquier melodrama de la época dorada de Hollywood. El resultado fue una film estimable de gran éxito que obtuvo varias nominaciones a los Oscar (incluyendo mejor película, y actor para Tracy). El mayor de sus aciertos, desde mi punto de vista, el ser (como ya señalé) una de las abuelas del género de catástrofes, cuyo auge se produciría en los setenta (véase ''Aeropuerto'', ''La aventura del Poseidón'' o ''El coloso en llamas'') y cuyo esquema establecido sigue imitándose a día de hoy. 

Cuando el terremoto sacude